El PIB alemán frena su crecimiento al 0,2% y lastra el del resto de la Eurozona (0,3%)

La Oficina Federal de Estadística (Destatis) de Alemania informó hoy, en base a datos preliminares, de que la economía del país creció en el tercer trimestre de este año un 0,2 % con respecto a los tres meses anteriores. Este avance del producto interior bruto (PIB) de la mayor economía europea es inferior al ritmo de la primera mitad del año, ya que Alemania creció un 0,7 % en el primer trimestre y un 0,4 % en el segundo. La eurozona creció entre julio y septiembre a un ritmo modesto del 0,3%, mientras que el conjunto de la UE se expandió un 0,4%, según los datos preliminares publicados este martes por la oficina estadística comunitaria, Eurostat. En tasa interanual, el avance fue del 1,6% y del 1,8%, respectivamente.

“El crecimiento económico de Alemania está perdiendo impulso”, ha señalado la oficina estadística germana, Destatis. La ralentización del gigante alemán se explica por la caída de la inversión y la bajada de las exportaciones debida a la disminución del comercio internacional. El Gobierno alemán admitió la semana pasada que la economía del país se estaba ralentizando en el segundo semestre de este año con respecto a los seis primeros meses, y lo argumentó en las dudas derivadas del “brexit” (salida del Reino Unido de la Unión Europea) y de las elecciones en EEUU. El informe de noviembre del Ministerio de Economía subrayaba sin embargo que Alemania seguiría por “la senda del crecimiento” en lo que resta de 2016 pese a que la evolución iba a ser “menos dinámica”.

El texto pronosticaba asimismo que la economía volvería a cobrar ímpetu en unos meses, en el próximo ejercicio, ya que a las “importantes fuerzas de la economía interna” se sumará una mejora del comercio exterior. “El entorno económico internacional prosigue siendo difícil, aunque parece que está mejorando en términos generales, lo que está mejorando las perspectivas exportadoras”, indica el texto.

El PIB de la mayor economía europea crecerá este año un 1,8 %, según la última estimación del Gobierno alemán, una décima más de lo previsto en su anterior pronóstico, por el efecto combinado de los esfuerzos para superar la crisis de los refugiados, el bajo precio del crudo y el tipo de cambio.

En contraste con el dato que se ha conocido este martes sobre Alemania, Italia y Francia muestran signos de recuperación, aunque todavía a niveles muy bajos que no sirven para compensar el peso de la principal potencia de la eurozona. La economía francesa pasa de una contracción del 0,1% en el segundo trimestre a un crecimiento exiguo del 0,2%, mientras que Italia se acelera del 0% al 0,3%.

Según datos oficiales provisionales comunicados por el Instituto Italiano de Estadísticas (Istat), el crecimiento de la economía italiana alcanzó un 0,9 % en ritmo interanual en ese período. El incremento del PIB del tercer trimestre responde a aumentos registrados en la industria y los servicios, que compensaron una caída en la agricultura. El incremento de la demanda interna compensó también por su parte la caída de la demanda externa. En lo que va de año, el crecimiento acumulado del PIB es del 0,8 %.

Entre los grandes países de la eurozona, España es el que más creció entre julio y septiembre (0,7%), el doble que la media, aunque también empieza a desacelerarse desde el 0,8% en la primera mitad del año. Por delante de España sólo está Portugal (0,8%) y fuera de la eurozona Bulgaria (también 0,8%). Pero Bruselas prevé que la economía española se ralentice desde el 3,2% este año hasta el 2,3% en 2017 y el 2,1% en 2018.

 

Disqus Comments Loading...