Escándalo

Más de 300 policías, acusados de abusar sexualmente de víctimas y sospechosos en el Reino Unido

La policía de Reino Unido ha acusado a 306 de sus agentes de aprovechar su posición como representantes de la ley para explotar sexualmente a ciudadanos del país, entre ellos a víctimas de diferentes delitos, la mayoría de ellas, mujeres.

El informe de la inspección interna del Ministerio del Interior divulgado este jueves es el resultado de una investigación realizada durante los dos últimos años y hasta el pasado mes de marzo.

El encargo lo realizó la actual primera ministra británica, Theresa May (Partido Conservador), cuando era titular de Interior.

El documento señala que los agentes abusaron de prostitutas, víctimas de violencia doméstica o, incluso de una adolescente de 15 años que acudió a denunciar una violación. Otras de sus víctimas fueron personas con problemas de drogas y alcohol.

El abuso de autoridad con fines sexuales, recoge el texto, es la forma “más grave” de corrupción que afrontan las fuerzas del orden en Inglaterra y Gales, las regiones incluidas en el documento.

Mike Cunningham, inspector a cargo de las pesquisas, reclamó a las fuerzas del orden un papel más activo a la hora de combatir este fenómeno. “¿Qué puede ser peor que un protector abuse de la confianza de una persona abusada?”, denunció.

Amber Rudd, ministra del Interior, calificó el informe de “escandaloso” y alertó de que “perjudica a la Justicia y la confianza de la población” en las fuerzas del orden. “La gran mayoría de los policías hacen su trabajo con integridad y sé que compartirán mi determinación a asegurar que los más vulnerables de nuestra sociedad reciben la protección que merecen”, advirtió.

El Consejo Nacional de Jefes de Policía (NPCC, por sus siglas en inglés), que lucha contra la corrupción en las fuerzas del orden, consideró que esta situación no puede justificarse.