La oposición pide que dimita Fernández Díaz por ‘persecución política’ y él se ve como ‘víctima’

Todos los partidos políticos, excepto el PP, han pedido la inmediata dimisión del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, después de que se hayan filtrado unas grabaciones en las que se le escucha instando al director de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC), Daniel de Alfonso, a incriminar a políticos de CDC o ERC en casos de corrupción. Las conversaciones han sido publicadas por el diario ‘Público’ que, en una nueva entrega, asegura que el presidente del Gobierno estaba al tanto de todo. Rajoy lo ha negado y, al igual que su ministro, ha atribuido la filtración a una “conspiración” para reventar la campaña electoral.

fernandezdiaz-450Si en algo se les puede dar la razón es en que la noticia ha caído como una bomba en la campaña, cuando solo faltan tres días para que los españoles acudan de nuevo a las urnas. Y es que no estamos ante un episodio más de corrupción político que añadir al rosario de escándalos que salpican a todos los partidos. La gravedad de este caso tiene una triple vertiente: la utilización del aparato del Estado con fines políticos y partidistas, la grabación de una conversación en el despacho del ministro del Interior o, lo que es lo mismo, el jefe de la Seguridad del Estado y, en tercer lugar, la filtración que los conocedores de las entrañas del departamento que dirige Jorge Fernández Díaz atribuyen a las luchas intestinas en la Policía y Guardia Civil, donde distintos mandos se han visto envueltos en conflicto políticos -el ‘Caso Ático’ ha proporcionado abundantes ejemplos de estos convulsos ‘Asuntos Internos’- hasta el punto de que parece ser la propia cúpula la que alienta este estado de cosas.

Por lo que se refiere al contenido mismo de las grabaciones, sus dos protagonistas, el ministro y el jefe Antifraude de Cataluña, han tratado de quitarle importancia enmarcándolo en la normal comunicación entre ambos por razón de su cargo. Lo cierto es que escucharlas deja poco margen a la interpretación. En una conversación fechada el 2 de octubre de 2014, poco antes de la consulta del 9-N sobre el futuro político de Cataluña, se escucha a Fernández Díaz instando la investigación de personas próximas a líderes del catalanismo independentista como Oriol Junqueras (ERC). El ministro está interesado en encontrar algún dato comprometedor en las adjudicaciones del Ejecutivo tripartito catalán a CESPA (del Grupo Ferrovial), donde trabaja Roger Junqueras, hermano del líder de Esquerra.

La respuesta de Daniel de Alfonso es: “Nosotros estamos investigando cosas de Esquerra, pero son muy débiles. Esa es la verdad, ministro, son de CESPA, pero no acabamos de…Tenemos cuatro adjudicaciones al hermano de Oriol Junqueras. Yo estoy intentado convencer ahora al Grupo Planeta para que me haga una investigación, para que no aparezca nadie y no sea nada sospechosa”. El jefe Antifraude se refiere a un supuesto enriquecimiento del padre de Junqueras en el municipio de Puigcerdà relacionado “con temas de terrenos y demás”. Y añade: “He hablado con el director de Seguridad de Planeta que es un hombre de la Policía, Antonio López López, y le he dicho: “Oye, sabiendo cómo piensa José Manuel (Lara), nos interesa. Si quiere, lo podéis hacer vosotros. A mí lo que me interesa es que comprobéis adjudicaciones, recalificaciones, en nombre o como apoderado en los últimos 8 años. Que aparecen nombres y tal, pues dámelo que eso ya lo pondré yo en orden”.

