Nigeria, Camerún, Chad y Níger, los países con peores condiciones sanitarias del mundo

Estas naciones se encuentran asociadas a las mayores tasas de mortalidad infantil y mujeres embarazadas, y suponen un foco de enfermedades y epidemias, según la OMS

Los enfrentamientos en el norte de Nigeria, así como en Camerún, Chad y Níger, sitúan a estos países como los lugares con peores condiciones sanitarias del mundo, según ha denunciado la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha alertado de que la situación es nefasta en una quincena de localidades que se encuentran bajo el control de fuerzas rebeldes.

Estas naciones se encuentran asociadas a las mayores tasas de mortalidad infantil y mujeres embarazadas, y suponen un foco de enfermedades y epidemias, según la organización, que ha señalado la falta de compromiso político por parte de la comunidad internacional para paliar la situación.

El plan de emergencia de la OMS en la región está centrado en los servicios médicos, especialmente en la inmunización, la prevención del VIH y los cuidados especiales destinados a niños, neonatos y madres. Según la organización, una de las principales prioridades en la actualidad es el control de las enfermedades y los servicios de primeros auxilios.

Según la OMS, los fondos para poner en marcha la totalidad del 'Plan de Respuesta Humanitaria' en estos países, que está siendo revisado en relación con los últimos acontecimientos en la región, es de unos 25 millones de dólares (22 millones de euros) aproximadamente.

El principal objetivo de la OMS es el de reducir la tasa de mortalidad y el nivel de propagación de enfermedades. Para ello, los miembros de la organización trabajarán con especialistas y agentes locales, que se centrarán en las consecuencias y riesgos de la malnutrición y la falta de acceso a los servicios sanitarios básicos.

Un trabajo extremadamente complicado

El trabajo en las zonas afectadas resulta extremadamente complicado, según ha denunciado la organización. Los recursos necesarios para enfrentarse a las brechas en el servicio sanitario son enormes y la inseguridad es una constante, lo cual empeora con la llegada de fuertes lluvias e inundaciones. El acceso a algunas localidades, que se encuentran controladas por los rebeldes, requiere escolta militar.

A pesar de ello, la OMS ha desplegado a un grupo de expertos en Nigeria para llevar a cabo operaciones de emergencia, coordinación y gestión de datos. Otro grupo ha sido enviado al estado de Borno para ayudar en el desarrollo del plan establecido por el Gobierno para luchar contra la polio.

Según fuentes oficiales, la primera ronda de vacunaciones, que afecta a un millón de niños, se completará pronto. La OMS también ha enviado a la zona medicamentos y productos básicos, que espera que faciliten la expansión del equipo habilitado.

Leer más noticias sobre