Zapatero avala a Susana Díaz, que proclama: ‘El PSOE se ha levantado, está fuerte’

En pleno debate sobre cuál debe ser la salida a la crisis del PSOE y en medio de la proliferación de plataformas críticas contra el liderazgo ‘de facto’ de Susana Díaz, el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero ha dado un tremendo espaldarazo a la dirigente andaluza. 'La fuerza del PSOE y la fuerza de ganar la representan Susana Díaz y Andalucía', ha asegurado Zapatero en un acto multitudinario en Jaén. "El PSOE se ha levantado, está fuerte; estamos sembrando el futuro", ha proclamado la presidenta andaluza.

diaz-zapatero-900Díaz, que ha iniciado su intervención al grito de ‘presidenta’, ha pronunciado un discurso en clave nacional aunque evitando postularse como candidata a la secretaría general de su partido. Sigue sin dar el paso pero, mientras tanto, ejerce como líder del socialismo respondiendo a los desafíos que se le plantean tanto desde el Gobierno y el PP como desde su principal rival por la izquierda, Podemos. “El PSOE es mucho PSOE y estoy convencida de que lo va a demostrar pronto”, ha subrayado a preguntas de los periodistas antes de participar en el mitin de Jaén, un acto de conmemoración del décimo aniversario de la aprobación de la Ley de Dependencia. Después, en el mitin, ha reconocido que en el partido se han podido cometer errores y ha indicado que “el mayor error que hemos cometido es permitir que, para que se olviden nuestros errores, se olviden también nuestros aciertos”.

“Ponerse de acuerdo en la protesta es fácil, lo que es difícil es ponerse de acuerdo en la propuesta y en la solución”, ha dicho la secretaria general de los socialistas andaluces. En esa línea, ha reivindicado al PSOE como “un proyecto autónomo de la derecha, que es nuestro rival y adversario”, pero también autónomos respecto a “esa supuesta izquierda que corteja a la derecha en el parlamento”. “Somos un partido de amplia mayoría”, ha dicho Díaz, al tiempo que se ha mostrado convencida de que en el PSOE “volveremos a tener la confianza de la gente y volveremos a ganar las elecciones”.

Zapatero ha asegurado que la dirigente andaluza tiene “todo” su “afecto, cariño y apoyo” y ha tratado de aportar un ingrediente pacificador a las disputas internas, que se están visualizando en la impaciencia de los críticos ante lo que consideran una maniobra dilatoria de la gestora, que sigue retrasando la convocatoria del congreso del partido, para favorecer a Díaz. Odón Elorza lleva casi 24 horas repitiendo que espera que las primarias para elegir al próximo secretario general no estén “amañadas”, un mensaje con el que da a entender que efectivamente hay movimientos sospechosos para frenar una eventual candidatura de Pedro Sánchez.

Sobre esas diferencias precongresuales, el secretario general de los socialistas extremeños, Guillermo Fernández Vara, ha manifestado que “forman parte de lo normal” por lo que no le preocupan, ha dicho, las voces críticas de las plataformas que están surgiendo en el PSOE. A preguntas de los periodistas sobre estas corrientes, Fernández Vara ha indicado que le preocuparía esta situación “si fuéramos un convento”. “Pero somos un partido político, cómo me va a preocupar que haya voces críticas”, se ha preguntado el también presidente de la Junta de Extremadura, para quien “la política sin discrepancia, sin distintos puntos de vista y sin debate interno, no vale para nada”.

Por su parte, El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha abogado por un congreso del PSOE “convergente”, del que el partido salga con “un solo proyecto y una sola dirección”, no con “tres, cuatro o cinco vías” distintas, y ha dicho que “entra dentro de lo probable” que Susana Díaz se presente. No obstante, ha apuntado que no cree que la presidenta andaluza “tenga la decisión tomada” todavía, “ni que la vaya a tomar en solitario”. García-Page, que se ha referido a la situación interna del PSOE en un desayuno informativo, ha asegurado que “no es descartable” la opción de la bicefalia, es decir, que una persona ocupe la secretaria general y otra sea la candidata a las elecciones generales. “Caben todos los modelos, no es descartable esa opción, pero creo que el PSOE va a seguir vinculando el liderazgo interno al social”, ha señalado, tras manifestar su deseo de elegir a un “líder del partido que sea al menos tan querido en la calle como dentro”.

En el acto de Jaén, el expresidente Zapatero ha dicho que cree que debe producirse “todo” el “debate interno” con “libertad absoluta”, pero siempre que prevalezca el “cariño al PSOE”. Y es que Zapatero, como otros muchos dirigentes socialistas, teme que las disputas internas acaben desluciendo la trayectoria de un partido con más de 137 años que tiene muchos motivos para presumir de su historia y la “tarea realizada”. Si renuncia a ello, ha dicho, el PSOE se convertirá en un “fantasma”, porque “nadie” va a ocuparse de reivindicar sus logros si no lo hacen los propios socialistas.

También se ha referido al grupo socialista en el Congreso, del que ha dicho que desde que empezó la legislatura “ha hecho una oposición inteligente al servicio de España y de sus electores”, para que empezara a funcionar el Parlamento y ha puesto como ejemplo la subida del salario mínimo. “Porque forma parte del ADN del PSOE, de lo mejor del PSOE, hacerse cargo del país, del interés general”, de “no desear que las cosas le vayan mal a España para que a nosotros nos vaya mejor”, “siempre hemos arrimado el hombro y los arrimaremos con firmeza” y “siempre respaldaré que el PSOE tenga más responsabilidad que la derecha”.

Por su parte, Susana Díaz, ha definido al PSOE como un partido de “izquierda, reformista” y con “una hoja de servicios impecable al servicio de España”. En ese punto, ha salido al paso de los análisis que apuntan a que los socialistas solo volverán a conquistar el poder si se avienen a pactar con la formación que lidera Pablo Iglesias: “Que nadie nos diga que lo que seamos en el futuro no lo seremos nunca sin Podemos: somos un partido de amplia mayoría, y si el PSOE hace las cosas como las tiene que hacer, volveremos a ganar”.

En cuanto al próximo congreso del PSOE, ha considerado que es “muy importante” y que no será “un congreso cualquiera”, porque se convertirá en el “punto de inflexión” para ganar las próximas elecciones y que el partido necesita de la “fuerza, la unidad y la fraternidad” de toda la formación. “Para hacer un buen congreso -ha insistido–, hace falta tener ideas claras para la travesía, porque ningún viento es bueno si uno no sabe dónde le lleva”.

Unos tres mil militantes socialistas han acudido al pabellón de la Institución Ferial de Jaén, en respuesta a una convocatoria que tiene un valor añadido: recuperar a Zapatero desde el punto de vista orgánico después de que el expresidente haya permanecido ‘marginado’ durante la ‘era Sánchez’. La afluencia al acto del PSOE-A ha sido prácticamente la misma que la que se ha registrado en la movilización convocada en un parque próximo por ‘Spiriman’, el médico granadino que protesta contra los recortes en la Sanidad andaluza.

Una treintena de autocares salió de Granada, además de coches particulares que han trasladado a Jaén a los manifestantes que han reivindicado dos hospitales completos, en contra de la fusión hospitalaria que pretendía aplicar la Junta de Andalucía. Díaz anunció este jueves en el Parlamento autonómico la paralización del plan, aunque eso no ha evitado que ‘Spiriman’ y sus seguidores se hayan movilizado.