Gales remonta a Bélgica en uno de los grandes partidos de la Eurocopa (3-1)

'Los dragones' galeses vencen a Bélgica y se meten por primera vez en las semifinales de la Eurocopa, unas semifinales donde Bale se verá con Crisitiano para un puesto en la final

Gales se clasificó este viernes para la semifinal de la Eurocopa en un partido que por momentos parecía dominado por Bélgica. Empezó golpeando Bélgica pero acabó golpeada con un 3-1.

El partido, a priori, prometía más bien poco. Todo apuntaba a que Bélgica tras la buena imagen que había dado en anteriores partidos y en anteriores torneos, parecía que ganaría fácil a una selección en el que su jugador más reconocido es Bale.

Arrancó el partido y Bélgica dominó. No había oposición. Gales se dejaba llevar como si fuese un títere y Bélgica generaba ocasión tras ocasión, llegada tras llegada. En el minuto cinco, Gales ya tenía una amarilla, un reflejo de la impotencia del equipo de Coleman. Minutos más tarde, una triple ocasión que ni Carrasco, ni Meunier ni Lukaku quisieron meterla. Esa jugada que mezcla lo complicado de fallar, con la tranquilidad del “ya llegará” y con la benevolencia de contentar a un rival que crees inferior.

En una de esas llegadas, que fue un tiro de fe, más que una llegada, apareció el gol. Se generó en la cabeza de Nainggolan, y lo ejecutó su pierna, desde fuera del área sacó un zapatazo que teledirigió casi a la escuadra para adelantarse en el marcador. 0-1.

Courtois tuvo varias para salvar a Bélgica y así hizo. El disparo más claro fue de Ramsey que acabó sacando a bocajarro. Un gigante en una portería que parecía impenetrable. Pero de repente, un córner sacado por Ramsey, un remate de Williams y un gol. Williams empataba el partido cuando más lo necesitaba su equipo y cuando más se lo merecían los ‘dragones’. De córner. Donde más sufrían los de Willmots. 1-1.

Desde el minuto 30 y hasta el final de la primera parte el gol estuvo más del lado galés. Hazard no aparecía y en cambio Ramsey y Bale llevaban el fuego de los ‘dragones’ a la portería belga. Así acabó la primera parte, con una contra y un remate de Robson-Kanu que acababa en las manos de Courtois.

La segunda parte empezó como la primera. Dominio de Bélgica, que tenía más cerca el adelantarse en el marcador. Los jugadores galeses parecían cansados, apagados, desaparecidos y esperando una contra para salir con velocidad a la portería belga. Pero esa contra no llegaba y Hazard se iba creciendo con cada balón que tocaba. Tuvo varios pases y tiros que solo sumaron ocasiones.

Los córners de los chicos de Coleman, llevaban la sensación de peligro en cada centímetro que el balón se acercaba a la cabeza de alguno de rojo pero no terminaba de concretarse. Así que el gol tendría que llegar por otro lado y así pasó.

Balón que centra en carrera Bale y Robson-Kanu, en un extraño, regateando a tres y a sí mismo, casi en el punto de penalti, empujaba el balón a la red, superando a Courtois. 2-1. El sueño galés cada vez más cerca de mejorar su resultado histórico, unos cuartos de final, en el Mundial de 1958, ante la Brasil de Pelé, a la que no pudo ganar.

El asedio de Bélgica, que estaban cada vez más cerca de empatar, puso contra las cuerdas a Gales. Tal es así que Ramsey vio una amarilla que le dejaba sin las semifinales, el partido más importante de la historia de la selección.

Y apareció Vokes. El otro delantero centro de la selección galesa. Con Bale jugando otro papel, esta vez el papel principal fue para los secundarios. Vokes remata un balón de Gunter y acaba marcando el 3-1, sentenciando el partido.

Bélgica, la favorita en el partido, se queda otra vez más fuera de una competición en la que estaba entre las candidatas a hacerse con el trono europeo.

Ficha técnica.

Resultado: GALES, 3 – BÉLGICA, 1. (1-1, al descanso).

Alineaciones.

GALES: Hennessy; Hennessey; Gunter, Chester, Williams, Davies, Taylor; Allen, Ledley (King, min.78), Ramsey (Collins, min.90); Bale y Robson-Kanu (Vokes, min.80).

BÉLGICA: Courtois; Meunier, Alderweireld, Denayer, Jordan Lukaku (Mertens, min.75); Witsel, Nainggolan; De Bruyne, Carrasco (Fellaini, min.46), Hazard y R.Lukaku (Batshuayi, min.83).

Goles:

0 – 1, min.13, Nainggolan.

1 – 1, min.31, Williams.

2 – 1, min.55, Robson-Kanu.

3 – 1, min.86, Vokes.

Árbitro: Damir Skomina (SVN). Amonestó a Davies (min.5), Chester (min.16), Gunter (min.24) y Ramsey (min.75) en Gales; y a Fellaini (min.59) y Alderweireld (min.85) en Bélgica.

Estadio: Stade Pierre Mauroy, Lille Métropole.