Y este no es el único caso en el que salen a relucir familiares de políticos nacionalistas. El ministro también pregunta por Felip Puig, que estuvo al frente de varias consejerías del Gobierno catalán, y De Alfonso responde: “De Felip Puig yo tengo una cosa, las dos cuñadas. Las dos cuñadas que eran categoría D, actualmente pasaron a ser C pero eran D en el momento, trabajaban en un departamento de la Generalitat y por un decreto firmado por Francesc Homs se las colocó como eventuales e interinas para hacer sustituciones de baja por maternidad y demás en nivel A-27. Se sacó un concurso, que además luego fue anulado, en el que se las nombró previamente a que el concurso se resolviera en el departamento de Asesoría Jurídica de la Generalitat de Presidencia. Y eso lo tengo ya cerrado, por eso he traído el maletín, para mostrártelo. Porque eso yo, ahora te explico por qué. Entonces, se las nombró con carácter previo a que el concurso se resolviera y se resolvió, obviamente, ganándolo y entonces se lo dieron. Un concurso que luego fue anulado por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya. Y hay dos firmas de Francesc Homs, una carta donde dice que las nombren o se le nombre en concreto a una de ellas en dos ocasiones. (…) Se las nombra porque sí a un A-27 sin esperar a que salga el concurso resuelto y además se hace por dos ocasiones”.

“Ahí, ahí están, ahí quedan fatal Felip Puig y Homs”, apunta más adelante el ministro y De Alfonso aclara: “Felip Puig no aparece, lo que pasa es que casualmente son sus dos cuñadas…”. Fernández Díaz insiste en que eso “políticamente le hace mucho daño” a Homs, porque está “en el límite de la prevaricación”. Homs, en ese momento, era consejero de Presidencia y portavoz del Govern de Artur Mas y uno de los más activos defensores del proceso soberanista.

“¿Él tiene conciencia de tener ese punto débil o no?”, pregunta en otro momento el ministro. “No lo sabe nadie más que José Ángel Fuentes Gago, mi director de investigaciones, tú y yo”, responde De Alfonso.

Las prisas del ministro para que salte el escándalo

En una de sus dos citas con De Alfonso, Fernández Díaz a duras penas pudo contener la emoción ante la inminencia de un escándalo que salpicara a Francesc Homs. Era el relativo a las cuñadas de Felip Puig y el ministro apremiaba al jefe Antifraude: “Esto, esto… si se publica a ti te perjudica, ¿no?” Su interlocutor reconocía que su situación no era fácil: “A mí me mata, porque esto se puede publicar si quieres, ministro… si quieres que se publique, yo me comprometo a que se publique, pero déjame que antes cierre el expediente, le dé el coscorrón, le mande la propuesta de informe diciendo que eso se tiene que anular, etc, etc. Y tres, dos meses después, un periodista lo averigua. Pero ahora… es que ahora no lo tengo cerrado ni asignado…” Pero el titular de Interior no creía que fuera a haber mayor problema: “Esto la Fiscalía te lo afina, hacemos una gestión”.

De Alfonso pone algunas objeciones ante la posibilidad de que se sepa que todo ha salido de su despacho: “Yo soy español por encima de todo, pero a mí me hunde, tengo familia”. Fernández Díaz le tranquiliza: “No, no. Es que el tema aquí es para hablar con el fiscal general y decirle: “Oye, mira, hay esto, ¿no?” Me explico…”

A lo largo de toda la conversación queda claro el interés del ministro porque se difundan las averiguaciones de Antifraude. “¿Estos podrían salir, no?”, pregunta en alusión a los documentos que le enseña De Alfonso quien, por su parte, responde: “Podría salir. Pero yo creo que, si salen, mejor que haya ido primero a la Fiscalía. Lo ideal es: si eso está en un juzgado y sale, nadie va a sospechar que sale de la Policía ni de investigaciones policiales; nadie va a sospechar. Eso sí, los funcionarios de turno, el periodista gacetillero que está siempre por ahí, el amigo del fiscal…” Jorge Fernández Díaz remata: “Lo digo porque muchas veces, cuando lo publicas, generas una presión mediática que al final haces que cosas por las que no se hubieran tomado interés, se lo toman”.

Rajoy alega desconocimiento aunque su ministro afirma que lo sabía todo

Solo habían pasado dos semanas desde la primera conversación, cuando el 16 de octubre de 2014 Fernández Díaz y De Alfonso se volvieron a entrevistar y el titular de Interior le transmitió a su interlocutor la sensación de que Mariano Rajoy estaba de acuerdo con los planes en contra de partidos que promovían el derecho a decidir. “El presidente del Gobierno lo sabe”, se le escucha decir en una nueva grabación difundida también por ‘Público”.

