Mundial 2018

España brilla pero deja escapar el triunfo en Italia (1-1)

Un penalti en los últimos compases evita el triunfo de la Roja, que fue mejor que su rival

España firmó anoche en Turín ante la selección italiana un empate que mantiene abierta la lucha entre las dos favoritas del grupo por la única plaza de clasificación directa para el Mundial de Rusia del año próximo (1-1). La Roja fue mejor que su rival, supo hacer frente a la disposición de tres centrales enfrente que se le atragantó en ocasiones anteriores y se adelantó cuando Vitolo aprovechó una ‘cantada’ de Buffon, pero un penalti postrero provocó una igualada con sabor agridulce para los de Lopetegui.

El Italia-España se presentaba como la primera prueba de fuego para la nueva selección del técnico vasco, que había solventado con éxito el amistoso de Bélgica (0-2) y el trámite ante Liechtenstein en el inicio de la fase clasificatoria (8-0).

Había mucho en juego, pero el público turinés dio una lección en los minutos previos al choque, cuando tras escucharse algunos pitidos para recibir los primeros acordes del himno español reaccionó con una ovación cerrada que acompañó la Marcha Real hasta su conclusión. Merece ser destacado, porque no suele ser habitual.

El encuentro comenzó con buenas sensaciones para la Roja -que ayer vestía medias blancas-, porque se adueñó del balón desde los primeros compases con Italia pertrechada atrás sin complejo alguno. Aunque la Federación italiana se había salido con la suya y regó muy poco el césped desoyendo la petición española, el balón rodaba rápido en los pies de los de Lopetegui, quienes presionaban muy arriba y a los diez minutos dieron el primer aviso con una jugada de Silva e Iniesta que definió mal el manchego con un tiro muy débil.

Diego Costa, que en los primeros minutos ya inició su batalla personal con Boncci, quien se llevó un golpe del hispanobrasileño, disfrutó de la segunda opción, pero no llegó a rematar en boca de gol un buen pase interior de Vitolo. Otro disparo de Costa, tan combativo como siempre, fue rechazado por la defensa transalpina, al igual que otro de Silva, el mejor en el primer tramo del partido.

España no marcaba pero sí brillaba. Un cabezazo de Piqué que rebotó en Florenzi salió fuera rozando el poste izquierdo de la portería local, mientras Ramos reclamaba penalti por un empujón cuando se disponía a rematar. En el ecuador del primer período, primera noticia negativa para la selección española, con la lesión de Jordi Alba, sustituido en el lateral izquierdo por Nacho.

Un cabezazo de Piqué atrapado por Buffon dio paso a una fase que continuó con control español pero sin acercamientos a Buffon. De Gea despertó de su letargo con dos amagos de llegadas de Italia al filo del descanso que enardecieron a su público. Fue su único bagaje en ataque de una primera parte que se cerró con la errónea señalización de un fuera de juego a Costa cuando se plantaba solo ante el guardameta local.

Sin muchas ocasiones pero con control absoluto, España se marchaba al descanso habiendo mostrado su superioridad en los primeros cuarenta y cinco minutos.

En la segunda mitad no varió la tónica de la primera, y cuando no se habían cumplido diez minutos llegó el punto de inflexión. Buffon, que en la víspera del encuentro había afirmado que tomaba como aprendizaje lo que había sufrido Casillas en sus últimos meses en Madrid, allanó el camino de la Roja con una monumental ‘cantada’. Fue tras un pase al hueco de Busquets cuando el portero de la Juve llegó con ventaja, pegó una patada al aire y facilitó que Vitolo marcara a puerta vacía. “Si llega a ser Casillas le habrían lapidado”, pensamos muchos al ver el fallo del juventino.

Italia reaccionó adelantando a sus laterales y comenzó a presionar más arriba, con los delanteros presionando la salida del balón desde la defensa rival, como hizo en la Eurocopa de Francia, y adelantando sus centrales para tratar de ganar metros. Immobile, con un cabezazo desviado protagonizó el primer acercamiento transalpino, en vísperas de que Vitolo perdonara la sentencia cuando se plantó solo ante Buffon y chutó fuera.

Los locales no llegaban con claridad y los de Lopetegui parecían tener el partido controlado, pero en una acción aislada llegó el penalti que supuso la igualada a nueve minutos del final. Eder se anticipó a Ramos, quien contactó con el pie izquierdo del italo-brasileño. La repetición no deja claro si el sevillano llegó a tocar también el balón, pero parece que Brych  -que dudó mucho antes de señalarlo pero fue advertido por su juez de línea-, acertó.

De Rossi engañó a De Gea, quien se lanzó al lado contrario del que señalaba Morata con su brazo izquierdo, quien por su experiencia en su paso por el Calcio, sí intuyó la dirección del lanzamiento. Empate inmerecido que estuvo a punto de tornarse en remontada, cuando Piqué se lanzó en el área para intentar cortar una internada de Immobile. Afortunadamente no llegó a contactar con él, y el pase de la muerte del italiano no encontró rematador.

Italia, que había estado contra las cuerdas, terminó envalentonada. Quién iba a decir minutos antes que el pitido final sonaría a música celestial para los españoles, quienes se marcharon de Turín con un buen resultado que supo a poco.

ITALIA 1 – 1 ESPAÑA (0-0, al descanso)

ITALIA: Buffon; Barzagli, Bonucci, Romangnoli, Florenzi; De Rossi, Montolivo (Bonaventura, min.30), Parolo (Belotti, min.76), De Sciglio; Eder y Pellé (Inmobile, min.60).

ESPAÑA: De Gea; Carvajal, Ramos, Piqué, Jordi Alba (Nacho, min.21); Busquets, Koke, Iniesta; Vitolo (Thiago, min.84), Silva y Diego Costa (Morata, min.67).

GOLES: 0 – 1, min.55, Vitolo. 1 – 1, min.82, De Rossi, de penalti.

ÁRBITRO: Felix Brych (ALE). Amonestó a Busquets (min.28), Vitolo (min.44), Diego Costa (min.45), Sergio Ramos (min.76) y Piqué (min.85) en España; y a Parolo (min.50), Bonaventura (min.62) y Bonucci (min.87) en Italia.

ESTADIO: Juventus Stadium.

RELACIONADO