Dos años de sanción para Ángel Mullera por eludir un control antidopaje

El TAD confirma el castigo impuesto al atleta por la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte, aunque rebaja la multa a 7.500 euros

El atleta Ángel Mullera deberá cumplir una sanción de dos años y pagar una multa de 7.500 euros por eludir un control antidopaje en 2015, después de que el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) haya ratificado la decisión que le impuso la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD).

Según informa el diario As, Ángel Mullera ha sido sancionado por una “una infracción muy grave de dopaje” por “resistencia o negativa” a pasar un control, indica el TAD en su resolución del pasado 4 de marzo a la que ha tenido acceso el rotativo deportivo.

Fuentes del TAD han confirmado a Europa Press que dicho organismo ha estimado parte el recurso del atleta de 3.000 obstáculos, que fue apartado inicialmente y después readmitido del equipo olímpico en los Juegos de Londres por haber consumido supuestamente Mircera y Dynepo, dos tipos de eritropoyetina (EPO), al rebajar la multa de 12.000 a 7.500 euros y ha mantenido la suspensión del 16 de octubre de 2015 de la AEPSAD.

La Agencia antidopaje española sancionó a Mullera porque éste habría eludido un control antidopaje el 16 de julio de 2015 en Lloret de Mar, donde debía encontrarse el triple campeón de España de 3.000 obstáculos según el Sistema de localización ADAMS. Posteriormente, cerró la puerta a los responsables enviados por la agencia en su domicilio particular cuando se identificaron y le invitaron a someterse a un control.

Mullera, de 31 años, obtuvo la medalla de bronce en 3.000 metros obstáculos en los campeonatos de Europa de Zúrich 2014 tras la descalificación del ganador, el francés Mahiedine Mekhissi-Benabbad por quitarse la camiseta en la recta de meta.

El obstaculista protagonizó un episodio polémico en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, cuando fue apartado del equipo español por unos correos electrónicos en los que presuntamente se interesaba por practicas de dopaje y luego reintegrado a la selección por resolución del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

Ese mismo año se proclamó campeón de España en Pamplona y declaró: “Lo he pasado muy mal, me han hecho muchas perrerías, pero hay que pasar página. Esta vez soy campeón de España en la pista, no en los despachos, como hace dos años (cuando fue descalificado por dopaje José Luis Blanco)”.