El PSC defiende ‘no poner líneas rojas al diálogo’ con Puigdemont

La portavoz del PSC, Esther Niubó, ha considerado "respetable" el posicionamiento "individual" de la número dos del partido, Núria Parlon, sobre el derecho a decidir, y ha restado importancia al asegurar que "ni el PSC tiene un problema con el PSOE ni tampoco el PSC tiene un problema con Parlon". La alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet y número dos del PSC, Núria Parlon, culpó el domingo a la "alta política" de haber frustrado la "oportunidad" de una consulta legal en Cataluña, tras admitir que el PSC "tiene un problema con el PSOE" respecto al derecho a decidir.

Niubó también ha defendido hoy que en la reunión entre el líder del PSOE, Pedro Sánchez, y el presidente catalán, Carles Puigdemont, se ha de “poder hablar de todo” y “no poner líneas rojas al diálogo”, aunque “otra cosa” sería acordar algo contrario al programa socialista.

El presidente de la Generalitat recibirá este martes por primera vez al secretario general del PSOE en el Palau de la Generalitat, en la primera reunión entre ambos desde la investidura de Puigdemont. Pero el secretario de Comunicación de Ciudadanos, Fernando de Páramo, ha recordado a Sánchez que en esa reunión no puede hablar de “saltarse la legalidad”, de un referendo o romper la unidad de España, pues es el “veto político” firmado con Ciudadanos de cara a la investidura. “Si Sánchez se sale de ese acuerdo y condiciones, Ciudadanos se levantará de la mesa, como ya habíamos dicho”, ha advertido De Páramo tras conocerse la noticia del encuentro.

En rueda de prensa en la sede del PSC en Barcelona, Niubó ha valorado “positivamente” la voluntad de “mantener el diálogo” de Sánchez, a diferencia del “bloqueo” de relaciones entre el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el expresident Artur Mas y el actual president, Carles Puigdemont. Un diálogo que, para Niubó, ha de ser “sincero” y partir de la “capacidad de escucha de los posicionamientos de unos y otros”. “Ojalá podamos convencer de la importancia de la reforma constitucional y del referéndum sobre esta reforma para desencallar el bloqueo” entre Cataluña y el resto de España, ha agregado. “Entendemos que se ha de hablar de todo y no se deben poner líneas rojas al diálogo”, ha dicho la dirigente del PSC al ser preguntada sobre la advertencia de Ciudadanos.

A su juicio, el acuerdo entre PSOE y C’s “no ha modificado las posiciones de cada partido” y es un pacto “concreto, pensando en la investidura que de momento no se ha producido, y a partir de aquí, nadie se ha casado con nadie. Sánchez -ha avisado- puede hablar y hablará con quien crea conveniente que debe hacerlo”.

En todo caso, la portavoz del PSC ha dejado claro que una cosa es dialogar sin líneas rojas y “otra cosa es que acordáramos algo que fuera en contra de nuestro programario”. “Pero hablar con todo el mundo de muchas cosas forma parte de entender y ponerse en la posición del otro. No hay diálogo si no hay capacidad de escucha sobre la realidad y las posiciones de unos y otros”, ha dicho Niubó, que ha explicado que la visita de Sánchez se limitará a la reunión y no tiene previsto verse con Miquel Iceta.

Para los socialistas catalanes, Sánchez demuestra su implicación en la búsqueda de la solución del “problema” en Cataluña y su “voluntad de abrir la vía del diálogo”, además de que la reunión entre ambos dirigentes “no debería ser tan excepcional, sino que lo normal es una relación normal institucionalizada”. Niubó ha considerado que en esa reunión pueden tratarse “muchas cuestiones pendientes a resolver”, como “abordar la necesidad de redefinir la relación entre Cataluña y el resto de España” o “hablar sin tapujos” de los 23 puntos pendientes que Mas planteó a Rajoy.