Richard Ford, el cronista de la América del siglo XX

El narrador, nacido en 1944 y hombre de gran conciencia social, se confiesa lento escribiendo, y es considerado el mejor autor norteamericano en activo

richard-fordLa literatura estadounidense ha regresado a los Premios Princesa de Asturias este año de la mano de Richard Ford (Jackson, Mississipi 1944), autor de la aplaudida trilogía protagonizada por Frank Bascombe (El periodista deportivo, El día de la independencia y Acción de gracias).

Su última obra publicada es la colección de relatos Francamente, Frank (publicado en España por Anagrama), centrada en el mismo personaje. Tras premiar la narrativa de su compatriota, Philip Roth, en 2012, el galardón vuelve a posarse en Estados Unidos y recae en el creador de Frank Bascombe –curiosamente, este personaje literario acaba de cumplir 30 años–, un hombre irónico, políticamente incorrecto, que fracasa como escritor pero triunfa de periodista deportivo, luego como agente inmobiliario y ahora vive los días de su jubilación.

Bascombe fue un proyecto que nació por una sugerencia de su esposa, quien le propuso escribir sobre alguien que fuera feliz, y está considerado un referente literario en Estados Unidos.

El mejor novelista en activo de EEUU para Raymond Carver

Cronista de su norteamérica natal y del día a día de sus compatriotas y del llamado sueño americano, Ford –a quien muchos consideran heredero de la narrativa de Hemingway y Faulkner, aunque él se aleja de esas etiquetas – es autor de una decena de obras más que incluyen ensayos y relatos. De él dijo el gran Raymond Carver, padre del realismo sucio, que era el mejor novelista en activo de EEUU. Precisamente, uno de sus últimos trabajos más celebrados, Canadá, tiene ese título por una apuesta con Carver, de quien era muy amigo.

Licenciado en literatura, entre sus referentes se encuentran grandes nombres como Flannery O'Connor, William Faulkner y Eudora Welty. Al igual que su célebre Frank Bascombe, Ford también se dedicó durante años al periodismo deportivo, hasta centrarse por completo en literatura. Es un hombre con una gran conciencia social, como demostró en su visita a España el año pasado, donde habló de la inmoralidad que domina el mundo actual.

El autor de Jackson, que se confiesa “escritor lento”, ha afirmado que no volverá a producir obras extensas como la mencionada Canadá o de El día de la independencia, con la que ganó el Pulitzer y el Faulkner.

El jurado ha destacado que el estilo de Ford está marcado por una "épica irónica y minimalista que define a sus personajes, tramas y argumentos".El cuidado detallismo en las descripciones, la mirada sombría y densa sobre la vida cotidiana de seres anónimos e invisibles, conjugan la desolación y la emoción de sus relatos. Todo ello convierte a Ford en un narrador profundamente contemporáneo y, al tiempo, en el gran cronista del mosaico de historias cruzadas que es la sociedad norteamericana".