España se gusta ante Turquía con el mejor fútbol de la Eurocopa

La Roja, clasificada para octavos, se jugará el martes el liderato del grupo ante un combinado croata en el que no estará el lesionado Modric, en un partido en el que un empate bastará a los jugadores de Del Bosque

Llegó, brilló venció. La Roja está en octavos después de otra lección de fútbol, esta vez ante Turquía, a la que le endosó tres goles y a la que perdonó una goleada escandalosa en noventa minutos primorosos en los que la selección española volvió a dejar patente su calidad en el centro del campo, su solvencia defensiva y sus excelentes ayudas por las bandas pero en las que además se mostró inapelable en el ataque, con Morata y Nolito como protagonistas bajo la batuta de un magistral Iniesta.

Las buenas sensaciones del debut ante la República Checa llevaron a Del Bosque a repetir el once del estreno, con la confianza de sumar una victoria que certificara la presencia matemática del equipo español en cuartos de final a expensas de jugarse el primer puesto en la última jornada ante Croacia.

El encuentro comenzó con mucha intensidad por las dos partes, como quedó claro con las amonestaciones sufridas por Sergio Ramos y Yilmaz cuando no se habían cumplido todavía los diez primeros minutos. España, que poco a poco fue adueñándose del balón, creó precisamente en el minuto 10 su primera ocasión, con un centro de Jordi Alba que Topal, al anticiparse a Morata, estrelló involuntariamente en el poste derecho de la portería turca. A la salida del córner, Piqué estuvo a punto de incrementar su cuenta en la lista de goleadores, pero su remate picado de cabeza se perdió alto tras botar ante Babacan.

España dominaba el centro del campo, pero el combinado otomano, con reiteradas faltas, conseguía al menos no conceder apenas ocasiones de peligro y en acciones aisladas acercarse a los dominios de De Gea, como con un libre directo de Calhanoglu que salió alto.

La Roja volvía a hacer galas de sus armas del debut: la variedad de recursos. Por el centro, con paredes, y por las bandas, con Jordi Alba y Juanfran muy participaticos. España crecía con el paso de los minutos y a la media hora, Nolito estuvo cerca del gol con un lanzamiento que salió fuera, cerca del poste izquierdo de la portería otomana, y con un remate en semifallo que salió desviado después de una buena internada de Juanfran.

Y de una jugada de Jordi Alba por la izquierda y un centro de Nolito nació el primer gol de España, porque Morata cabeceó a las mallas el balón servido por el celtista, una 'ganga' del mercado veraniego al tener una cláusula de 18 milllones. El madrileño, con su gol, también subió su cotización de cara a la presunta intención del Real Madrid de 'hacer caja' con él.

La clasificación parecía ya encarrilada, pero la tranquilidad no tardó en llegar, porque Nolito, aprovechando un balón que quedó muerto en el área turca tras un rechace, firmó el segundo gol de España, que disfrutó manejando la posesión en los minutos siguientes acompañados de los 'olés' de la afición de la Roja.

Al contragolpe, todavía hubo tiempo antes del descanso de un par de llegadas en las que la defensa turca consiguió deshacer el peligro. Cuando sonó el silbato de Mazic, España tenía ya un pie y medio en octavos y la moral por las nubes.

Morata sentencia al inicio de la segunda parte

Parecía difícil igualar el buen juego de la primera parte, pero la segunda comenzó igual o mejor. Porque un gran pase de Iniesta por el centro a Nolito, que el vigués recibió en posición dudosa, fue prolongado por el gaditano con un pase de la muerte que no desaprovechó Morata.

Si el ataque parecía el talón de Aquiles de España, que no convertía en gol todo lo que creaba, este viernes acabó con ese sambenito, y convirtió a la pareja Nolito-Morata en imprescindible en los últimos metros.

Sahin había sustituido a Calhanoglu al descanso, pero el exmadridista no consiguió atenuar el control español en un centro del campo en el que Iniesta y Silva, que estuvo a punto de marcar en dos ocasiones el cuarto, campaban a sus anchas.

Tampoco cambió el panorama con la inclusión de Sahan ni con la entrada de Bruno, quien no tardó en probar fortuna con un lanzamiento que despejó Babacan, por Silva. El dominio español y su vistosidad al primer toque era tal que Turquía, impotente, se encerró con el objetivo de no encajar una goleada de escándalo, renunciando a buscar un gol. Y su afición, comenzó a abuchear a Arda cada vez que tocaba el balón, señalándolo como uno de los culpables de la 'humillación'. La hinchada española, quizás con cierta sorna, comenzó entonces a corear su nombre.

Koke, que entró en el lugar de Cesc, fue el siguiente en entrar al terreno de juego, en el que España disfrutaba y los turcos pedían la hora. Sahan estuvo a punto de acortar distancias pero tras superar a De Gea azpilicueta acudió bien en la ayuda e impidió el gol. En el lado español, tocar, tocar y disfrutar, con fiesta de sus aficionados, que además de corear el nombre de Iniesta hicieron lo propio con el de Piqué.

Al final, excelentes sensaciones las de una selección española que pese a que llegó con dudas a la Eurocopa y tercera en las apuestas, tras Francia y Alemania, ha desplegado hasta el momento el mejor fútbol de entre las veinticuatro participantes en la Eurocopa y se convertirá desde ahora para muchas en la rival a batir.

ALINEACIONES:

ESPAÑA: De Gea; Juanfran, Piqué, Ramos, Alba; Busquets, Koke, Iniesta; Silva, Nolito y Morata.

TURQUÍA: Babacan; Gönül, Kaya, Balta, Erkin; Topal, Inan, Zyakup; Sen, Çalhanoglu y Turan.

ÁRBITRO: Milorad Mazic (SRB).

ESTADIO: Stade de Nice, Niza.