La OCDE advierte que España puede caer en recesión sin recuperar el empleo perdido

Los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) recuperarán a lo largo de 2017 el nivel de empleo anterior a la crisis económica, casi una década después de su inicio, aunque las mayores tasas de participación laboral mantendrán la tasa de paro ligeramente por encima de los niveles previos a la Gran Recesión.

La tasa de empleo de la OCDE al cierre de 2015 se situó en el 60,2%, seis décimas por debajo del nivel registrado en el cuarto trimestre de 2007, lo que supone un déficit de 5,6 millones de empleos, que podrían reducirse a 1,9 millones de empleos este año y prácticamente reducirse a cero a lo largo de 2017.

No obstante, el análisis de esta organización subraya que la recuperación del empleo ha sido desigual entre sus 34 países miembros, entre los que una veintena aún registra niveles de ocupación inferiores a los de antes de la crisis, mientras 14 países ya disfrutan de una mayor ocupación que en 2007.

Según la OCDE, los países que en 2015 se encontraban a mayor distancia del empleo registrado a finales de 2007 eran Grecia (-9 puntos porcentuales), España (-8,5) e Irlanda (-7,9) y los pronósticos de la institución apuntan a que esta brecha, aunque menor, seguirá presente en 2017, cuando la distancia será de 6,9, 5,7 y 4,5 puntos porcentuales respectivamente.

"Una recuperación total de empleo sigue estando ciertamente lejos (en estos países) y existe el riesgo de que no se consiga antes de que se produzca una nueva recesión", advirtió Scarpetta.

A pesar de ello, la organización ha ratificado sus últimas previsiones de crecimiento del PIB español, con una expansión del 2,8% en 2016 y del 2,3% el próximo año.

En su último informe de perspectivas del mercado laboral, la OCDE augura que el empleo crecerá en España a un ritmo del 2,9% en 2016, sólo por detrás del 3% previsto para Turquía entre los 34 miembros de la organización y muy por encima del 1,5% estimado para el conjunto de la OCDE y el 1,3% para los países de la Eurozona.