Brexit: Europa bajo estado de shock

El terror que este cronista anunciaba el miércoles (ver ‘El terror de Europa al triunfo del Brexit’) se ha confirmado este viernes en las instituciones europeas al conocerse los resultados del referéndum convocado por el insensato primer ministro David Cameron para saber si los británicos quieren o no permanecer en la Unión Europea. Y los británicos, a pesar de las encuestas, a pesar de los optimistas resultados de las casas de apuestas, a pesar del efecto a favor de la permanencia que produjo el asesinato de la joven diputada laborista Jo Cox , han votado en una proporción de 52-48 el Brexit, una diferencia de cuatro puntos y más de un millón de votos.

Ha sido un golpe muy duro a la Unión Europea, a esa forma de gobernar por parte de los eurócratas, a esa falta de democracia de muchas de sus instituciones. Pero, también, ha sido el triunfo de los populismos en el sentido de que se corre el riesgo de que se produzca el ‘efecto contagio’, hasta el punto que Marie Le Pen ya ha pedido la misma consulta para Francia y, esa petición se puede extender a otros países. Con el Brexit ha triunfado lo más retrógrado de una Europa que sigue sumida en la crisis económica, en la obsesión por la austeridad y enfrentada con una de las mayores crisis de su historia, caracterizada por la xenofobia, el terrorismo, la inmigración y el drama de los refugiados, que ha removido y traicionado los principios morales y éticos de la Unión. Y todo eso, sin líderes de prestigio que han sustituido la política por la tecnocracia y los políticos por burócratas. Aparte de las terribles consecuencias económicas del Brexit, habrá también inevitables consecuencias políticas para una Europa que se ha despertado bajo estado de shock… y de terror. J.O.