Volkswagen recortará 30.000 empleos hasta 2020 tras la crisis de las emisiones

El objetivo de la compañía es ahorrar unos 3.700 millones de euros y la reestructuración afectará sobre todo a las fábricas en el norte de Alemania

El fabricante automovilístico alemán Volkswagen recortará 30.000 empleos hasta 2020 para ahorrar unos 3.700 millones de euros, según ha confirmado este viernes la propia compañía después de que la prensa alemana adelantase la información.

El fabricante de automóviles ha afirmado sin embargo que no va realizar despidos forzosos hasta 2025 y que reducirá el personal con jubilaciones anticipadas disminuyendo la jornada a los trabajadores de más edad. Además, quiere crear al mismo tiempo 9.000 empleos en otras áreas de crecimiento.

La mayor parte de la reducción de empleos, en concreto 23.000, se producirá en las fábricas alemanas, y los 7.000 restantes se distribuyen entre Argentina y Brasil.

En ese sentido, el ahorro afectará especialmente a las fábricas en el norte de Alemania pero el presidente del comité de empresa, Bernd Osterloh, ha asegurado que se mantendrán todas la factorías.

Además de los 3.000 millones de euros que ahorrará en Alemania con los recortes de empleo, la empresa prevé mejorar su resultado en 700 millones de euros más con otras medidas fuera de Alemania.

El grupo Volkswagen quiere transformar su marca principal, que apenas es rentable, para ponerla en forma para los grandes cambios que se producen en el sector automovilístico.

Con este plan de eficiencia la marca Volkswagen quiere incrementar la productividad en las fábricas alemanas en un 25% y mejorar la rentabilidad operativa sobre las ventas hasta el 4% hasta 2020.

Este anuncio llega después del escándalo de las emisiones que afectó a cerca de diez millones de coches diésel en todo el mundo. Los automóviles afectados incorporaban un software que alteraba las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) de los vehículos.

El plan de la empresa es una de los sacrificios que el grupo automovilístico tiene que llevar a cabo para impulsar su reestructuración y salir de la peor crisis de su historia.

Volkswagen ha reparado hasta la fecha un total de 1,3 millones de vehículos afectados por el problema del diésel y del total de coches perjudicados ya se han recibido autorizaciones técnicas para 8,2 millones de unidades.

Hace unos días, la compañía ya anunció que estaba reorganizando su estructura y estaba poniendo en marcha una nueva estrategia como una empresa más independiente, afirmando que de cualquier forma lanzaría nuevos modelos en los próximos años.