Los ataques de El País contra Podemos erosionan a Sánchez porque Iglesias resiste a la presión

Los ataques de El País sobredimensionando los problemas territoriales de Podemos hasta convertirlos en una crisis de liderazgo no parecen haber hecho mella en el partido morado que sigue determinado a no pactar con el PSOE si el líder socialista se empeña en mantener su pacto con Ciudadanos. La ofensiva contra la formación de Pablo Iglesias se ha visto coronada, este domingo, por una encuesta que presenta a este dirigente como el perdedor del debate de investidura por su tono agresivo contra los socialistas, a los que recordó un “pasado manchado de cal viva”. Claro que si nos fiamos de ese sondeo, el ganador no fue Pedro Sánchez, sino Albert Rivera por su colaboración en la búsqueda de una salida al bloqueo político.

iglesias-sanchez-900Podemos ha dicho desde un principio que no pactaría con el PSOE después de que este partido llegara a un acuerdo con Ciudadanos y más de una semana después de la investidura fallida lo mantiene. Lo ha reiterado este domingo su número dos, Íñigo Errejón, que ha tachado el pacto entre PSOE y Ciudadanos como "un extraño objeto político no identificado", que "sirve para una cosa y la contraria".

Errejón ha señalado en declaraciones a los periodistas en Pontevedra que si al secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, le preguntan por ese pacto dirá que "sirve para incluir a Podemos y sacar al PP", y si se le pregunta al líder del Ciudadanos, Albert Rivera, contestará que "exactamente para lo contrario". "O uno de los dos no se ha leído lo que han firmado o esto es un gran circo, porque se supone que es un acuerdo que sirve para una cosa y la contraria", ha aseverado Errejón, quien ha instado a Pedro Sánchez a "decidirse" por una de las dos opciones. "Tiene que atreverse", ha rematado.

Pero Sánchez sigue opinando que es posible mezclar opciones políticas radicalmente distintas como Podemos y Ciudadanos en un solo equipo de Gobierno. Mucho más claro lo tiene su socio, Albert Rivera, que es partidario del pacto PP-PSOE-C’s porque, a su juicio, “la peor opción sería el asalto al poder de Podemos”.

Luis Juberías y Pedro Antonio Honrubia Hurtado, asesores de Podemos, han publicado un artículo en su blog en el que consideran que “si la gran coalición todavía no tiene forma concreta y definida, lo que sí existe ya de facto es una ‘gran coalición en negativo’: la de todos aquellos que tienen como prioridad que Podemos no llegue al gobierno”, y de la que formarían parte “PP, PSOE y C’s, además del IBEX35, la gran patronal y otros actores políticos y económicos similares”. A partir de ahí, diseccionan los pasos que se están dando para llevar a cabo esa “ofensiva en marcha” contra Podemos -en palabras de Errejón cuando valoró hace unos días las informaciones sobre la supuesta crisis desencadenada por las diez dimisiones de Podemos Madrid- y llegan a conclusiones que ayudan a entender el punto en el que nos encontramos.

Rememorando lo sucedido en los 90 para desactivar a la Izquierda Unida de Julio Anguita, los autores identifican tres fases en la operación contra Podemos: “criminalizar y ofender al partido primero, atacar a su líder y restarle influencia, externa e interna, después, para finalmente provocar la división del partido y tumbar así su crecimiento y aspiraciones de cambio real en la batalla por el estado y su institucionalidad”. Podemos, según ellos, se ha convertido en una gran amenaza tras haber pateado el tablero del viejo esquema izquierda-derecha ya que “no disputa la batalla de la izquierda ni de la identidad ideológica, sino la batalla por el gobierno, la hegemonía popular y la capacidad de construir nuevos significados para explicar de manera diferente la realidad política”.

