Mario Conde montó una trama de empresas para blanquear el dinero robado a Banesto

La Guardia Civil detuvo este lunes al expresidente de Banesto Mario Conde por haber blanqueado desde 1999 unos 13 millones de euros que en su día se apropió de la entidad bancaria y que iba repatriando a España desde Suiza y el Reino Unido para pagar sus gastos personales. Los investigadores sospechan que Conde, que se apropió de más de 26 millones de euros cuando estuvo al mando del banco desaparecido -según las sentencias que le condenaron por aquellos hechos-, ha repatriado a España más de la mitad del dinero que nunca salió a la luz, según informaron fuentes de la investigación.

conde-900Esas mismas fuentes creen que los fondos llegaron a nuestro país desde sociedades instrumentales ubicadas en el Reino Unido y Suiza, pero el escondite original del dinero -paraísos fiscales- aún se desconoce. La compleja trama de empresas creada por Conde ha funcionado como un velo que dificulta hallar el lugar inicial desde el que se ha movido el dinero, informaron fuentes del caso. Es decir, la manera de repatriar el dinero era mediante esa serie de sociedades creadas en el extranjero y en España mediante testaferros, como una empresa de cosmética ubicada en Torrejón de Ardoz (Madrid).

Concretamente, fuentes jurídicas creen que Conde empezó repatriando cantidades pequeñas a España del dinero del que se apropió supuestamente en el saqueo de Banesto, concretamente 3.000 euros en 1999, una cifra que fue aumentando año a año y que en 2010 y 2011 acabó rondando el millón de euros. Esas cantidades se transferían desde Suiza, Reino Unido, Curaçao, Italia, Emiratos Árabes Unidos, Países Bajos, Luxemburgo e Islas Vírgenes Británicas. Los investigadores conocen el destino de algunas de las transferencias, como por ejemplo el pago de un alquiler por 18.000 euros al mes, pero en otras ocasiones Conde se limitaba a sacar el dinero y no se conoce en qué lo gastaba.

La investigación sobre Mario Conde, que pasó 7 años y 7 meses en prisión por dos condenas relacionadas con el saqueo de Banesto cuando era presidente, se inició a raíz de un proceso de ejecutorias abierto en la Audiencia Nacional para embargarle unas fincas. En esa causa, se detectó que Conde tenía hipotecas sobre las fincas a nombre de otras personas, por lo que saltaron las alarmas y el Sepblac empezó a indagar su patrimonio, tras lo que emitió un informe con indicios de delito que envió a Anticorrupción. Además, una transferencia de 600.000 euros a la Caixa hizo sospechar a la entidad del posible origen ilícito del dinero, por lo que pidió explicaciones que no le convencieron y remitió la información al Sepblac, han asegurado a Efe fuentes de la investigación.

La Fiscalía Anticorrupción presentó el pasado 29 de marzo una querella contra él y otras 14 personas por delitos de blanqueo, organización criminal, frustración de la ejecución y ocho delitos fiscales. En base a esa querella y por orden de Pedraz, el lunes la Guardia Civil detuvo a ocho personas, entre ellas el propio exbanquero y sus dos hijos, Mario y Alejandra. Entre los ocho detenidos en la operación no solo figuran sus hijos, sino también su yerno, Fernando Guasch. Todos ellos actuaron supuestamente como testaferros en un entramado empresarial que Conde creó para repatriar el dinero. También se ha arrestado a otros presuntos testaferros de Conde: Francisco de Asís Cuesta, María Cristina Álvarez Fernández y Roland Stanek, y a Francisco Javier de la Vega, quien, según fuentes de la investigación consultadas por Efe, es un abogado que participaba en todo el entramado.

La Fiscalía considera en su querella que una parte “muy considerable” de los fondos no recuperados del saqueo de Banesto, los 26 millones de euros, ha sido blanqueada por él desde 1999 hasta la actualidad en un montante superior a los 13 millones de euros. Esa cantidad incluye la plusvalía que durante las últimas décadas han ido generando las operaciones financieras con el dinero sustraído de Banesto, que iba transfiriendo a España a medida que lo iba necesitando para cubrir sus gastos.

Aparte de las detenciones, el juez Pedraz ha ordenado ocho registros en domicilios y sedes de empresas, entre ellos el de la casa de Mario Conde, un chalé ubicado en el distrito madrileño de Chamartín inspeccionado en presencia del exbanquero y su hijo. El registro del domicilio ha durado casi 16 horas. Además, el magistrado ha acordado una serie de medidas cautelares para asegurar el patrimonio de los imputados.

Mario Conde fue detenido por primera vez en diciembre 1994 por el escándalo financiero de Banesto acusado de apropiación indebida y estafa de 7.000 millones de pesetas (unos 19 millones de euros) de la entidad financiera, y permaneció entonces 34 días en prisión. En 1995 fue de nuevo arrestado por el caso Argentia Trust, que investigaba la desaparición de 600 millones de pesetas (3,6 millones de euros) desviados desde Banesto a esta sociedad instrumental, pero quedó en libertad a las siete horas gracias a un informe favorable de la Fiscalía.

En 1997, el mismo año en que comenzó el juicio por el caso Banesto, fue condenado a 4 años de cárcel por Argentia Trust e ingresó en prisión por esta causa en 1998 durante 1 año y seis meses. En 2000, y tras un juicio que se prolongó dos años, la Audiencia Nacional le condenó a 10 años de cárcel por el caso Banesto y en 2002 el Tribunal Supremo le aumentó la pena a 20 años. Ese mismo año, en julio, entró en prisión y permaneció en la cárcel hasta verano de 2008.

RELACIONADO