Díaz pide un paso atrás a Rajoy para hablar de abstención y Sánchez quiere sondear a los partidos

El secretario general del PSOE ha anunciado este lunes que abrirá una ronda de consultas con representantes de todas las fuerzas políticas, "sin exclusiones", para encontrar "entre todos una solución al fracaso de la investidura de Mariano Rajoy y al atasco político". Pedro Sánchez, que el viernes dejó atónito a todo el mundo cuando invitó a “las fuerzas del cambio” a articular una alternativa al PP y a su líder, sigue jugando a la ambigüedad ya que también ha aclarado que no se está postulando para liderar esa alternativa, al menos hasta saber si cuenta o no con apoyos. En medio de tanta confusión, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, sí ha roto su aislamiento para avanzar otra receta frente al bloqueo: que Rajoy dé un paso atrás.

psoe-900Una renuncia del líder del PP "podría ayudar mucho al debate", ha dicho el secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, en una rueda de prensa tras celebrar la Comisión Ejecutiva Regional del partido que ha presidido Díaz. Aunque ha insistido en que el socialismo andaluz "no está ahora" en la abstención, tampoco la ha rechazado de plano. Al ser preguntado sobre si una renuncia de Rajoy llevaría al PSOE andaluz a valorar esa abstención ha respondido que es "incapaz" de avanzar eso ahora porque "cuando lleguemos al río cruzaremos el puente". En síntesis, ha hecho hincapié en que el PSOE andaluz no está en la abstención no porque se oponga o no la contemple, sino "porque no se ha producido un debate que lleve a esa posición" y porque cualquier decisión en ese sentido debe tomarse en los órganos correspondientes, es decir, en un Comité Federal que cambie la posición acordada hasta ahora.

Esta postura se sumaría, aunque tímidamente, a la que ha venido defendiendo el expresidente del Gobierno Felipe González, quien el 1 de agosto declaraba al diario Clarín que "si no es posible formar Gobierno, hay que dejar formar Gobierno, y eso lleva a la abstención. (…) Incluso si Rajoy no se lo merece, porque realmente no lo merece. No ha hecho nada por formar Gobierno". Estas declaraciones no eran sino la reiteración de los argumentos expuestos por González en un artículo de opinión publicado en ‘El País casi un mes antes, en el que afirmaba que "tras haber perdido ocho meses en una extraña situación de interinidad", la iniciativa correspondía a Rajoy, que debía formular propuestas concretas. A los socialistas, añadía, corresponde acceder a dialogar, escuchar y, "en caso de necesidad", no obstaculizar un Gobierno del PP.

Susana Díaz, por su parte, se ha refugiado en el silencio y ha evitado pronunciarse sobre la marcha de la política nacional. Eso no significa, sin embargo, que la presidenta andaluza quiera permanecer ajena a los acontecimientos. De hecho, según ha podido saber Republica.com, Díaz ha viajado recientemente a Madrid para mantener contactos con cargos de su partido (no con Pedro Sánchez, con quien no mantiene una buena relación) y con representantes de empresas del Ibex, con quienes ha analizado la situación de bloqueo político y sus posibles consecuencias, económicas y de todo tipo.

Las conclusiones deben ser cualquier cosa menos prometedoras cuando su número dos en el PSOE-A ha defendido este lunes que Rajoy se retire puesto que es el “principal culpable” de la situación que atraviesa el país por su “arrogancia y soberbia” y por querer conseguir un gobierno “por su cara bonita”. Cornejo ha considerado que el país merece que (Rajoy) “sea generoso” y dé un paso atrás porque “ya está bien de querer buscar a los demás, de chantaje y amenaza” y porque “alguna responsabilidad tendrá él” en la situación política actual. Los argumentos en contra del líder del PP, en su opinión, son abundantes: “Son unos soberbios, unos prepotentes, este PP no se merece estar gobernando en este país, no solo por el daño que han hecho en los últimos cuatro años, sino también porque a pesar de estar en minoría son unos arrogantes, y el mismo día de la investidura propone al exministro Soria para el Banco Mundial porque dice que es un puesto de funcionario”. “¿Cómo pueden hablar de responsabilidad? ¿A quién se la piden? ¿Cómo pueden hablar de política de Estado? Si con una mano firman un pacto anticorrupción y con la otra estaban proponiendo a Soria”.

