Pablo Iglesias rechaza de nuevo el pacto con PSOE y Ciudadanos

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha anunciado este martes que había invitado al del PSOE, Pedro Sánchez, a mantener una conversación. En principio, la intención es desbloquear las relaciones entre las dos formaciones políticas pero, al mismo tiempo, Iglesias ha enviado una carta a la militancia en la que deja muy claro que no está dispuesto a renunciar a ninguno de los principios que ha venido defendiendo y que hacen muy difícil ese acercamiento a los socialistas. A menos, claro, que el PSOE rompa su pacto con Ciudadanos y vuelva a virar hacia la izquierda cosa que, hoy por hoy, tampoco parece probable.

El líder de la formación morada sorprendió este martes a los medios de comunicación antes de iniciarse el pleno del Congreso informándoles de que había pedido al líder del PSOE, mediante un mensaje de wassap, que conversarán para retomar los contactos rotos desde la investidura. Sánchez, según informó oficialmente Podemos, respondió una hora más tarde, vía telegrama, que le parecía bien hablar cuanto antes. Y, en el intercambio de mensajes, ambos “han quedado en hablar en el día de hoy”, aunque no han fijado ni la hora ni el formato de su conversación. El propio secretario general del PSOE ha informado de la próxima conversación en su cuenta de Twitter:

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se reunieron el pasado 5 de febrero durante una hora y cuarto en el Congreso sin resolver el principal escollo que hasta la fecha ha mantenido alejadas a las dos formaciones políticas: negociar un Gobierno de coalición o un apoyo puntual de investidura. Veinte días después, el líder socialista firmaba el pacto con el de Ciudadanos, Albert Rivera, que se ha alzado como un muro aparentemente infranqueable entre el PSOE y Podemos. De hecho, Sánchez experaba que finalmente Iglesias recapacitara y facilitara su investidura en el debate que se celebró a principios de mes para desalojar al PP y a Mariano Rajoy del Gobierno. Pero no fue así. Ahora, parece que se presenta una nueva oportunidad para desatascar las negociaciones.

Carta de Pablo Iglesias a la militancia

Al tiempo que trata de apaciguar los ánimos de los socialistas, bastante alterados tras sus ataques en ese debate de investidura -llegó a acusar al PSOE de tener “el pasado manchado de cal viva”- Iglesias ha tomado este martes otra iniciativa para calmar a la militancia de Podemos, seguramente intranquila ante las informaciones sobre las crisis territoriales por las que atraviesa el partido.

Concretamente, ha colgado una carta en la web de la formación en la que atribuye a “sectores oligárquicos” la “tantas veces proclamada división interna de Podemos”. Su objetivo, explica Iglesias, es “acabar con Podemos, desgastarnos al atacar aquello que nos diferencia del resto de actores: la unidad y la belleza de nuestro proyecto político”. Pero, sobre todo, repasa los motivos que han alejado a Podemos de un posible pacto con el PSOE para formar el “Gobierno del cambio” al que aspiran ambas fuerzas políticas. “El PSOE de Sánchez prefirió pactar con Ciudadanos renunciando así a la mayoría de propuestas progresistas de su programa. Lo dijimos en la sesión de investidura: ese pacto hace imposible revertir las políticas que han castigado a las gentes de nuestro país y consolida el retroceso de los derechos y garantías sociales conquistados por nuestro pueblo”, afirma Iglesias.

A partir de ahí, analiza los principales elementos del pacto que hacen imposible que Podemos lo suscriba como el sometimiento a la política de austeridad de la UE, los recortes sociales, la reforma fiscal que no satisface los objetivos de un reparto más equitativo de la riqueza… y “en materia de empleo, el pacto continúa la senda del abaratamiento del despido y mantiene la reducción en las indemnizaciones por despido de la reforma laboral de 2012 (esa que, en campaña, el PSOE dijo querer derogar)”.

