Ataque en Cabo Verde

Dos españoles muertos en un tiroteo en un cuartel en Cabo Verde

Los fallecidos en el ataque, perpetrado supuestamente por un soldado, son técnicos de comunicaciones que trabajaban en el destacamento de Monte Tchota

Once personas han muerto, dos de ellas de nacionalidad española, en un ataque a un cuartel militar del archipiélago africano de Cabo Verde perpetrado por un soldado que habría actuado por motivos personales. Los fallecidos son dos técnicos de telecomunicaciones españoles y nueve caboverdianos (ocho militares y un civil).

El tiroteo no responde a un atentado terrorista ni ningún acto vinculado al narcotráfico, según ha aclarado el ministro de Administración Interna caboverdiano, Paulo Rocha, en una breve declaración recogida por los medios portugueses.

El responsable del ataque es un soldado, que se encuentra en paradero desconocido, y que actuaría por motivos personales, ha añadido el ministro.

El suceso se produjo la pasada madrugada en el destacamento de Monte Tchota, un punto estratégico del archipiélago, en una zona montañosa a unos 45 minutos de la capital del país, Praia, en el que están instaladas todas las torres de comunicación.

El cuartel está en la localidad de Rui Vaz, en la isla de Santiago, la principal del archipiélago y antigua colonia portuguesa situada a unos 1.500 kilómetros de las Islas Canarias españolas.

De acuerdo con el semanario luso Expresso, las víctimas son ocho militares caboverdianos y tres civiles, los dos españoles y un tercero de Cabo Verde, que trabajaban en el centro de telecomunicaciones.

“El país está conmocionado, las personas están muy alarmadas. Aquí es raro que sucedan episodios como éste”, aseguran fuentes periodísticas locales.

En el marco de las pesquisas, las fuerzas de seguridad han encontrado nueve armas largas y municiones en el interior de un coche abandonado en los alrededores.

El Gobierno ha desligado estos hechos del narcotráfico, ya que en un principio los medios locales habían señalado que podría ser una respuesta del crimen organizado a un operativo lanzado la semana pasada en el que decomisaron 280 kilos de droga.

“En el origen de este acontecimiento habría motivaciones personales que excluyen la idea de un atentado contra el Estado de Cabo Verde”, ha sostenido.