El caso del extitular de Industria ha sido lo más comentado en todas las comparecencias de políticos de cualquier signo político y de todos los territorios del país por el gran escándalo que ha provocado el 'premio' del Gobierno, después de que tuviera que abandonar el Ministerio tras descubrise que su nombre figuraba en los papeles de Panamá y, sobre todo, a raíz de sus mentiras en las explicaciones que dio públicamente al respecto.

Mientras esto ocurría en Sevilla, en Madrid y en rueda de prensa después de una reunión de la Comisión Ejecutiva Federal, Pedro Sánchez ha asegurado que no se está "postulando para liderar una alternativa", "entre otras cosas" porque aún no sabe cuál es la posición del resto de fuerzas políticas, pero no ha descartado ninguna solución. Y ha insistido en que el PSOE no va a hacer presidente a Rajoy. Y es que aunque ha admitido que España necesita un Gobierno cuanto antes, ha precisado que sobre todo necesita un Ejecutivo "regeneracionista". "No podemos permitir más casos como el de Soria", ha advertido, aludiendo también al nombramiento del ex ministro.

Sánchez dice que no quiere crear falsas expectativas y mantiene la ambigüedad

A Sánchez se le ha preguntado en numerosas ocasiones si se presentaría a la investidura en el caso de reunir los apoyos suficientes. Pero no ha sido posible arrancarle una declaración que aclare sus intenciones. Él sigue dejando la solución en el aire para protegerse de un nuevo batacazo parlamentario como el que sufrió en marzo -"No quiero ni crear falsas expectativas ni liderar un proyecto que esté abocado al fracaso", ha dicho- y para no avivar un debate interno en su partido que puede acabar en fractura y llevándose por delante su liderazgo. El secretario general siempre ha estado en el filo de la navaja y ahora da la sensación de medir al milímetro sus declaraciones para no dar munición a sus críticos. Y no hay que olvidar que el mandato que ha recibido de las últimas reuniones del Comité Federal tiene líneas rojas muy claras: no a apoyar un Gobierno de Rajoy o de otro candidato del PP y no a negociar con los partidos que defienden la autodeterminación.

De momento, el PSOE andaluz, la federación más poderosa del partido, no ve viable un pacto del PSOE con Podemos y Ciudadano, la única fórmula que podría funcionar desde el punto de vista de las cifras, pero nada más. Lo ha explicado Cornejo al afirmar que aunque "hay una buena voluntad en la búsqueda de la suma de tres partidos que aritméticamente resuelve la situación, políticamente es inviable por el veto cruzado entre Podemos y Ciudadanos, lo que imposibilita cualquier acuerdo".

Los propios protagonistas de la ecuación han dejado claro que el pacto PSOE-Podemos-C's es actualmente una aspiración con pocas posibilidades de hacerse realidad. El vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, no cree que sea viable pero, además, afirma que son otros los que tienen que sentarse a negociar para romper el bloqueo: "Lo que tienen que hacer los que tienen capacidad de desbloquear es sentarse y dejar de bloquear España. PP y PSOE han vivido 30 años de estigmatizar al de enfrente, pero estamos en una nueva etapa en la que los españoles han pedido pactos". A la pregunta de qué hará Ciudadanos si Pedro Sánchez les llama para intentar un gobierno alternativo al PP, Villegas ha respondido que responderán y acudirán a una reunión si se les convoca, pero ha querido dejar claro que "hay que ser realistas" y que la opción con Podemos, todas las confluencias y los partidos nacionalistas e independentistas es una "vía muerta".

Y lo que sí ha garantizado Pedro Sánchez es que el PSOE "no va a liderar otra investidura fallida". De todas formas, y a pesar de la incompatibilidad manifiesta entre ambos, ha pedido a Ciudadanos y Podemos accedan a hablar, igual que él va a hablar con el PP. En este punto, ha dejado claro que en su "ronda de consultas" incluirá tanto al PP como a los partidos independentistas, y sólo excluirá a Bildu. Algunas reuniones serán públicas y otras "discretas". A su modo de ver, corresponde a los cuatro grandes partidos dar una solución al Gobierno de España. El líder socialista ha afirmado que el Comité Federal, máximo órgano del partido entre congresos, se reunirá cuando el PSOE tenga claras "cuáles son las soluciones que pongan todos sobre la mesa y haya novedad de cómo desbloquear la situación política".

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, se ha mostrado hoy perplejo con la decisión anunciada por el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, de no postularse para liderar una alternativa al Gobierno del PP si no cuenta con los apoyos necesarios. A través de su perfil de Twitter, Iglesias se ha preguntado si la actitud de Sánchez es el camino del cambio y se ha mostrado desconcertado por ello.

RELACIONADO