Los presuntos violadores de San Fermín: “Hay que buscar cloroformo, después queremos violar todos”

Los cinco acusados de abusar de una joven en un portal bromearon en su grupo de WhatsApp antes de viajar a Pamplona

Cuatro de los cinco acusados de haber violado a una joven de 18 años durante las pasadas fiestas de San Fermín bromearon sobre utilizar estupefacientes para abusar de mujeres en el chata de WhatsApp que compartían con otros tres amigos. En los nuevos mensajes difundidos por Noticias de Navarra, los jóvenes, sospechosos de haberse aprovechado también de una chica en Pozoblanco (Córdoba), hablan de burundanga, retinoles y hasta de llevar una pistola.

“Hay que empezar a buscar el cloroformo, los reinoles, las cuerdas… para no cogernos los dedos porque después queremos violar todos”, es sólo una de las afirmaciones que la policía foral ha obtenido de los teléfonos móviles de los acusados.

En las conversaciones entre los siete miembros del grupo de WhatsApp denominado ‘La Manada’ se hacen más menciones a las drogas. “¿Llevamos burundanga? Tengo reinoles tiraditas de precio. Para las violaciones”, afirman.

Uno de los miembros del chat -hay un guardia civil y un militar entre los acusados- bromea incluso con la posibilidad de llevar armas al viaje que preparaban a San Sebastián, Pamplona y Barcelona. “Yo llevo la pistola, no quiero mamoneos, cuando estemos borrachos se saca la pistola”.

Las bromas sobre los abusos sexuales se repiten poco después de que los presuntos violadores llegarán a Pamplona y enviaran una fotografía de los Sanfermines. “No abuséis de las chavalitas”, les espeta uno de sus amigos.

Un par de horas de conocer a la víctima de la violación, a las 0.51 horas del 7 de julio, uno de los acusados afirmó: “Las mejores vacaciones de mi vida. He estado en Cuba, Las Vegas, Los Ángeles, pero vaya despipote este viaje”. “¿Robado y follado mucho?”, le pregunta otro de los miembros del grupo. “Robado todos menos yo”, responde, a lo que su amigo le advierte sin saber lo que iba a ocurrir aquella noche: “Disfruta ahora que en la celda te acordarás de estos ratillos”.

Esa misma noche, después de cometer la supuesta violación en un portal de la calle Paulino Caballero, uno de ellos presumía en el grupo de lo que había sucedido. “Follándonos a una entre los cinco. Puta pasada de viaje”.

En este mismo grupo de WhatsApp los acusados compartieron el vídeo de la presunta agresión en las fiestas de Torrecampo (cerca de Pozoblanco) a una joven de 21 años, que apareció en el asiento trasero del coche completamente desnuda y sin recordar nada, por lo que podría haber sido sedada. “Madre mía, os van a meter presos chavales”, replicó uno de sus amigos tras ver las imágenes, grabadas supuestamente el 1 de mayo.

El desprecio hacia las mujeres y la alusión a posibles abusos no es nuevo en los mensajes de ‘La Manada’. Uno de ellos mencionaba semanas antes que si pudiera viajar a Francia con motivo de la Eurocopa “violaría a una rusa que vea despistada”.