Puigdemont supera la cuestión de confianza con los votos de JxSí y la CUP

El pleno del Parlamento de Cataluña ha revalidado hoy su aval al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que ha superado la cuestión de confianza con los votos independentistas de Junts pel Sí (JxSí) y la CUP, tras haber garantizado la convocatoria de un referéndum en septiembre de 2017. Sin embargo, la formación anticapitalista no ha dado su garantía de que aprobará las cuentas que presente el Govern para el próximo año.

Tras el debate entre los líderes parlamentarios y el presidente catalán, el pleno ha procedido esta tarde a votar la cuestión de confianza, en la que los 72 diputados de JxSí y la CUP han apoyado a Puigdemont, frente a los 63 votos de Ciudadanos, el PSC, Catalunya Sí que es Pot y el PPC.

JxSí y la CUP han restablecido la estabilidad parlamentaria después de la promesa del presidente de una referéndum de independencia en septiembre de 2017, pero la CUP deja en el aire si aprobará las cuentas que presente el Govern para el próximo año.

Al término de la votación, Puigdemont se ha levantado de su escaño para ir a saludar uno por uno a sus consellers y, después, ha ido subiendo los escalones del hemiciclo para estrechar la mano a los diferentes líderes de la oposición: Inés Arrimadas (Ciudadanos), Miquel Iceta (PSC), Lluís Rabell (Catalunya Sí que es Pot), Xavier García Albiol (PPC) y Anna Gabriel (CUP).

Puigdemont ha superado así el reto de la cuestión de confianza, que en caso de haber salido derrotado habría forzado su destitución y Cataluña se habría encaminado a unas elecciones anticipadas a principios de 2017.

Justo después de la votación, un ujier del Parlament ha tenido que llamar la atención a uno de los invitados que se encontraban en la tribuna del hemiciclo y que había desplegado una bandera estelada.De hecho, la bancada del PPC había advertido antes a la presidenta de la cámara catalana, Carme Forcadell, de que desde la tribuna de invitados se escuchaban comentarios en voz alta dirigidos a los diputados populares

Puigdemont abrió el miércoles este pleno advirtiendo de que no hace falta que apoye su cuestión de confianza quien no esté dispuesto a apoyar las cuentas, y de que anticipará las elecciones si no las aprueba: eso truncaría sus planes de referéndum, por lo que el pleno ha acabado con el proceso soberanista sujeto a la negociación presupuestaria de las próximas semanas.

El presidente de la Generalitat ha defendidoque convocará un referéndum “legal” en Cataluña porque no habrá nada que se decida que no pase por el Parlament y el veredicto de las urnas, ha dicho.

“Nadie convocará un referéndum ilegal en Cataluña, tiene toda la razón. El referéndum será legal, como todo lo que decidamos en este país”, ha dicho al líder del PP en el Parlament, Xavier García Albiol, durante su réplica en el pleno de la cuestión de confianza.

“¿Le parece ilegal, contra la ley, contra los derechos democráticos, que las cosas se decidan en un Parlament libre y en las urnas? ¿Dónde está el problema democrático de esta operación?”, y también ha interpretado que Albiol le considera miembro de la CUP para desacreditar las posibilidades de llegar a acuerdos con ésta u otras formaciones.

Así, ha aprovechado para preguntarle a qué acuerdos ha llegado el PP en el Congreso para evitar el “ridículo monumental” de unas terceras elecciones, y le ha replicado que no pueden darles lecciones sobre capacidad de pactar con partidos con los que pueden discrepar, lo que considera que es la gracia de la democracia y lo que fortalece el sistema político catalán.

También le ha reprochado que le compare con el director de un gran circo y le diga que protagoniza una farsa, cuando el debate de la cuestión de confianza tiene lugar en un Parlament escogido democráticamente: “Si cree que lo que pasa en el Parlament es un circo, le pido ¿qué calificativo le merece lo que está pasando en España desde enero?”.

El presidente catalán, además, ha lamentado las comparaciones que dirigentes del PP han hecho del proceso independentista: “No es respetarnos cuando Alberto Núñez Feijóo habla de pistolas o José Manuel García-Margallo nos compara con los efectos de un ataque terrorista”.

RELACIONADO