El Brexit y sus graves efectos para España

Después de haber ganado por más de 10 puntos el referéndum sobre la permanencia de Escocia en el Reino Unido (55% contra 44%), el primer ministro británico, David Cameron, regresa hoy al borde del precipicio con el nuevo referéndum que él avaló sobre la permanencia de Gran Bretaña en la Unión Europea. Una provocación de la que ahora Cameron dice que si triunfa la postura a favor de la salida sería una catástrofe para su país. Pues si tan grave era ¿por qué Cameron arriesgó? Pues para ganar las elecciones y así frenar a los antieuropeos del partido UKIP, los que ahora lo tienen en jaque.

Lo grave de este desafío es que el Brexit no solo afectaría a los británicos sino al comercio y las finanzas internacionales y a toda la UE. España está incluida en esa bolsa de perjudicados de especial manera porque son muchos los intereses compartidos por ambos países, entre los que destacan la balanza comercial (más de 6.000 millones de euros favorables a España) y sobre todo la turística porque los miles de británicos que visitan España anualmente se dejan en nuestro país más de 14.000 millones de euros, además de los que aportan muchos jubilados y residentes de esa nacionalidad en España.

Así mismo, España perdería muchas inversiones de capital inglés y sufriría el impacto financiero de la devaluación de la libra en turismo, importaciones y exportaciones así como por la presencia de dos destacadas entidades bancarias españolas en el Reino Unido como son Santander y Sabadell, cuyos activos en Gran Bretaña superan los 340.000 millones de euros. También se verían afectados por el Brexit los emigrantes y residentes españoles en el Reino Unido.

Y todo ello sin perder de vista la crisis política que se abriría en el seno de la UE en un tiempo donde la inestabilidad española es flagrante como pronto se verá después de las elecciones generales de este domingo 26 de junio.

En suma, si el Brexit triunfa (las encuestas en Londres hablan de un ‘empate técnico’ a favor y en contra) será algo muy malo para todos en general en la UE –y también para las relaciones de la UE con los Estados Unidos- y de manera especial para España.
País que, por otra parte, se vería obligado a aumentar su aportación a la UE porque la salida del Reino Unido de los Tratados obligará a que el resto de países miembros complementen la que el Reino Unido entregaba al Presupuesto europeo.

Desde luego las peores consecuencias del Brexit las sufrirán los ingleses si optan por ese camino, pero en sus manos está el impedirlo en la votación de este jueves que Cameron nunca debió convocar y que, de salirle mal, acabará con su carrera política. La misma que él pretendió salvar convocando el referéndum que hoy se va a celebrar.

Los comentarios de Disqus están cargando....