Sánchez rechaza la consulta ante Puigdemont y se abre a hablar de todo dentro de la Constitución

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha rechazado este martes ante el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, celebrar un referéndum de independencia por ser "ilegal", pero le ha ofrecido diálogo y acuerdos concretos si se convierte en presidente del Gobierno central. Sánchez y Puigdemont se han reunido en el Palau de la Generalitat sin que el encuentro haya servido para que ninguna de las dos partes se moviera de sus posiciones de partida.

sanchez-puig-900En todo caso, Sánchez ha entrado en la sede del Govern como si estuviera a punto de ser investido presidente y ha sumado puntos como líder del socialismo nacional, cuando le quedan solo semanas para empezar a recoger avales de cara a las primarias que decidirán si sigue al frente de la secretaría general del PSOE o si cede el cargo a un sucesor/a.

“Al menos se puede abrir una etapa de deshielo, que es cuando afloran las soluciones”, ha comentado Sánchez en su comparecencia ante la prensa tras el encuentro con Puigdemont. El líder socialista ha comentado que entre sus prioridades figura el desbloqueo de las relaciones entre Cataluña y el Estado español porque si bien “no compartimos la hoja de ruta independentista por ser ilegal, ser unilateral y porque no la comparten la mayoría de catalanes”, sería conveniente “renovar un marco de convivencia” entre ambas partes.

Con ese propósito, Sánchez ha ofrecido a Puigdemont cumplir con “muchos” de los 23 puntos que el expresidente Artur Mas planteó al presidente Mariano Rajoy en su reunión de verano de 2014; la mayoría, sobre economía. Sobre estos 23 puntos, ha hecho énfasis en la financiación autonómica, el cumplimiento de las inversiones previstas en el Estatut, el “reparto equitativo” de los objetivos de déficit, el Corredor del Mediterráneo y la financiación de la ley de dependencia. “Hay muchísimos elementos en los que nos podemos entender”, ha considerado.

Además, el secretario general del PSOE no olvida su propuesta de reforma federal de la Constitución, que persigue modernizar las instituciones y “resolver los problemas de autogobierno que demanda Catalunya”, entre otras cuestiones. El líder del PSOE está dispuesto a “hablar de todo lo que esté dentro de la legalidad democrática y la Constitución”, y quiere que las fuerzas catalanas -también las soberanistas- participen de esa reforma constitucional. De lo que se trata, en el fondo, es de enmascarar la consulta soberanista que el PSOE no puede respaldar de ninguna manera en el referéndum que habría que celebrar, a nivel nacional, para sancionar la reforma de la Carta Magna. Aunque Sánchez no lo ha explicado con esas palabras, sí ha aludido a las diferencias entre su hoja de ruta y la de los independentistas al señalar que estos último quieren “primero votar para luego romper”, cuando “lo importante es lo contrario: acordar primero y luego votar”.

Y es que Sánchez se ha mostrado “convencido” de que dentro de la Constitución “hay mucho camino por recorrer para que Cataluña se sienta a gusto como quiere y como merece”, a lo que ha añadido: “A mi juicio, el orden de los factores sí altera el producto”. Preguntado por si cree que el Govern y CDC están retrocediendo en sus aspiraciones independentistas para centrarse ahora en el ‘derecho a decidir’, Sánchez ha respondido que “Puigdemont ha defendido claramente el referéndum, su hoja de ruta”, durante el encuentro”Een ningún caso -ha dicho- se ha tratado un posible apoyo de Democràcia i Llibertat (DiL)” a su investidura.

Sobre la críticas de Ciudadanos por si él se abría a negociar el referéndum con Puigdemont, Sánchez ha dicho que tanto él como Albert Rivera siempre han defendido el diálogo para dibujar soluciones y acabar con el bloqueo institucional: “Tanto él como yo siempre hemos dicho que el diálogo es fundamental”. “Rivera siempre ha criticado la falta de diálogo de Rajoy con las instituciones catalanas”, una tendencia que Sánchez quiere revertir para abrir una nueva etapa de entendimiento, ha añadido.

Precisamente, el PP ha vuelto a intentar sembrar nuevas dudas sobre el propósito de esta reunión a través de su portavoz en el Congreso, Rafael Hernando, que ha dicho que sospecha que el líder del PSOE haya podido utilizar su reunión con el presidente catalán para negociar “cosas inconfesables” con él y con las formaciones independentistas que le sostienen en la Generalitat. Hernando ha emplazado a Sánchez a aclarar el objetivo de su visita al mandatario catalán. “Si su objetivo es el interés por España, debería ocuparse del primer problema de España, que es que no hay un gobierno”, le ha espetado.