En la anterior conversación, la del 2 de octubre, el ministro se había despedido diciendo: el ministro se despidió asegurándole que informaría a alguien importante del Gobierno: “Yo tomo buena nota y se la voy a trasladar esta conversación a quien te puedes imaginar”. El 16 de octubre, cuando le comunica a su interlocutor que ya se lo ha comunicado todo a Rajoy, Fernández Díaz lo hace en estos términos: “Yo se lo dije a él, es un hombre discreto donde los haya. Por supuesto, su mano derecha no sabe lo que hace su mano izquierda. Yo le conozco muy bien, de muchos años. Llevo trabajando y colaborando con él desde febrero del 91 ininterrumpidamente, en la oposición, en el gobierno, en la oposición”.

El caso es que al presidente del Gobierno le ha pillado la bomba informativa cuando estaba siendo entrevistado en Onda Cero. Y allí ha asegurado que desconocía hasta el martes las conversaciones entre el ministro del Interior y el jefe de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC), ha garantizado que “jamás” se han filtrado investigaciones policiales desde el Ejecutivo para dañar a un partido e incluso ha ido un poco más lejos: “Yo no sabía quién era el jefe de la Oficina Antifraude ni sabía que existía ese cargo”. El jefe del Ejecutivo ha informado de que había hablado con Fernández Díaz nada más enterarse de la noticia y ha contado que el ministro le dijo que se trataba de dos reuniones que había celebrado hace dos años a petición del jefe de la OAC, que abordaron asuntos de su competencia y que era algo “absolutamente normal”.

Después, ha continuado con su campaña electoral y en Mallorca, en un encuentro con periodistas, ha expresado su total apoyo al ministro del Interior y ha vinculado las filtraciones con la campaña electoral. “Hay quien quiere pescar en río revuelto para ver qué saca”, ha dicho y ha añadido: “Hay gente con ganas de organizar un problema donde no existe”. El jefe del Ejecutivo cree que “aquí estamos en lo de siempre. Como estamos a cuatro días del final de la campaña, pues hay alguien que intenta aprovechar” y ha recordado que Fernández Díaz ha ordenado ya la apertura de una investigación: “Tengo plena confianza en las explicaciones que se han dado y no tengo absolutamente nada más que añadir”.

Fernández Díaz le da la vuelta a la tortilla y se presenta como “víctima”

El propio ministro del Interior ha considerado que la “verdadera conspiración” es que se haya hecho pública una grabación de las conversaciones, a pocos días de las elecciones. “Estamos a tres o cuatro días de las elecciones y esa es la verdadera conspiración, que aparezca una grabación de hace dos años por fascículos, sesgada y dirigida, y no que el ministro del Interior se reúna en su despacho con quien tiene por misión luchar contra el fraude y la corrupción” desde la Generalitat de Cataluña, ha subrayado en una entrevista en la Cadena Cope. “Quien habla de conspiración debería mirarse en el espejo”, ha dicho Fernández Díaz en alusión a la supuesta instigación al jefe Antifraude para armar un caso de corrupción contra familiares de políticos catalanes. El titular de Interior ha confirmado que el martes dio la orden a la comisaría de policía judicial para que abra una investigación al respecto.

El ministro ha insistido en que se reunió con un cargo institucional que está regulado por ley, que tiene el deber leal de colaboración con otras instituciones del Estado, y ha considerado “absolutamente ofensivo por no decir calumnioso contra el honor de una persona” insinuar que pudieran querer fabricar pruebas falsas.

Aluvión de reacciones de todos los partidos y ninguna buena

Nada más conocerse el contenido de estas grabaciones, se han sucedido las reacciones de todo el espectro político. El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha exigido la dimisión de Fernández Díaz al asegurar que “a los independentistas hay que ganarlos con argumentos, no con persecuciones”. Sánchez ha afirmado que los jueces, los fiscales y la policía “están para investigar delitos” y no para ser utilizados “de forma partidaria”. Por ello, ha exigido el cese del ministro tras recordarle que ya tuvo que haber dimitido cuando se supo que se reunió de forma discreta con el exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato cuando éste estaba imputado por diversos delitos económicos.