Las conclusiones del líder de Podemos son que “tras el fracaso de la investidura ha quedado demostrado que el pacto PSOE-C’s solo es viable si se suma el PP, y se han vuelto a plantear los tres escenarios que señalamos tras el 20D: la gran coalición (con diferentes fórmulas y candidatos posibles, pero gran coalición al fin y al cabo); el Gobierno «a la valenciana»; o la repetición de elecciones. El primer escenario es el preferido por los sectores oligárquicos y sería una desgracia para España, pero, de concretarse, tendría un efecto obvio: nos convertiríamos en la principal oposición. El segundo escenario es el que más temen los sectores oligárquicos pero, de momento, han logrado que el PSOE renuncie a él. En el tercero (la repetición de elecciones), la preocupación para esos sectores sería que mejorásemos los resultados electorales del 20 de diciembre”.

Por lo que se refiere a esos intentos de los “poderes oligárquicos” por sembrar la división en Podemos, Iglesias considera que “intentan instalar un nuevo relato para debilitarnos, según el cual existiría un Podemos ‘dócil’ dispuesto a rendirse y a facilitar la investidura de un Gobierno PSOE-Ciudadanos frente a un Podemos radical”. “Cualquier debate, real o inventado, se presentaba como una ruptura letal que trataba de alejarnos de nuestros objetivos para ponernos a discutir de nosotros mismos”, indica el líder de Podemos en su misiva. “En Podemos no hay ni deberá haber corrientes ni facciones que compitan por el control de los aparatos y los recursos; pues eso nos convertiría en aquello que hemos combatido siempre: un partido más”, señala Iglesias, que además llama a “no hacer el juego” a sus adversarios ni a quienes tratan de poner a prueba su madurez y de “sembrar cizaña”.

Una carta en la que también niega la existencia de diferencias en la dirección del partido sobre la estrategia política. “Hoy nuestros adversarios nos ponen a prueba al afirmar que hay dos Podemos: uno domesticado y otro radical. No se lo pongamos fácil y respondamos con la belleza y la dignidad que nos es propia”, insiste.

Tras reconocer que las dimisiones en la dirección del partido en Madrid “se produjeron en el peor momento posible”, añade además que “han puesto en bandeja el relato que interesa a los defensores del statu quo”, a quienes apunta como responsables de agitar el relato de la división interna para debilitar al partido. “No debemos cometer errores como este y deberán asumirse responsabilidades”, subraya sobre las dimisiones en Madrid en esa carta a los círculos y la militancia que Iglesias titula “Defender la belleza”, y en la reitera su oposición al pacto de PSOE y Ciudadanos y su apuesta por construir un “gobierno a la valenciana” con un programa progresista.

El líder de Podemos recalca que “no hace falta leer a Weber y Michels para saber que toda organización padece, por definición, vicios y tendencias”, que califica de “inevitables”, si bien hace un llamamiento a su militancia para seguir demostrando que la “unidad” de su proyecto y “el compañerismo están siempre por encima de las lógicas que pudren los partidos y el alma de sus dirigentes”. Así, Iglesias llama a la unidad en Podemos una semana después de que el secretario de Organización del partido en Madrid, Emilio Delgado, y otros nueve miembros de la dirección madrileña presentarán su dimisión por la “paralizante ausencia” de la dirección política de Podemos en la región. “Debemos seguir siendo una marea de voces plurales, donde se discute y debate de todo, pero sabiendo que la organización y sus órganos son instrumentos para cambiar las cosas, no campos de batalla”, sostiene.

“No soportan que nuestras sonrisas, nuestros besos y nuestros abrazos sean de verdad. No soportan verme fundido en un abrazo con Juan Carlos Monedero porque no pueden entender que tomamos decisiones políticas (duras a veces) sin traicionarnos”, dice y vuelve a defender la existencia de posiciones diferentes en el partido desde el respeto y la lealtad. “Esa es la gran diferencia de Podemos, nuestro brillo; exactamente lo que no podemos permitirnos perder”, concluye.

 

 

RELACIONADO