Bomba de racimo sobre la campaña electoral

La publicación por parte del diario digital Público.es de una grabación de conversaciones del ministro del Interior Jorge Fernández Díaz con el director de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC), Daniel de Alfonso, animándole a incriminar a políticos de CDC o ERC en posibles delitos, ha estallado como una bomba de racimo a cuatro días de las elecciones generales de este domingo, con las consiguientes consecuencias para el Gobierno en funciones, para el ministro del Interior, para el Partido Popular y, sobre todo, para Mariano Rajoy que, desde hace horas, tiene sobre la mesa de su despacho en La Moncloa la petición unánime de todos los partidos políticos exigiéndole el inmediato cese del señor Fernández Díaz, uno de los titulares de Interior más discutido por su forma de actuar y por su descontrol de la policía y de los servicios de información.

Era lo peor que a estas alturas, a cuarenta y ocho horas de a jornada de reflexión, le podía haber ocurrido al Partido Popular y sobre todo a Mariano Rajoy, que le será muy difícil, después de esas grabaciones, seguir como candidato a la Presidencia del Gobierno en ese clima que ha creado la oposición de que es imposible cualquier acuerdo con él, con lo que tiene que dar paso a otro candidato de su partido, pero que no sea de su entorno más próximo como la vicepresidenta Sáenz de Santamaría. Este miércoles, coinciden todos los observadores, la campaña puede cambiar de signo, beneficiando al PSOE y Ciudadanos. P.O.