Ciudadanos urge a Rajoy para que fije la fecha de investidura: antes, no negociará los Presupuestos

El vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, ha avisado al PP de que no puede dar por hecho el apoyo de su partido a la investidura si no acepta de entrada las seis condiciones de la formación de Albert Rivera a los populares en materia de lucha contra la corrupción. Pero, además, Villegas ha asegurado que su partido no negociará los Presupuestos de 2017 hasta que se haya celebrado la sesión de investidura y Rajoy la haya superado. De esta manera, Ciudadanos incrementa la presión sobre el PP recordándole que un Ejecutivo en funciones tiene prohibido por ley aprobar los Presupuestos.

villegas-rivera-900El partido naranja sitúa un poco más allá del póximo miércoles la línea divisoria para abrir una negociación en serio que no solo permita a Rajoy ser investido sino que le garantice también el apoyo indispensable para atender a las urgencias legislativas del futuro Gobierno.

La previsión que se baraja en el PP es que una vez terminado el Comité Ejecutivo Nacional del día 17 que reúne a la dirección del partido, a sus altos cargos y a sus barones territoriales, Rajoy llamará a Rivera para fijar el momento de una nueva reunión, y será entonces cuando seguramente el líder de los populares le trasladará su decisión sobre el día y hora de la sesión de investidura. Por tanto, para conocer la fecha, habrá que esperar unos días lo que podría posponer la investidura hasta, como pronto, la primera quincena de septiembre. De todas formas, todo esto no deja de ser una mera especulación ya que todo dependerá de la presión de Ciudadanos sobre el PP y de la que ambas formaciones ejerzan sobre el PSOE que, de momento, sigue instalado en el 'no' a Rajoy y sin dar muestras de estar abierto a modificar su postura.

El próximo otoño España deberá enviar su plan de estabilidad a la Comisión Europea con el anteproyecto de los presupuestos para 2017. La Comisión Europea quiere ver medidas efectivas para reducir el déficit público entre las que se encuentran la subida del IVA en los tipos reducidos. El plazo otorgado culmina el 15 de octubre y resulta imposible de cumplir si no hay Gobierno a finales de septiembre. Por eso, Mariano Rajoy tampoco deja de recordar que el hecho de no poder formar Gobierno y consecuentemente de no poder aprobar los Presupuestos Generales del Estado repercutiría negativamente “en la economía y, por tanto, en la forma de vivir de los españoles”. Lo volvió a señalar este domingo tras finalizar su paseo matutino por la Ruta del Agua y la Piedra en la zona donde descansa estos días en la provincia de Pontevedra.

Rajoy no hace otra cosa que insistir en la misma postura que ha venido defendiendo Hacienda al insistir en que estando en funciones no puede iniciar el proceso para aprobar el techo de gasto y las metas de déficit, algo esencial si se quiere que las comunidades y los Ayuntamientos puedan contar con las alzas de ingresos que les corresponden. El PP explota este argumento para presionar a favor de que se articule cuanto antes el necesario respaldo a la investidura. El PSOE, en cambio, cree que el Gobierno en funciones sí podría aprobar el techo de gasto. Se basa para ello en el artículo 21 de la Ley 50/1997 de 27 de septiembre que en su punto número 3 establece lo siguiente: “El Gobierno en funciones facilitará el normal desarrollo del proceso de formación del nuevo Gobierno y el traspaso de poderes al mismo y limitará su gestión al despacho ordinario de los asuntos públicos, absteniéndose de adoptar, salvo casos de urgencia debidamente acreditados o por razones de interés general cuya acreditación expresa así lo justifique, cualesquiera otras medidas”. Es a la excepción -“salvo casos de urgencia debidamente acreditados”- a lo que se acogen los socialistas para argumentar su postura.

En cuanto a Ciudadanos, pone todo el énfasis en los Presupuestos y en que no ha habido ningún contacto para negociarlos, en contra de lo que ha trascendido en los últimos días. Otra cosa es que el responsable del programa económico de Ciudadanos, Luis Garicano, haya estado recibiendo información del equipo del ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos. Según el partido de Rivera, se ha abierto un canal de comunicación entre ambas partes pero eso no significa que haya contactos oficiales. Según Villegas, quien este lunes ha viajado a Galicia para participar en la presentación de la candidata autonómica del partido, Cristina Losada, "primero está que haya gobierno y que se apruebe el techo de gasto para que podamos empezar a hablar de Presupuestos”.

