Los incendios dan 'tregua' a Galicia, aunque todavía dos siguen activos

La lucha contra el fuego en los montes gallegos se ha trasladado desde los municipios próximos a la costa hacia el interior, concentrándose en Ourense

La comunidad autónoma gallega cerró la jornada de este domingo con dos incendios activos, uno estabilizado y seis controlados tras la extinción de un foco en Lugo, según informó la Consellería del Medio Rural.

El último fuego registrado, que afecta a diez hectáreas, se produjo a las 18.24 horas en Pobra de Trives (Ourense), en la parroquia de Navea, donde tuvieron que ser evacuados dos operarios, uno por inhalación de humo y otro por un golpe sufrido en un accidente cuando conducía una motobomba.

De hecho, las autoridades han activado la 'situación 2' por este incendio debido a la proximidad de las llamas al núcleo de población de Seixo.

El otro incendio activo también está en la provincia de Ourense, en Cualedro, en la parroquia de San Millao, que se extiende por 450 hectáreas tras su inicio este sábado a las 15.27 horas.

Los servicios de extinción han conseguido estabilizar otro foco que arrancó este domingo, a las 13.15 horas, en Sarreaus (Ourense) y que afecta a trece hectáreas, aunque otros dos brigadistas han tenido que acudir al hospital por inhalación e humo.

Por otro lado, están controlados los incendios de Vilardevós (Ourense), en la parroquia de Soutochao; Baralla (Lugo), en Neira de Rei; Porto do Son (A Coruña), en las parroquias de Xuño y Caamaño; Arbo (Pontevedra), en Mourentán; Crecente (Pontevedra), en Albeos; y Santiago de Compostela, en Fecha.

Entre estos incendios que continúan pendientes de extinción, ardían a última hora de la jornada del domingo un total de 4.264 hectáreas.

Además, a las 18.31 horas quedó extinguido el fuego de Negreira de Muñiz (Lugo), que afectó a cincuenta hectáreas de monte raso en la parroquia de Barcela tras su inicio a las 2.54 horas de este domingo.

Y es que, la lucha contra el fuego en los montes gallegos se ha trasladado desde los municipios próximos a la costa en las provincias de Pontevedra y A Coruña hacia el interior de Galicia, concentrándose ahora mayoritariamente en la provincia de Ourense.