El PSOE aplaza su congreso sin fijar una fecha dando por fracasada la reunión con Podemos

La dirección del PSOE reunirá el próximo sábado a su Comité Federal para aprobar el aplazamiento del 39 Congreso del partido, que estaba previsto para los días 21 y 22 de mayo. Después de semanas de incertidumbre, Ferraz ha consultado a las federaciones para constatar que hay consenso sobre la conveniencia de mover las fechas. El retraso del cónclave socialista significa dos cosas: que la reunión del miércoles entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para reanudar el diálogo sobre la investidura del primero se da por fracasada y que el líder socialista y Susana Díaz aplazan su disputa por el liderazgo del partido.

comite-900La propuesta que Ferraz someterá al Comité Federal no propone una fecha alternativa sino que plantea que el congreso no tenga lugar “hasta después de la formación de gobierno". Y oficialmente se admite que la intención es no interferir en el proceso para resolver la gobernabilidad del Estado, cosa que hubiera sucedido de mantenerse el calendario actual. El Comité Federal aprobó el pasado 30 de enero que el congreso ordinario tuviera lugar los días 20, 21 y 22 de mayo, después de las primarias previstas el día 8 donde los militantes debían elegir al secretario general. El escollo surge en que, para cumplir con estos plazos, la presentación de precandidaturas habría tenido que producirse del 11 al 14 de abril y del 15 al 25 se habría tenido que proceder a la recogida de avales, coincidiendo así con las negociaciones para la investidura. Es decir, la dirección socialista duda de que para esa fecha esté resuelto ese trámite o, lo que es lo mismo, no confía en el éxito de la reunión que este miércoles mantendrá Sánchez con Iglesias para tratar de convencerle de que no siga obstaculizando su camino hacia La Moncloa.

La fecha del congreso ha sido motivo de pugna entre la dirección de Pedro Sánchez y las federaciones críticas desde el día después de las elecciones del pasado 20 de diciembre. Ese lunes, la dirección apuntó que podría irse más allá del mes de febrero, que es cuando tocaba organizarlo. Esta previsión, unida al anuncio del líder del partido de presentarse a la reelección y al primer balance triunfalista que se hizo en Ferraz de los malos resultados del 20-D, soliviantó a algunos dirigentes de las federaciones críticas y dio lugar a los días más difíciles de Sánchez al frente del partido. La pelea por la fecha del congreso se llevó al Comité Federal del 28 de diciembre, donde los líderes del PSOE en Andalucía, Asturias y Castilla-La Mancha se mostraron partidarios de no aplazar el congreso y mantenerlo en febrero. La decisión se tomó finalmente el 30 de enero en un nuevo Comité Federal que alcanzó una solución de consenso: celebrar el congreso en mayo. Ahora, esas mismas federaciones críticas que se resistían al aplazamiento han optado por bendecirlo.

El secretario de Organización del PSOE, César Luena, ha dedicado los últimos días a negociar con los territorios más reticentes ante los designios de Ferraz y, finalmente, este lunes ha hablado con su homólogo de Andalucía, Juan Cornejo, y ha obtenido su visto bueno. Esto implica que Susana Díaz aplaza sus planes para dar el salto a la política nacional y acepta que Sánchez sea de nuevo el candidato en las elecciones que, según todos los indicios, se convocarán para el 26 de junio. Es difícil determinar a quién beneficia más el retraso según la doble lectura a la que se prestan sus consecuencias: el secretario general del PSOE consigue más tiempo para tratar de formar Gobierno y, en el caso de no conseguirlo, se garantiza seguir siendo el cartel electoral del partido. Al mismo tiempo, Díaz gana tiempo para meditar una decisión que le está costando tomar -lleva un año amagando con desembarcar en Madrid sin que acabe de dar el paso- y evita quemarse en unos comicios en los que los socialistas se arriesgan a una nueva y tremenda decepción si no mejoran los resultados del pasado mes de diciembre.

De momento, el PSOE de Andalucía ha dicho que no manifestará su posición hasta que escuche las explicaciones que ofrezca al respecto el secretario general en la reunión que el Comité Federal celebrará el próximo sábado. Cornejo ha explicado lo que le ha dicho este lunes a Luena: "Le he manifestado que Andalucía va a esperar a escuchar las razones (del aplazamiento) y a escuchar al resto de las federaciones para posicionarnos". Y ha apostillado: "Nunca seremos un obstáculo". El número dos de Díaz en el partido se ha mostrado exageradamente cauto al argumentar que desonoce las "razones" por las que se propone el aplazamiento pese a haber reconocido que ha hablado con el secretario de Organización federal, quien es de suponer que se las haya explicado antes de proclamar el consenso de las federaciones para adoptarlo.

Sobre las especulaciones en torno a la presidenta andaluza, Susana Díaz, y la posibilidad de que aspire a la Secretaría General del partido, Cornejo ha dicho que es lógico que haya mucho "runrún", pues "aunque ella no se haya postulado ni haya dicho nada, como líder de la federación y la institución más importante de las que gobierna el PSOE es normal que puedan apuntar hacia ella". No obstante, ha insistido en que Díaz está "dedicada" a ejercer la Presidencia de la Junta de Andalucía, una comunidad "de nueve millones de habitantes", por lo que está "preocupada y muy pendiente de lo que ocurre en este país". Ha recalcado que "nadie tiene que hablar en su nombre", tras lo que ha subrayado que "sería ella, llegado el momento, quien diría" lo que hiciera al respecto.

Ante la insistencia de los informadores, el dirigente socialista andaluz ha evitado hacer "cábalas" sobre si es posible compatibilizar el cargo de presidenta de la Junta con la Secretaría General del PSOE. "Eso sería hacer cábalas sin haber tomado ninguna decisión de inicio", ha enfatizado Cornejo, que ha recordado que ha sido convocado el Comité Federal y ha dicho que habrá que "esperar al debate". Preguntado si cree que Pedro Sánchez apuesta por el aplazamiento del congreso porque no tiene suficiente "solidez" como líder del partido, ha indicado: "Lecturas se hacen muchas, yo me quedo con escuchar qué propone, qué explicaciones da".

RELACIONADO