El juez accede a la petición de Granados y le cita a declarar el 11 de enero

El ex 'número dos' de Esperanza Aguirre había solicitado comparecer después de que se prorrogará otros dos años su ingreso en prisión

El juez del caso Púnica, Eloy Velasco, ha citado el 11 de enero al exconsejero madrileño Francisco Granados después de que éste pidiera declarar por primera vez para aclarar las sospechas sobre el presunto patrimonio que mantiene oculto y que ha motivado que se le prorrogue dos años la prisión preventiva, han informado fuentes jurídicas.

El nuevo abogado defensor de Granados, Carlos García de Ceca, hizo esta petición al juez de la Audiencia Nacional en un breve escrito después de que la sección cuarta de la Audiencia Nacional ratificara la prorroga de dos años de prisión para Granados invocando “el elevadísimo patrimonio” que tendría oculto.

La intención del exconsejero madrileño con esta comparecencia es “aclararlo todo porque no entiende que siga preventivo porque el juzgado tenga dudas de su dinero oculto” cuando después de tres años de investigación no se ha podio probar nada, según señaló a Efe su abogado.

Su defensa ha considerado por tanto pertinente reclamar que se le tome declaración “por si tiene el juzgado temas que preguntarle que motivan la situación de prisión preventiva en que se encuentra”.

Este lunes,la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia Nacional confirmó la medida cautelar que pesa sobre el que fuera mano derecha de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid por dos años más al entender que dispone de dinero para huir.

Los magistrados afirmaban en su auto que Granados se sirvió de los cargos públicos desempeñados desde el año 2000, “corrompiendo a quien fuera menester”, para enriquecerse. Asimismo aseguraban que hay datos “elocuentes y directos de presiones, amenazas y afán de tergiversar, entorpecer o manipular” las manifestaciones de otros investigados, de amigos, familiares y testigos, entre otros.

Granados ya reconoció en el recurso presentado en la Audiencia Nacional contra la decisión del juez instructor que el millón de euros que escondían sus suegros, en un maletín guardado en un altillo, le pertenece, ya que obedecía a ingresos obtenidos durante su etapa como analista para el Banco Société General en una época anterior a los hechos investigados.

Además, precisó que el dinero procede de una cuenta de la que disponía en Suiza y que cerró cuando accedió a su primer puesto político en la Comunidad de Madrid.

El juez instructor Eloy Velasco acordó la prorroga de su prisión hasta dos años más al considerar que, además de los fondos en metálico localizados en Suiza al entorno del exmandatario, los bienes incautados y el efectivo en metálico -un millón de euros encontrados ocultos en el interior de un armario de casa de sus suegros-, Granados sigue disponiendo “de una manera oculta de una gran cantidad todavía elevada de dinero que la investigación todavía no ha sido capaz de decomisarle”.

Este dinero posibilitaría, según el juez Central de Instrucción número 6 que, en caso de ser puesto en libertad, Granados pudiera fácilmente sustraerse a la acción de la justicia.