Pinchazos fraudulentos

Entre 10% y 30% de visitas a portales "web" las hacen robots o gente a sueldo

Algunos portales pagan a personas del tercer mundo para que accedan a ciertas paginas y se aumente así artificialmente la cifra de visitas

Entre el 10 y el 30 % de visitas a portales de internet las hace un robot, un programa en el navegador del usuario o personas que cobran por visualizar el sitio y no por internautas realmente interesados en su contenido, ha explicado hoy a Efefuturo Rubén Cuevas, profesor de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M).

Aunque no existen cifras científicas, sino estimaciones de empresas, los daños económicos por estas prácticas para falsear datos se cifran en miles de millones de euros al año, añade el investigador, del departamento de Ingeniería Telemática de la UC3M.

Cuevas es uno de los autores de una reciente investigación realizada por la UC3M, junto con Imdea Networks, NEC Labs Europe y Polito sobre visitas a portales de vídeo en internet, publicada en el repositorio científico ArXiV, en donde se comparten resultados previos de trabajos, bajo el nombre "Entender la detección del fraude de visitas falsas en portales de contenido en vídeo".

Estos sitios tienen contadores de visitas que registran el número de visualizaciones para reflejar el nivel de éxito de la pieza, cuya cifra puede emplearse en campañas publicitarias "online".

Cuevas advierte de que resulta bastante fácil por cualquiera con unos conocimientos técnicos de informática falsear con robots o ciertos programas el número de visitas a páginas de internet.

En la mayoría de casos analizados como parte de la investigación, salvo en YouTube, aunque con salvedades, estas visitas pueden ser fácilmente falseadas con robots o "bots", que son programas informáticos que replican el comportamiento de un usuario en internet para incrementar de manera artificiosa las cifras.

Según el estudio, YouTube tiene el único sistema relativamente eficiente para detectar este tipo de fraude en visitas a vídeos, aunque con incoherencias, según el experto.

Al parecer, ciertas visitas son detectadas por esta plataforma como fraudulentas y por tanto descontadas del contador público aunque paradójicamente, al mismo tiempo, Google cobra al anunciante por ellas.

Un portavoz de Google consultado por Efefuturo ha destacado que "nos tomamos muy en serio el tráfico no válido y hemos invertido significativamente en la tecnología y el equipo que lo mantiene fuera de nuestros sistemas".

"La gran mayoría del tráfico no válido es filtrado por nuestros sistemas antes de que se cobre a los anunciantes", añade la fuente.

Este estudio es pionero al analizar este tipo de fraude en las visualizaciones de plataformas de vídeo así como qué hace la industria para combatirlo.

Como parte de la metodología, los autores de la investigación han jugado el rol de todos los agentes implicados en el fraude: el atacante, el agente que publica el vídeo y el anunciante que paga por aprovecharlo para colocar anuncios.

Se atacaba desde un mismo ordenador incluso 500 veces en un día un mismo vídeo para comprobar cómo eran contabilizadas las visitas, explica Cuevas.

"El 99 por ciento de la gente ve menos de veinte veces en un jornada una misma pieza; la obtención de cifras superiores resultan muy sospechosas", advierte el experto.

Añade que, además de robots para simular visitas cuyos servicios se pueden comprar fácilmente en internet a ciberdelincuentes, y de programas instalados en navegadores del usuario, otro de los fraudes en la visualización de vídeos se realiza contratando a personas para que lo hagan.

Normalmente, se contacta con personas del tercer mundo, a quienes se les paga muy poco dinero, en torno a un céntimo, a menudo, para que accedan a ciertas paginas, y se aumente así artificialmente la cifra de visitas.