Un hombre mata con un hacha a su expareja en León y luego se ahorca

La policía local de La Virgen del Camino habló con la víctima horas antes de que fuese asesinada, ya que el agresor tenía una orden de alejamiento

La policía local de La Virgen del Camino (León) habló hacia las tres de la tarde de este jueves con la mujer que pocas horas después fue asesinada con un hacha por su exmarido, que posteriormente se suicidó, tal y como establece el protocolo para los casos de mujeres con orden de alejamiento, sin que se advirtieran riesgos.

El agresor tenía una orden de alejamiento y no podía acercarse a la víctima a menos de 250 metros, según han señalado fuentes de la subdelegación del Gobierno en León.

Al parecer la mujer vivía con uno de sus dos hijos, en concreto con una hija, en Ávila, y por causas que se desconocen había regresado a la localidad leonesa.

En aplicación del protocolo de seguridad, la policía local habló con la víctima poco después de las tres de la tarde, sin que, según las fuentes, hubiera el más mínimo indicio de riesgo o peligro.

La Subdelegación del Gobierno señala que se desconoce qué pudo pasar para que al final se cometiera el crimen, ya que el protocolo funcionó correctamente.

Los hechos se conocieron este jueves por la noche cuando, en torno a las 21.30 horas, un vecino llamó a la policía local del municipio leonés de La Virgen del Camino, tras ver un hilo de sangre saliendo por debajo de la puerta de un garaje de una vivienda.

La policía se encontró con dos cadáveres, el de la mujer, de 54 años, que presentaba diversas heridas de arma blanca, causadas por un hacha, y el de su expareja, un hombre de 60 años, del que al parecer acababa de separarse, y que apareció ahorcado.

Con el asesinato de esta mujer, serían ya 39 las víctimas por violencia de género en lo que va de año, seis de ellas en Castilla y León. Hay además otros ocho casos en investigación.

Este es segundo caso mortal de violencia de género en España en esta semana, tras la muerte a golpes de otra mujer, el miércoles, en Palma de Mallorca, y el cuarto que registra Castilla y León en el último mes y medio.