En cualquier caso, el tiempo apremia habida cuenta de que el calendario de las grandes citas económicas vinculadas a la formación de un nuevo Gobierno es el siguiente:

- 9 de septiembre: Reunión informal de los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea, donde De Guindos informará de la situación en que se encuentra el proyecto de ley de Presupuestos para 2017

- 30 de septiembre: El Gobierno está obligado por la Constitución a presentar los Presupuestos Generales para el año siguiente. Concretamente, el artículo 134, párrafo 3 de la Carta Magna establece que “el Gobierno deberá presentar ante el Congreso de los Diputados los Presupuestos Generales del Estado al menos tres meses antes de la expiración de los del año anterior”.

- 15 de octubre: Es el plazo límite para que España presente ante Bruselas las cuentas para el próximo ejercicio. Las autoridades españolas tienen que presentar medidas que se ajusten a la nueva senda fiscal propuesta por la CE, que pide a España que reduzca su déficit desde el 5,1% del PIB actual (con la ayuda a la banca) al 4,6% del PIB en 2016, en el 3,1% en 2017 y en el 2,2% en 2018. La Comisión Europea (CE) aclaró a principios de mes que no sancionará “de forma automática” a España después de que fuentes del Gobierno en funciones advirtieran de la posibilidad de una multa inminente por incumplimiento de ese compromiso.

- 31 de diciembre: Si la Ley de Presupuestos Generales no se hubiera aprobado, se aplicará el artículo 134 punto 4 de la Constitución: “Si la Ley de Presupuestos no se aprobara antes del primer día del ejercicio económico correspondiente, se considerarán automáticamente prorrogados los Presupuestos del ejercicio anterior hasta la aprobación de los nuevos”. Solo entonces, tanto si se aprueban unas nuevas cuentas como si se prorrogan las anteriores, se podrá poner en marcha otra previsión del mismo artículo: “Aprobados los Presupuestos Generales del Estado, el Gobierno podrá presentar proyectos de ley que impliquen aumento del gasto público o disminución de los ingresos correspondientes al mismo ejercicio presupuestario”.

Seis condiciones que son solo un anticipo de la negociación que queda por delante

Los Presupuestos son una emergencia pero antes, el próximo miércoles, el Comité Ejecutivo Nacional del PP ha de aprobar las seis condiciones que Rivera trasladó a Rajoy la semana pasada. Villegas se ha dirigido este lunes a los populares para advertirles de que antes de plantear una contraoferta han de responder a esos requisitos. "No nos fiamos del señor Rajoy ni de su lucha contra la corrupción", ha espetado el dirigente de Ciudadanos y ha concretado que el único motivo por el que están dispuestos a apoyar la investidura de Rajoy es el de desbloquear la situación política. Villegas ha recordado que el PP está imputado por financiación irregular pero que negociar con los populares es un "mal menor" frente a la repetición, otra vez, de las elecciones.

Respecto a la propuesta del PSOE de crear una comisión de investigación sobre la presunta financiación irregular del PP ha afirmado que mientras se mantenga el "inmovilismo" de los socialistas será imposible que la investidura salga adelante, si bien es positivo que exista un consenso entre partidos en la lucha contra la corrupción.

Una vez que la Ejecutiva del PP apruebe esas condiciones, será el momento de abordar las propuestas económicas de Ciudadanos, que el partido de Rivera querrá que sean tenidas en cuenta para la elaboración de las nuevas cuentas del Estado. una de las prioridades será negociar el Impuesto de Sociedades para que las grandes empresas tributen más y poder de esta manera recaudar más para hacer frente al déficit. Este asunto no plantea grandes dificultades ya que en el PP se han mostrado dispuestos a estudiar la propuesta. Más complicado es que los populares acepten eliminar las reducciones y deducciones del IRPF, una propuesta de Ciudadanos que rechazan de plano por considerar que perjudicaría a las rentas medias y bajaría la recaudación. En cuanto al IVA, el partido de Rivera también ha abandonado la idea de que el impuesto se quede en uno general, que bajaría del 21% a 18%, y otro reducido del 7%. Sin embargo, sí defenderá que se rebaje el IVA cultural al 10%.

Tampoco será fácil la negociación sobre la reforma laboral. En el pacto que suscribió con el PSOE en la pasada legislatura, quedó claro que Ciudadanos no propone su derogación sino la modificación de algunos aspectos. En cambio, el Gobierno en funciones y el PP se resisten a los cambios por considerar que la reforma ha dado buenos resultados y que gracias a ella se está creando empleo. Otras medidas que previsiblemente planteará el partido naranja ya que figuran como propuestas ‘estrella’ de su programa son reducir la cuota a los autónomos y hacerla progresiva en función de sus ingresos y recuperar los 2.500 millones ‘perdidos’ gracias a la amnistía fiscal de Cristóbal Montoro.

RELACIONADO