Puigdemont y Sánchez se reúnen bajo la amenaza de Ciudadanos de romper el pacto

El presidente catalán, Carles Puigdemont, recibirá este martes al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en el Palau de la Generalitat. Será la primera reunión entre ambos desde la investidura de Puigdemont como 'president' el pasado 10 de enero y tendrá lugar en plena fase de contactos entre las fuerzas políticas para intentar desbloquear la legislatura en España. El desafío soberanista catalán es uno de los grandes asuntos a los que habrá de enfrentarse el futuro Gobierno y si es Sánchez quien lo preside habrá de tener muy presente que tanto el Comité Federal de su partido como su aliado, Ciudadanos, le han impuesto que no ceda a la petición de un referéndum de autodeterminación. El partido de Rivera ya le ha amenazado con romper el pacto si se extralimita.

puig-sanchez-900Hasta ahora, Sánchez ha rechazado explícitamente el apoyo de los independentistas catalanes para gobernar pero ha garantizado su voluntad de tender puentes de diálogo con Cataluña para intentar encontrar una solución al conflicto territorial. Los ocho diputados de Democràcia i Llibertat, coalición liderada por CDC, y el propio Puigdemont han prometido su colaboración a las formaciones que aboguen por facilitar la celebración de un referéndum de autodeterminación en Cataluña, algo a lo que la resolución aprobada por el Comité Federal del PSOE de finales de diciembre prohíbe de forma tajante. Y, por si el líder socialista tuviera la tentación de saltarse los límites impuestos por su propio partido, Ciudadanos le ha recordado los suyos, los que figuran en el pacto suscrito por Albert Rivera y el propio Pedro Sánchez.

Ha sido el secretario de Comunicación de Ciudadanos, Fernando de Páramo, quien ha recordado este lunes a Sánchez que en su reunión con el president Puigdemont no puede hablar de “saltarse la legalidad”, de un referendo o romper la unidad de España. De Páramo ha asegurado que no tenía conocimiento de esa reunión, pero ha tratado de quitar importancia a que el PSOE no se la hubiera comunicado a C’s: “Nosotros no controlamos con quién se reúne Pedro Sánchez. No sería lógico que en democracia sea C’s el que impide reuniones cuando precisamente estamos abanderando el diálogo”. El caso es que hace poco más de una semana que las dos formaciones firmantes del pacto acordaron acudir juntas a todas las conversaciones con otras fuerzas políticas -Sánchez pretende incluso que en su futuro encuentro con Rajoy participe también Rivera- y así se lo ha recordado al secretario general del PSOE Javier Maroto, uno de los miembros de la cúpula del PP.

De hecho, lo previsible es que en la reunión del Palau se aborden fórmulas para restablecer un diálogo que actualmente está roto. Fuentes del PSOE han afirmado que la cuestión catalana es de la máxima prioridad para Sánchez, que podría poner sobre la mesa los 23 puntos que en su día presentó el expresident Artur Mas a Mariano Rajoy y que el líder socialista se mostró dispuesto a retomar.

De lo que no cabe duda es de que el encuentro de va a mantener bajo la estricta vigilancia de Ciudadanos. Preguntado sobre si su partido desconfía del PSOE, De Páramo ha sugerido que “no se fía de los viejos partidos” y por ello en todos sus acuerdos con PP y PSOE a nivel estatal, autonómico o municipal ha exigido que todos los pactos se plasmen por escrito. “Llámenos ingenuos, ilusos o desconfiados, pero el historial del PP y del PSOE hace que tengamos la responsabilidad de ponerlo por escrito y bien firmadito, la única manera de garantizar que los acuerdos se cumplan. Nos parece serio y transparente y sí, quizá somos ingenuos, pero no nos fiamos de lo que han venido haciendo estos partidos”, ha dicho y ha recordado que el pacto con C’s está avalado por un 80 % de los militantes del PSOE que votaron en la consulta. En el texto de ese documento, “uno de los puntos más importantes es respetar la unión e igualdad de todos los españoles y que no se van a celebrar referéndums independentistas”.

El PP, que se limita a observar desde la barrera, no pierde la ocasión de encizañar aprovechando las suspicacias que la entrevista del Palau ha levantado entre los socios. “Sánchez decía que a todas las reuniones importantes acudiría con Rivera. ¿Por qué no se le lleva del brazo a ver a Puigdemont? (…) Quizá la reunión no es relevante”, ha subrayado con ironía uno de los dirigentes populares, Javier Maroto. El vicesecretario ha acusado al Partido Socialista de “unos días decir una cosa y otros hacer otra” respecto al conflicto soberanista catalán y ha instado a Ciudadanos a “explicar” si apoya que el secretario general del PSOE se reuna con el ‘president’.

