Granados: “Llevo un año y medio en la cárcel sin saber de qué me acusan”

El exconsejero de la Comunidad de Madrid defiende "taxativamente" su inocencia y lamenta que sus compañeros de partido no le defiendan

El exconsejero y exsecretario general del PP de Madrid Francisco Granados, ha aprovechado su comparecencia en la comisión de investigación que trata el caso del presunto espionaje en Madrid para denunciar que lleva año y medio en prisión sin saber de qué se le acusa y declararse “maltratado y decepcionado por el Estado de Derecho”. En una declaración desde la cárcel por videoconferencia en la que se ha mantenido a la defensiva en todo momento, el principal sospechoso de la trama Púnica ha lamentado que si se encuentra en su situación “en buena parte es por ser del PP”. “Si fuera del PSOE mis compañeros del PSOE defenderían mi derecho a la presunción de inocencia”, ha añadido, antes de defender su inocencia.

A pesar de que la presidenta de la comisión le ha pedido en varias ocasiones que se ciña al tema, Granados ha aprovechado para tratar aspectos ligados a su detención en el marco de la operación Púnica, un caso en el que se le investiga como uno de los presuntos cabecillas de una trama de amaño de contratos. “Fui detenido por el 27 de octubre de 2014 a la salida del colegio de mi hija menor. Y delante de ella. Fui encerrado en un calabozo durante cinco días en un calabozo de Las Rozas, sin que me tomaran declaración. He estado un año y medio sin saber de qué le acusan“, ha dicho.

“Fue incomunicado en el cuartel de Las Rozas durante cinco días, cuando pensaba que la detención policial era 72 horas. Eso lo recurrí al Constitucional y me dijo después de un año que esa supuesta detención ilegal carecía de contenido constitucional. Desde allí se me llevó al lugar maravilloso en la prisión de Estremera, donde llevo año y medio sin saber de qué hechos concretos se me acusa“, ha añadido.

Durante el interrogatorio del portavoz de Podemos en la comisión, Miguel Ongil, el exnúmero 2 del PP de Madrid ha lamentado que su caso lleva dos años bajo secreto de sumario y que llevan más de dos años de investigaciones.

No sé si tengo que ver con la Púnica. No se si mi nombre aparece o no. Se está lesionando gravemente mis derechos, entre otros, mi derecho a la defensa y la libertad. Yo afirmo taxativamente que no soy un delincuente. ¿Usted cree que la igualdad de trato ante la ley se está dando conmigo a raíz de los casos que estamos conocimiento últimamente?”, se ha preguntado.

El exconsejero ha denunciado que su caso ha sido prorrogado “veinte veces” y que tiene “escasísima información” en la cárcel porque “tiene intervenidas las comunicaciones allí”. “En este caso, por gente de mi partido”, ha apostillado. “Han violado mis derechos. Se me ha tratado de manera desproporcionada. ¿Esto de los derechos y libertades no tiene prisa?. Los del PP también somos ciudadanos con derechos”, ha explicado.

Francisco Granados ha negado que tenga amistad con algún juez ni quiere que le toque algún juez o magistrado en concreto. También ha negado que tuviera en la Consejería “cuadrillas”, preguntado así por Ongil, en relación a los tres guardias civiles y policías nacionales exasesores de su Consejería.

“Como mucho tenía cuadrillas cuando era joven. No sé si Prada necesitaba para el Campus de asesores, si era para contar camiones, pero cuando yo entré había asesores de Seguridad. Otra cuestión es que a alguien se le contrate como cargo de confianza porque era necesario contratarlo por esa vía, siquiera a gente que no conocía, como al conductor del presidente de TSJM”, ha apostillado.

“El PP me ha dado hasta más que la oposición”

Granados ha lamentado la falta de respaldo de su propio partido. “Si me encuentro en esta situación, en buena parte es porque soy del PP. Si fuera del PSOE mis compañeros del PSOE defenderían mi derecho a la presunción de inocencia, a la defensa, a la igualdad de trato ante la ley… Pero soy del PP”, se ha lamentado.

La oposición, ha seguido diciendo Granados, se ha dedicado a “dar cera” contra él, “como es su obligación”, pero ha criticado que los del PP, “pensando en que eso les va a dar votos”, le han dado “hasta más” que la oposición.

“Por eso hoy en día nadie se sorprende cuando un ministro dimite en un Consejo de Ministros (en referencia a José Manuel Soria) en un alarde de generosidad y honradez, y todavía con el cadáver político caliente sobre la mesa otro ministro, el de Hacienda, sale y saca pecho diciendo que le va a mandar a la Agencia Tributaria“, ha añadido.

Sobre el caso que ocupaba a la comisión, y tras afirma que “jamás” ha metido “la mano en la caja”, el exconsejero regional ha negado que haya existido “nunca” un dispositivo de espionaje en Madrid, pero sí ha aceptado la existencia de un operativo de contravigilancia y de escolta que se montó “a petición” del expresidente Ignacio González.

Granados ha asegurado que no observó que “nadie” espiara “a nadie” mientras estuvo al frente de sus responsabilidades en el Ejecutivo regional, así como que todos los supuestos implicados han tachado de “montaje” este caso.

Asimismo, ha negado conocer a la exmujer del exdirector de Seguridad, Sergio Gamón, Yolanda Lavia, -quien ha comparecido previamente indicando que no hablaría porque tenía miedo-. “Nunca me he tropezado con ella, el miedo es libre y no sé por qué está señora tiene miedo pero le quiero aclarar que yo al señor Gamón no lo nombre director de Seguridad, me lo encontré cuando asumí las competencias del señor Prada”, ha aseverado. Además, Granados ha asegurado que tampoco conoce “a nadie de Método 3”.

Por otro lado, el portavoz adjunto de Ciudadanos Cesár Zafra le ha preguntado por las palabras de Aguirre en las que manifestó que “en su partido habían salido algunas ranas” y por si consideraba que se refería a él.

A estas palabras, el Granados ha contestado que él “de zoología no habla”. “No hablo de sapos y ranas, es poco serio, pero usted no conoce a la señora Aguirre o no la ha entendido bien, dudo que dijera que yo fui un sapo que le salió”, ha dicho.