Un Velázquez inédito llega al Prado

felipeEl Museo del Prado expone desde este miércoles un boceto de Diego Velázquez inédito hasta la fecha. La pieza, que ha pasado a llamarse el Retrato de Felipe III, fue donada por el hispanista e historiador del arte norteamericano William B. Jordan a la institución American Friends of the Prado Museum tras adquirirla en una subasta en Londres en 1988 como el Retrato de Don Rodrigo Calderón.

Durante las tres décadas que ha estado en su poder, Jordan ha restaurado este pequeño lienzo y lo ha estudiado consciente de que podía estar ante una obra inédita de Velázquez. De hecho, desde un primer momento reconoció en ese rostro al monarca español comparándolo con un retrato de Pantoja.

Los detallados análisis han revelado que se trata de un cuadro preparatorio para el rostro de Felipe III que el pintor sevillano realizó para la composición de La expulsión de los moriscos (1627), que se destruyó en el incendio del Alcázar de Madrid en 1734 y que solo se conoce por las descripciones de la época.

En compañía de Las meninas

La pieza cuelga ahora enmarcada en verde oscuro y oro junto a Las Meninas de forma temporal prorrogable.

Esta pintura, “de extraordinaria calidad e inédita para la investigación, permite arrojar luz sobre una de las obras capitales del comienzo de la etapa cortesana del pintor”, aseguran desde el Museo del Prado.

Para Jordan, la obra, pintada por Velázquez en Madrid en los años en los que estuvo en la Corte, es decir, entre 1623 y 1631, cuando se marcha a Italia, era de Velázquez porque la edad que aparenta Felipe III es cercana a los 40 años que tenía en 1609 cuando se produjo la expulsión de los moriscos.

“Es una extraordinaria noticia presentar un inédito de Velázquez asociado a una obra de las más trascendentales”, ha dicho Miguel Zugaza, director de la prestigiosa pinacoteca.

“Soy muy feliz con que se haya puesto en el museo”, explicó con emoción Jordan, preguntado por los motivos de su donación.