Holanda vota este miércoles el acuerdo entre la UE y Ucrania con el ‘Nexit’ de fondo

Los holandeses acudirán este miércoles a las urnas para pronunciarse sobre el acuerdo de asociación que la Unión Europea (UE) firmó con Ucrania en 2014, en un referéndum que servirá también para medir el grado de apoyo del que gozan los euroescépticos. Las encuestas apuntan a que los euroescépticos, que piden votar en contra para impulsar en el futuro un "Nexit", es decir, una salida de Países Bajos del proyecto europeo, van ganando la batalla.

El último sondeo, publicado el pasado fin de semana por el diario Volkskrant, afirma que un 47 % de electores tiene pensado votar “en contra” del acuerdo entre la UE y Ucrania, mientras que el voto “a favor” alcanzaría un 36 %, mientras un 17 % se mantiene indeciso.

Lo paradójico es que el acuerdo de asociación entre Ucrania y la UE ya obtuvo el sí del Parlamento holandés a mediados de 2015, además de que ya ha sido ratificado por todos los Estados miembros salvo Holanda, así como por el Parlamento Europeo.

Además, a la espera de que su ratificación completa, ya se están aplicando partes políticas del acuerdo desde 2014, y desde enero de este año ha entrado en vigor de manera provisional el área de libre comercio entre Ucrania y la UE.

Desde Bruselas, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, advirtió en enero de que el referéndum sobre el acuerdo con Ucrania puede conducir a una crisis en el continente al tener el potencial de “cambiar el equilibrio en Europa”.

En su opinión, una decisión contraria al acuerdo beneficiaría a Rusia, que rechaza esta aproximación de Ucrania al bloque comunitario.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, ha tratado de despejar la inquietud que genera en parte de los holandeses la idea de que el acuerdo es un paso adelante hacia su entrada en la UE, idea espoleada por los euroescépticos.

“Creemos que Ucrania debería tener una buena relación tanto con Europa como con Rusia, y esto no sería posible si Ucrania formara parte de la UE”, señaló Rutte.

En el extremo opuesto, el periodista Jan Roos, impulsor del referéndum y cara visible de la campaña por el “No”, se muestra tajante en contra del acercamiento con Ucrania.

“Estamos firmando un acuerdo con el país más corrupto de Europa. Ellos conseguirán nuestro dinero con este tratado. Hablan de comercio entre Holanda y Ucrania, pero son tan pobres que nunca podrían comprar nuestros productos”, asegura Roos a Efe.

La consulta también ha transcendido el debate en torno al acuerdo entre Ucrania y la UE, para abrir también la cuestión sobre la posición de Holanda en el club comunitario.

“Un referéndum sobre el ‘Nexit’ de momento no es posible, así que aprovechamos cada oportunidad que tenemos para poner presión sobre la relación entre la UE y Holanda”, explicó recientemente el profesor Arjan van Dixhoorn, presidente de la asociación impulsora del referéndum Comité Ciudadano UE, en una entrevista en el periódico NRC.

El referéndum tiene carácter de consulta y, por tanto, no es vinculante, pero si la participación supera el 30 % y gana el “no”, el gobierno liderado por Mark Rutte debería volver a llevar el acuerdo al Parlamento.

Allí, podría optar por dos opciones: proponer derogar el acuerdo o manifestar que sigue apoyándolo y no aplicar el resultado del referéndum.

Disqus Comments Loading...