Tribunales

El joven condenado por robar una bici, a prisión tras ser rechazado su indulto

Adrián Moreno, que fue condenado por el robo de una bici cuando tenía 18 años y no ha logrado el indulto que solicitó, ingresará este miércoles en el Centro de Inserción Social (CIS) Luis Jiménez de Asúa, de Sevilla.

El abogado del joven, que ahora tiene 26 años y tiene empleo fijo, ha explicado que están intentando suspender de nuevo la entrada en prisión o que pueda cumplir la condena de seis meses en el CIS para continuar con su puesto de trabajo.

“La falta de información desde el Ministerio de Justicia, a pesar de su compromiso de resolver dicho indulto, demuestra cómo funciona la Justicia en España”, ha enfatizado su abogado, Ángel Luis Bordás, que pretende lograr otra suspensión “in extremis” de su ingreso en prisión “o, por lo menos, que esté el menos tiempo posible”.

El joven tenía que ingresar en prisión el pasado 15 de marzo, pero la juez de lo penal 13 de Sevilla, Yolanda Sánchez, lo aplazó hasta este miércoles.

En su resolución, la juez no aceptó la suspensión de la pena de seis meses que le impuso debido a su “peligrosidad delictiva”, ya que fue condenado en cuatro ocasiones y además no tuvo efecto la suspensión que acordó con una de las penas impuestas.

La juez explicó que suspendió la condena por el allanamiento de morada del domicilio de su expareja sentimental que cometió en 2010, aunque volvió a delinquir dos meses después de finalizar el plazo de suspensión de la condena.

La Fiscalía, añadía la juez, ha informado desfavorablemente a la suspensión de la pena por el hurto de la bici por la existencia de cinco detenciones por hurto y cuatro delitos contra la seguridad vial cometidos entre 2011 y 2014 así como otro delito por el mismo motivo ya sentenciado.

La juez reitera los argumentos de la Audiencia de Sevilla expresados el 10 de febrero de 2016: “Se evidencia el escaso efecto intimidatorio y rehabilitador de las anteriores condenas”.

El historial delictivo incluye, según la Audiencia, una condena de dos años y 6 meses acordada en 2006 por un robo con violencia; una sentencia de 2007 por quebrantamiento de condena; y otra de seis meses por un hurto en 2008, lo que evidencia la “peligrosidad” del condenado.

En el hurto de la bici, señala la juez, el condenado mostró un “nulo arrepentimiento” e imputó la infracción penal a un menor de edad, y tras ese hecho fue condenado en dos ocasiones más por hechos ocurridos el mismo año.

Tanto el abogado como el Ayuntamiento de Sevilla han pedido el indulto por considerar que el condenado ahora se encuentra “completamente rehabilitado”.