El PP tacha de “surrealista” proponer un envío único de las papeletas electorales

El partido rechaza la propuesta de otras formaciones para ahorrar e insiste en que no se puede "jugar" con algo que garantiza la "privacidad" del voto

El vicesecretario general de Organización del PP, Fernando Martínez-Maillo, ha tachado de “surrealista” la propuesta de Podemos, IU y Ciudadanos de hacer un envío único de todas las papeletas para reducir costes y ha insistido en que no se puede “ni jugar ni frivolizar” con algo que garantiza la “privacidad” del voto.

Así lo ha dicho en una entrevista en TVE, en la que ha asegurado que meter en sobre todas las “40 o 50 papeletas” de todos los partidos que se presentan a los comicios es “surrealista”. En este sentido, ha reiterado que “lo que no se puede hacer” es “quitar lo que garantiza el derecho al voto y, desde luego, con eso no se puede ni jugar ni frivolizar“.

Para el dirigente ‘popular’ el buzoneo es un gasto “imprescindible y consustancial a la democracia y al derecho al voto”. Es una “garantía de privacidad y es una costumbre de toda la vida de España que mucha gente lleve (a los colegios electorales) sus papeletas desde casa”, ha añadido. Asimismo, ha subrayado que ya en las elecciones de diciembre se redujo el pago de cada uno de los envíos de 0,22 euros a 0,18.

Además, ha apostillado que es “imposible”, “absurdo” y “muy poco legal” hacer un envío único porque la legislación establece la subvención a los partidos con respecto a este gasto, una vez que se constituye el grupo parlamentario. De hecho, ha recordado que debido a los resultados electorales del 20D, IU no “cobró del Estado” porque no pudo constituirse como grupo parlamentario propio. Por ello, ha pedido a todas las formaciones que este mecanismo sea “respetado”.

Martínez-Maillo ha afirmado que el PP está dipuesto a hablar con el resto de partidos políticos para ver en qué se puede reducir costes de campaña. “Primero hay que saber de qué se puede reducir y luego, a partir de ahí, cuál es la cuantía” porque, a su juicio, hablar primero de los costes sin saber los elementos a suprimir es un “poco absurdo”.

En cuanto a la reducción del tiempo de duración de la campaña, el vicesecretario del PP ha indicado que los 15 días de campaña están marcados por la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) y que ya no hay “tiempo material” para modificar esta normativa debido a la disolución de las cámaras la próxima semana. “Otra cosa es que mareemos a los ciudadanos en precampaña”, ha indicado y ha apostado por “gestionar el hartazgo de la población” de la “mejor manera posible”.

Campaña “de calle, de megáfonos”

También, ha abogado por hacer una campaña “muy austera” y “reducir en aquello que se pueda reducir” como en los actos políticos ya que “no hace falta hacer grandes actos que tienen un coste muy elevado” ni colocar banderolas ni grandes carteles. De hecho, ha destacado que el PP va a hacer una campaña de “calle, de megáfonos, muy pegada al terreno”.

Por otro lado, preguntado si el PP va a aceptar participar en debates a ‘cuatro’ -con el PSOE, C’s y Podemos-, y no sólo un cara a cara de los dos partidos más votados, el también presidente del PP de Zamora ha señalado que su partido siempre ha estado presente en todos los debates y foros y que “otra cosa es quién ha ido concretamente”. En esta línea, ha afirmado que para las próximas elecciones será el comité de campaña -una vez que se designe el martes de la semana que viene en el Comité Ejecutivo- quien decida esta cuestión.

Por último, con respecto a la listas para el 26 de junio, Martínez-Maillo ha asegurado que no va a haber “grandes cambios que afecten al conjunto del PP” ya que son las segundas elecciones generales en tan solo cuatro meses y que las anteriores las ganaron “de manera importante y clara frente al segundo partido”.

No obstante, sí ha reconocido que habrá algunos “retoques concretos y puntuales” en alguna provincia, como es el caso de Las Palmas de Gran Canaria y Segovia para encontrar sustituto al exministro de Industria, Energía y Turismo José Manuel Soria, que iba como cabeza de lista por la provincia canaria, y a Pedro Gómez de la Serna, número dos por Segovia.

En este caso, ha explicado que la dirección nacional del PP tendrá que “decidir” junto a sendas direcciones regionales afectadas quien serán los nuevos miembros que se integren en dichas listas porque las sustituciones no son “automáticas”, es decir, ni el actual presidente del PP canario, Asier Antona, tiene que ocupar el antiguo puesto de Soria, ni el que aparecía como número tres por la circunscripción de Segovia tiene que pasar a estar en segunda posición.