Francia y Suiza buscan la victoria pero terminan con un empate que satisface a ambas

La anfitriona pasa como primera de grupo y el combinado helvético como segundo

La selección francesa certificó este domingo su presencia en octavos de final de ‘su’ Eurocopa como primera de grupo después de un encuentro en el que creó las mejores oportunidades pero en el que Suiza, consciente de que el resultado del Albania-Rumanía le aseguraba la segunda plaza incluso siendo derrotada, adelantó líneas en la segunda mitad y dominó a los galos en algunas fases del choque.

El encuentro llegaba con la sospecha de que Francia y Suiza ‘pactaran’ una igualada que servía a los galos para acceder a octavos como primeros de grupo y a los helvéticos para clasificarse como segundos, pero muy lejos de ello, los dos equipos saltaron al césped a por todas, con una intensidad mayor que la que imprimieron en los primeros minutos de sus dos anteriores encuentros.

La selección francesa, en la que Deschamps reservó a Payet y a Giroud pensando en el cruce de la siguiente ronda, fue la que aunque sin ocasiones claras arrinconó a Suiza en los primeros minutos, con un ímpetu que frenaron los helvéticos en su primer acercamiento, en el que un error de Pogba al intentar despejar un centro desde la derecha estuvo a punto de convertirse en un autogol o al menos, servírselo en boca de gol a un Djourou que desde el suelo y en boca de gol no logró conectar con el balón.

El centrocampista de la Juve, principal petición de Zidane a Florentino para el mercado veraniego, fue el protagonista indiscutible de los siguientes minutos, porque protagonizó tres clarísimas ocasiones de peligro que estuvieron a punto de romper el empate inicial. Y las tres con una de las principales armas del franco-guineano: el disparo lejano.

Con su primer disparo, Sommer erró al tratar de atrapar el balón y el balón, que llegó a tocar el larguero, estuvo a punto de entrar en la portería suiza, pero salió a córner. Con el segundo, el guardameta suizo se redimió al despejar el potente lanzamiento. Y con el tercero, estrelló el balón en el larguero con un zapatazo que volvió a estar a punto de convertirse en gol.

Aunque Suiza no renunciaba ni mucho menos al ataque y lo intentaba, como con un lanzamiento alto de Shaqiri, Francia fue ganando terreno y se erigió en dominadora. Los helvéticos pasaban muchos apuros en las acciones a balón parado. Un cabezazo de Koscielny despejado despejado por Schar fue la mejor opción de la anfitriona.

El partido no podía ser más entretenido. En un campo, Koscielny tuvo que despejar un centro chut de Embolo y en el otro, Francia incrementaba sus avances por la banda izquierda con Coman como principal arma, y Griezmann comenzaba a aparecer incluso con algún remate de cabeza que dejaba al descubierto las carencias de los suizos al defender los balones aéreos.

El cerocerismo no hizo justicia al descanso tras una primera parte con ocasiones para los dos bandos, que se marcharon al vestuario conocedores de que el triunfo parcial de Albania sobre Rumanía aclaraba todavía más a su favor el panorama del grupo.

Suiza manda tras el descanso, Payet hace reaccionar a FRancia

Esas noticias del triunfo albanés animaron a Suiza a buscar un triunfo que le permitiría un camino más plácido en los cruces, porque el segundo de este grupo está condenado, si España cumple, a enfrentarse a la vigente campeona de Europa en cuartos de final.

Aunque Lloris apenas tenía que intervenir, los helvéticos obligaron a los anfitriones a retrasar líneas, y salvo con algún contragolpe de un participativo Griezmann, que puso a prueba a Sommer a los 56 minutos, comenzaron a ver de lejos la portería rival.

Deschamps ordenó la entrada de Payet, uno de los jugadores más destacados del campeonato, y retiró del campo a Coman. Pero no varió la tónica. Suiza, consciente de que en esos momentos era indiferente empatar que perder pero que en caso de victoria lograría un cruce más asequible, continuó dominando la posesión del balón y amenazando a Lloris.

Pero no llegaban opciones muy claras, y Seferovic por Embolo fue la variación en el once suizo en busca de ese gol decisivo, en el preludio de una oportunidad clarísima para Francia, cuando Sissoko, en un espectacular derroche físico con una internada por la banda derecha que comenzó en su campo, centró para que Payet rematara. El balón se estrelló en el larguero, por lo que no llegó el tercer gol en el torneo del extremo del West Ham.

Cuatro minutos después volvió a aparecer Payet con un lanzamiento desde la frontal que salió fuera por muy poco, a la izquierda de Sommer. La ‘sensación’ de la Eurocopa dispuso a tres minutos del final un libre directo a tres minutos de la conclusión, pero su lanzamiento se estrelló en su compañero Sissoko.

Los últimos minutos sí se convirtieron en un pacto de no agresión, aunque ya en el descuento, Suiza hizo un último intento con una jugada por la derecha y un centro que no encontró rematador, aunque Sagna agarró de la camiseta a Dzemaili y estuvo a punto de costarle a su selección un penalti que pudo variarlo todo.

Al final empate que satisfizo a ambos y buenas noticias para España, que si es primera de grupo podría enfrentarse en cuartos a los helvéticos pero que no vería a los anfitriones hasta una hipotética final.

FICHA TÉCNICA.

SUIZA: Sommer; Lichtsteiner, Schär, Djourou, Rodríguez; Xhaka, Dzemailli, Behrami; Shaqiri, Mehmedi y Embolo.

FRANCIA: Lloris; Sagna, Rami, Koscielny, Évra; Sissoko, Cabaye, Pogba; Griezmann, Gignac y Coman.

–ÁRBITRO: Damir Skomina (SLO).

–ESTADIO: Stade Pierre Mauroy de Lille.

–HORA: 21.00. Telecinco