Iglesias pide que Fernández Díaz dimita si ha utilizado a la Policía contra Podemos

Pablo Iglesias salió ayer al paso de las acusaciones de presunta financiación irregular de Podemos que denunció la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía (UDEF) al Tribunal de Cuentas para que investigue una presunta financiación irregular con fondos procedentes de Irán. Antes de entrar a la entrega de los premios EFE de cultura, el líder de la formación morada insinuó que la acusación responde a una campaña orquestada contra su formación y dijo que, si se confirma que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, utiliza a la policía contra Podemos, como sospechan algunos medios de comunicación, “debería dimitir”.

Iglesias insistió en que él siempre ha dicho que está encantado de que se investigue no sólo a su formación -que ha sometido sus cuentas a tres auditorias- sino a todos los partidos, pero recordó que esa misma denuncia ya se presentó por Manos Limpias al Tribunal Supremo y la fiscalía concluyó que correspondía archivar la querella. De hecho, el pasado 4 de marzo, la Fiscalía pidió al Tribunal Supremo el archivo de la querella presentada por el citado sindicato contra Pablo Iglesias e Íñigo Errejón por financiación ilegal y otros delitos por considerar que se basaba en “informaciones no autentificadas difundidas por los medios de comunicación”. La fiscalía señaló que sólo se trataba “de una mera remisión de informaciones no autentificadas difundidas públicamente por los medios de comunicación sin ofrecer indicios accesibles y racionales” y añadía que el Supremo ya archivó otra querella por los mismos hechos.

El líder de la formación cuestionada por la UDEF añadió que tiene “las manos abiertas y toda la disponibilidad” a que se les investigue, pero lamentó que el informe remitido al Tribunal de Cuentas no lleve firma ni de ningún policía ni de ninguna unidad policial. Fue en ese punto donde comentó que “si se confirmase” que el ministro del Interior utiliza a las Fuerzas de Seguridad contra un partido “sería un ataque grave contra la democracia y debería dimitir”.

RELACIONADO