El partido de Rivera ha dejado claro que “si Sánchez se sale del acuerdo (de investidura) y condiciones, Ciudadanos se levantará de la mesa, como ya habíamos dicho”. Uno de los motivos que pueden haber contribuido a alimentar la desconfianza de Ciudadanos y a que se sintiera obligado a lanzar esa advertencia es la postura, una vez más distinta de la que defiende el PSOE, de los socialistas catalanes. La portavoz del PSC, Esther Niubó, ha defendido que en la reunión entre Pedro Sánchez y Carles Puigdemont se ha de “poder hablar de todo” y “no poner líneas rojas al diálogo”, aunque “otra cosa” sería acordar algo contrario al programa socialista. “Hablar de todo” significa para Niubó que se pueda abordar el asunto del derecho a decidir, aunque Sánchez se atenga al guión que le ha escrito su partido. Otra cosa es el referéndum sobre la reforma constitucional que plantea el PSOE y que la portavoz ha deseado que pueda llevarse a cabo: “Ojalá podamos convencer de la importancia de la reforma constitucional y del referéndum sobre esta reforma para desencallar el bloqueo” entre Cataluña y el resto de España.

La comparecencia de Niubó se ha producido después de la polémica desencadenada por unas declaraciones de la número dos de su partido y alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, Núria Parlon, que el domingo culpó a la “alta política” de haber frustrado la “oportunidad” de una consulta legal en Cataluña, tras admitir que el PSC “tiene un problema con el PSOE” respecto al derecho a decidir. Niubó ha zanjado el asunto considerando “respetable” el posicionamiento “individual” de su compañera de partido y asegurando que “ni el PSC tiene un problema con el PSOE ni tampoco el PSC tiene un problema con Parlon”.

CDC: el referéndum es “condición sine qua non” para colaborar con el PSOE

También CDC se ha pronunciado sobre el encuentro de este martes. La portavoz del partido, Marta Pascal, ha recalcado que el referéndum es “condición sine qua non” para cualquier colaboración de los nacionalistas catalanes con el partido que aspire a formar Gobierno en España. Pascal ha señalado que será el Govern quien haga la valoración de la reunión después de que se produzca, pero ha recordado que no ha habido ningún cambio “de criterio” en el partido presidido por Artur Mas por defender la consulta ya que el doble objetivo de la formación, ha dicho, sigue siendo “el Estado independiente” y “convencer a los que no están convencidos con argumentos”.

Tras las declaraciones de la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, Pascal ha lamentado que la dirección del PSC se haya situado “lejos” del derecho a decidir cuando lo apoya “el 80% de los catalanes”. Para la portavoz convergente, el PSC ha dejado “huérfano” a una parte del votante socialista al que la nueva CDC quiere “abrir las puertas”.

Puigdemont, que ha comparecido en un acto, no ha entrado en detalles pero ha presumido de abrir las vías de comunicación a “todos”. “Somos un Govern que dialoga con todos, empezando por los sectores sociales y económicos, desde la pequeña tienda hasta el gran banco y acabando, naturalmente, por partidos políticos de todas la condiciones y, como sabéis, mañana tendremos una muestra más de esto”, ha dicho el ‘president’ en una rueda de prensa junto al presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, durante un acto en Barcelona.

Pedro Sánchez, que este lunes ha visitado Zaragoza, ha insistido en una entrevista en que su prioridad es formar Gobierno cuanto antes, para lo que ha vuelto a invitar a Podemos a que desbloquee la situación, y ha negado que sus desplazamientos por la geografía nacional signifiquen que está en campaña ante la inevitabilidad de una nuevas elecciones. Por cierto que, como anécdota, la Generalitat ha conseguido en una nota de prensa lo que hasta la fecha no han logrado ni las intensas negociaciones con otros partidos ni el debate parlamentario que se celebró a principios de mes: investirle presidente. El president Puigdemont es reuneix demá amb el president Pedro Sánchez al Palau de la Generalitat, rezaba la nota de prensa en la que se anunciaba el encuentro, lo que traducido significa: “El presidente Puigdemont se reúne mañana con el presidente Pedro Sánchez en el Palau de la Generalitat”.

 

RELACIONADO