La cita ‘secreta’ entre Sánchez y Junqueras provoca suspicacias en el PSOE y el Gobierno catalán

El encuentro que mantuvieron el líder socialista, Pedro Sánchez, y el vicepresidente catalán y líder de ERC, Oriol Junqueras, ha molestado tanto a sectores del PSOE como a CDC, los socios de los republicanos en el Govern catalán. Lo que incomoda a unos y otros es el carácter “secreto” de la cita, que se produjo el 15 de marzo después de que Sánchez se viera con Carles Puigdemont pero que no se conoció hasta este miércoles. El propio secretario general del PSOE ha tratado de quitarle hierro al asunto enmarcándolo en la normalidad de los contactos entre políticos, pero lo cierto es que le ha complicado bastante las horas previas a la primera reunión de trabajo entre su partido, Podemos y Ciudadanos, prevista para esta tarde.

Y es que, aunque fuentes socialistas lo han negado, se teme que Sánchez aprovechara la oportunidad para sondear a Junqueras sobre un eventual apoyo de los diputados de ERC a su investidura. La federación andaluza que preside Susana Díaz es especialmente susceptible ante cualquier atisbo de acercamiento a los partidos independentistas y recuerda que la resolución aprobada el 28 de diciembre por el Comité Federal del partido veta expresamente cualquier negociación con quienes quieren “romper España” para alcanzar el Gobierno de la nación.

Cabe recordar que tanto el portavoz de DL en el Congreso, Francesc Homs, como el de ERC, Joan Tardà, aseguraron que podrían facilitar la investidura de Sánchez con su abstención, pero sólo si éste aceptaba la celebración de un referéndum en Cataluña. Sánchez se negó en redondo. A los recelos de Andalucía se suman los de otras federaciones como Castilla-La Mancha, Aragón y Asturias, motivo por el que Sánchez se apresuró el miércoles a declarar que “es importante que se dé normalidad a conversaciones entre dos dirigentes de dos formaciones políticas distintas”. El líder socialista no quiso comentar qué asuntos trató con Junqueras y se limitó a señalar: “Soy un político que dice dentro lo que dice fuera”.

En relación con la crisis política de Cataluña, Sánchez siempre se ha mostrado partidario de dialogar con los partidos independentistas pese a mantener su proyecto de ruptura con España. Sánchez también ha insistido en las últimas semanas en que no va a pedir el apoyo de ERC a su investidura y en que no respaldará en ningún caso la celebración de un referéndum de autodeterminación en Cataluña.

En Cataluña, mientras tanto, ERC y CDC vuelven a mirarse de reojo. Según informa ‘La Vanguardia’, los convergentes criticaban este miércoles a los republicanos, especialmente por por haber informado al ‘president’ de la reunión entre Sánchez y Junqueras. De hecho, parece ser que Puigdemont se enteró el martes por la noche y por la prensa, cuando 8tv dio la noticia. ERC se justifica con argumentos similares a los de los socialistas, esgrimiendo que como partido político su obligación es “hablar con todos”. El equipo de Junqueras también se ha esforzado por situar dentro de la “normalidad” política la actuación del vicepresidente al mismo tiempo que subraya que el proyecto independentista se debe desarrollar de forma civilizada, lo que implica dialogar y negociar.

Los comentarios de Disqus están cargando....