Maduro cierra también la frontera de Venezuela con Brasil

Los ciudadanos tienen dos días más para canjear en los bancos sus billetes de 100 bolívares, que dejarán de estar en circulación

Un día después del cierre de la frontera con Colombia, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro ha ordenado también el cierre del paso fronterizo entre Venezuela y Brasil. En concreto el paso cerrado es el ubicado entre Santa Elena de Uairén, al sureste de Venezuela, y la ciudad brasileña de Pacaraima.

Maduro ha venido denunciando el robo y contrabando de billetes desde suelo colombiano y la semana pasada incluso anunció que hablaría con el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, para exigirle que “castigue a los responsables que, de manera vulgar, se lo llevan y lo comercializan en las calles”.

El mandatario ha estimado en 300.000 millones de bolívares el dinero que está “en poder de mafias internacionales dirigidas desde Colombia y Brasil”, por lo que ha ordenado a su ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, cerrar el acceso de billete en las fronteras.

Así, Maduro aseguró que “se deben cerrar inmediatamente todas las posibilidades terrestres, aéreas y marítimas, para que no regresen esos billetes que las mafias internacionales se llevaron, entonces que se queden con su estafa”.

Los venezolanos disponen de dos días más para canjear en las instituciones financieras estatales sus billetes de 100 bolívares, los de mayor denominación en Venezuela, tras la publicación del decreto presidencial respectivo en la gaceta oficial.

La norma fue dictada en el marco del estado de excepción y emergencia económica decretado por Maduro, que rige en el país desde que comenzó el año, como una medida “urgente para garantizar y defender la estabilidad económica”.

“Un sector inescrupuloso enemigo de la Patria ha emprendido un fuerte ataque contra la moneda venezolana aplicando métodos ilegales de acaparamiento y extracción del papel moneda de curso legal”, reza el texto oficial.

Responsabiliza a ese mismo “sector” de la inflación del país caribeño, cuyas cifras aún no han sido reveladas por el Banco Central de Venezuela (BCV), pero que los economistas prevén sea una de las más altas del mundo.

Los billetes de 100 bolívares que salen de circulación podrán ser cambiados en los bancos públicos por otros de menor denominación que permanecen vigentes, como los de 50, 20 o 10 bolívares; mientras que los que no logren ser cambiados perderán su poder de pago, precisa el decreto presidencial.