Francia derrota a Rumanía con un gol postrero en el partido inaugural

El conjunto rumano se clasificó para la Eurocopa con la mejor defensa de la fase de clasificación

Francia llegaba como clara favorita al partido que abría la Eurocopa. No hubo sorpresas en los dos onces ni en las disposiciones tácticas, y en el ataque francés, Payet se situó en el costado izquierdo, Griezmann en el derecho y Giroud en el centro. En el combinado rumano, el cordobesista Andone ocupó la punta del ataque, con el rayista Rat como lateral izquierdo defensivo.

La ambición de los rumanos sí sorprendió a propios y extraños en los primeros compases. Con la línea defensiva muy adelantada, los de Iordanescu buscaron sin complejos la portería rival desde el inicio, y a los tres minutos dispusieron de una ocasión escandalosa tras un saque de esquina en el que Stanciu tocó de cabeza y Stancu, completamente solo en el segundo palo y en boca de gol, remató con su pie derecho al centro de la portería, justo donde estaba Lloris.

La anfitriona tardó pocos minutos en reaccionar, y cuando se había cumplido un cuarto de hora ya había llegado en dos ocasiones con mucho peligro a los dominios de Tatarusan, con un cabezazo de Giroud a centro desde la izquierda que salió fuera, y con un remate de cabeza de Griezmann que repelió el poste izquierdo de la portería rumana.

El encuentro entró en una dinámica en la que Francia se erigió en dominadora pero no craba ocasiones claras. Los locales hacían gala de su potencia para entrar por las bandas o el centro recibiendo pases largos o saliendo con el balón controlado, pero los rumanos, acumulando hombres en el centro del campo, demostraban por qué presentaron los mejores números defensivos en la fase clasificatoria.

Superada la media hora de juego, Griezmann volvió a estar cerca del gol, cuando remató fuera por muy poco un centro de Payet tras una buena internada por la derecha del jugador del West Ham y a ocho del descanso, llegó la jugada polémica del partido, cuando Koscielny al tratar de despejar pegó una patada a la rodilla derecha de Andone cuando el cordobesista entraba en el área. Kassai no sólo no pitó el penalti, sino que estuvo a punto de no permitir la entrada de las asistencias para que atendieran al delantero rumano.

Con un remate alto de Giroud y un par de internadas por la derecha de Payet, el más incisivo de los de Deschamps, se cerró un primer tiempo en el que Francia su mejor a los puntos pero en el que Rumanía no se arrugó.

El inicio del segundo período fue un calco de lo acontecido en el primero. Rumanía salió a por todas y Stancu recibió en el punto de penalti un servicio de Stanciu, paró el balón con el pecho, y solo ante Lloris envió fuera el balón con una media volea.

Otra vez dominio visitante durante unos minutos y de nuevo reacción francesa tras cinco o seis minutos de desconcierto. Giroud lo intentó con un disparo que salió fuera, Pogba, con un potente lanzamiento desde la frontal del área, puso a prueba a Tatarusan y Giroud, a la tercera, marcó el primer gol de la Eurocopa 2016.

Fue con un remate de cabeza y en una acción discutible, porque el jugador del Arsenal golpeó en el salto con su codo derecho al portero rumano en su salida, eso sí, fuera del área pequeña.Otra acción polémica en favor de los de casa, aunque al menos a la tercera la polémica sí se resolvió en favor del equipo foráneo, cuando Evra cometió la torpeza de zancadillear a Stanciu cuando entraba en el área pero no llegaba ya al balón. Kassai tardó en señalarlo porque no lo vio o no quiso verlo, pero su juez de línea lo vio y no lo pasó por alto.

Stancu no perdonó ante Lloris y marcó un gol psicológico que Francia acusó en los siguientes minutos. Rumanía reforzó su centro del campo dando por buena la igualada. Deschamps retiró al atlético Griezmann y a Pogba, el objetivo madridista para este verano, pero la velocidad que aportaron Coman y especialmente Martial como extremo derecho no se traducía en ocasiones. El empate parecía un hecho, pero a dos minutos del final, Payet, con un zapatazo desde fuera del área que se alojó por la escuadra izquierda de la portería rumana, le dio a la anfitriona los tres puntos y medio billete para la siguiente fase. C'est la vie.