En Comú Podem arrasa en Barcelona, el PSC aguanta segundo y CDC se desploma

La última encuesta publicada sobre las expectativas de voto de cara al 26-J confirma que Barcelona, que durante décadas fue un importante granero socialista, ahora lo es para Podemos y sus aliados en Cataluña. Según el sondeo elaborado por Metroscopia y recogido por el diario El País, En Comú Podem, la fuerza integrada por Podemos y sus socios en la región y cuyo principal activo político es la alcaldesa de Barcelona Ada Colau, arrasaría con un 34,1% en intención de voto, más de siete puntos porcentuales por encima del 26,9% obtenido el 20-D.

La consecuencia directa de esta meritoria subida -a diferencia de otras circunscripciones, en ésta ya se contaba de antemano con la alianza con IU, en este caso ICV- es la suma de otros tres diputados en el Congreso, pasando de los nueve de esta breve legislatura a 12.

Como segunda fuerza política se mantiene el PSC, que es capaz de aguantar el tirón, las divisiones internas y la desconfianza de otros barones nacionales respecto a los socialistas catalanes y sólo pierde medio punto porcentual, pasando de un 16,3% en diciembre a un 15,8%. Esta leve variación no altera el resultado de la anterior convocatoria electoral, por lo que el PSC seguiría teniendo cinco diputados, un dato que está muy lejos de las tradicionales cifras que los socialistas lograban en Cataluña.

Tercera en liza continúa ERC. Los independentistas de izquierda empiezan a acusar ligeramente su labor de Gobierno en la Generalitat y pasan de un 14,5% de voto en diciembre a un 13,8% en el sondeo. Este leve descenso les arrebata un diputado, pasando de cinco a cuatro.

En cuarto lugar aparece Ciudadanos, que pese a bajar también de un 13,5% a un 12,3%, logra mantener sus cuatro escaños por Barcelona en el Congreso. Sí que pierde un escaño el PP, quinta fuerza política, pasando de un 11,3% a un 9,9%. Los 'populares' no remontan el vuelo en Cataluña y sus actuales cuatro diputados se quedarían en tres.

Sin embargo, el caso más reseñable es el de la refundada CDC. A falta de conocer su nuevo nombre y sus nuevas directrices, los tradicionales convergentes siguen su caída libre y pasan del 13,2% que obtuvieron en diciembre bajo la marca DiL a un 9,5% que les sitúa en un histórico sexto puesto en la provincia. Pese a ello, las particularidades de la Ley D'Hont hacen que tan sólo pierdan un escaño respecto a diciembre y se queden con tres.