“Lo digo sin aspavientos, de manera moderada. Tiene que abandonar la vida política de este país, honestamente lo digo. Lo tuvo que hacer hace tiempo, tras conocerse que se reunió con Rato, y ahora ya no tiene más justificación para seguir en el cargo”, ha sentenciado Sánchez en declaraciones en el programa “Herrera en COPE”. El candidato socialista se ha mostrado de acuerdo en investigar el origen de las grabaciones, como ha sostenido el ministro, pero ha insistido en su rechazo a “la instrumentalización que se está haciendo de las instituciones públicas para perseguir a adversarios políticos”.

En clave electoral, Sánchez ha subrayado que “un problema no se resuelve con otro problema”, en alusión a que el PP no puede dejar el Gobierno para tomarlo Podemos, ni “hay que pasar de la policía a sueldo de Fernández Díaz a la policía a sueldo de Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero”. El secretario general del PSOE ha aseverado que su partido siempre va a defender la independencia de los jueces y la policía, al tiempo que se ha mostrado convencido de que cuando Alfredo Pérez Rubalcaba fue ministro del Interior, no utilizó ninguna institución “para dañar a un adversario político”.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, cree que las conversaciones que se han publicado entre el ministro del Interior y el director de la Oficina Antifraude de Cataluña tienen la “suficiente gravedad como para que haya dimisiones inmediatas”. En una entrevista en RNE, Iglesias ha considerado “muy llamativo” que el asunto no aparezca hoy en las portadas de los principales diarios nacionales. “Debería merecer dimisiones inmediatas y más atención, porque es de las cosas más graves que han ocurrido en nuestro país”, ha opinado.

También el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha reclamado la dimisión inmediata de Fernández Díaz y del director de la Oficina Antifraude de Cataluña si son ciertas las grabaciones. Si las personas que están en la conversación son ellos deben dimitir ambos, es impropio de una democracia y menos de un ministro del Interior utilizar a la Policía para atacar a la oposición”, ha denunciado en una entrevista en Onda Cero.

El presidente de Ciudadanos ha pedido a su grupo parlamentario que explore si hay algún resquicio parlamentario para que Fernández Díaz o el propio Rajoy comparezcan en el Congreso sobre este asunto. “Para que los ciudadanos recuperen la confianza en la política tienen que tener confianza en los políticos”, ha advertido Rivera, que ha acusado también al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, de haber utilizado documentación de su ministerio para “amedrentar” a medios de comunicación.

El Govern denuncia la guerra sucia del Estado y también extrae consecuencias políticas

A todas estas peticiones de dimisión se han sumado, obviamente, los partidos catalanes: Esquerra (ERC), Convergència (CDC), PSC, En Comú Podem y la CUP. La portavoz del Gobierno catalán, Neus Munté, ha dicho que “hacen falta explicaciones urgentes y, si corresponde, la asunción de responsabilidades”. El presidente catalán, Carles Puigdemont, ha denunciado “toneladas de guerra sucia del Estado” contra el proceso soberanista y ha remarcado que el proyecto independentista no ha quedado “sepultado por toneladas de conjuras y cloacas”, antes de apelar a aceptar la “realidad” de que el soberanismo está “más vivo que nunca”. El consejero de Exteriores, Raül Romeva, ha reclamado una lectura distinta de ciertas informaciones que se filtraron en su día, cuando el independentismo empezaba a estar en todo su apogeo.

A juicio de Romeva, “se han usado las instituciones del Estado para instrumentalizar” el debate soberanista. “Esto no es inocuo, no puede quedar impune”, ha dicho y ha pedido “una reflexión colectiva”, más allá de que se produzcan dimisiones, porque el ministro Fernández Díaz, como candidato, aspira a formar parte de un futuro gobierno. “La gente tiene que reflexionar a quién está votando”. Y ha concluido: “Si hubiera pasado en cualquier otra candidatura, la contundencia hubiera sido implacable”.

 

RELACIONADO