Desacreditar al líder como eje de la ofensiva

Reconocen, eso sí, que la ofensiva contra Podemos está bien planteada ya que juega, para empezar, con el “hastío de la sociedad española con la sobrepolitización de la vida cotidiana” e inserta en este contexto “la figura de un Pablo Iglesias que se niega a renunciar a su programa, alzando la voz con dureza contra la vieja política y no claudicando ante la presión impuesta” transformándola en otra que “está dificultando la gobernabilidad, contribuyendo a la inestabilidad”. Iglesias, como es lógico, es el objetivo prioritario del ataque que se mueve en tres direcciones: “1) Filtración de informes de asesoramiento de imagen, para desgastar su imagen de espontaneidad; 2) Exaltación de supuestas “disputas internas”, para desgastar su imagen de liderazgo interno; 3) Manejo de la teoría de las “dos almas”, para convertir la “coherencia” ideológica en “sectarismo” radical que dificulta la gobernabilidad y fomenta la inestabilidad”.

Fomentar la idea de división en Podemos beneficia a sus instigadores porque obliga al partido a volcarse en cuestiones internas dejando la iniciativa política para explorar salidas a la actual situación en manos de ese “gran centro” que han conformado el PSOE y Ciudadanos y devuelve el debate al viejo esquema “izquierda-derecha”, ahora expresado en la dualidad “centro-extremos”.

Juberías y Honrubia Hurtado recuerdan que “el PSOE como pilar del régimen refuerza y confirma la continuidad del estado basado en la lógica del ‘pacto del 135’, es decir, en la racionalidad neoliberal de estado, que él mismo ayudó a construir primero junto al PP y ahora, llegado el momento, en alianza regeneradora junto a Cs”. Para ello cuenta con “esa clase media que ha resistido a la crisis, que ya no está en modo pánico” que “no es una noción sociológica, sino política e ideológica, caracterizada por la adhesión e inclusión en el estado de cosas existente: ese espacio es el que pretende reconstruir el proyecto de Gran Centro ‘PSOE-Cs’ y que tiene un antecedente en el proyecto encabezado por Renzi en Italia. Para que ello sea posible, claro, sobra el elemento discordante: Podemos. Y en ello están, en eliminarlo o, como mínimo, en contenerlo”.

Los autores subrayan, no obstante, que “las condiciones de vida de la mayoría de la población y las expectativas de los jóvenes no han mejorado. Si no se hacen los cambios necesarios y contundentes en política económica que la Comisión Europea se niega a admitir, se vislumbra una nueva crisis, una crisis quizás no tan espectacular y vertiginosa como la de 2008, pero que nos hundirá en un estancamiento persistente y un futuro sin esperanza. En eso nada habrá cambiado desde 2011”. Y por cierto, terminan avisando al PSOE de que en el Congreso de UGT que se clausuró el sábado han ganado “los mismos militantes de UGT que abuchearon a Sánchez a su llegada al recinto donde se estaba realizando el congreso”, los que se oponían al discurso “catalanofóbico y centrista” de Cándido Méndez. “Ese viaje junto a Cs igual le acaba saliendo caro”, reflexionan en referencia al secretario general del PSOE.

Monedero vs. encuestas; Sánchez vs. gran coalición

El fundador de Podemos Juan Carlos Monedero defiende tesis parecidas en un artículo titulado “Trampa para ratones y encuestas con queso” en el que afirma que “por vez primera los ratones tienen la posibilidad de atrapar en la gatera a sus feroces enemigos. Los zarpazos sin tasa de los gatos son palos de ciego de animales acorralados. El queso, falsas promesas para sentarnos todos en la misma mesa insistiendo en que ya no hay víctimas y verdugos”.

Se refiere Monedero a las encuestas que reflejan la subida de Ciudadanos y el “hundimiento” de Podemos y pide no dejarse engañar por determinados intereses: “Es el momento de la gente. El 15M, el enfado con el bipartidismo, la rabia contra la corrupción, la oposición a los recortes, la defensa de lo público marcaron las elecciones del 20-D. No perdamos esa indignación por culpa de unos medios de comunicación que no están al servicio de la democracia sino de los grupos económicos que los sostienen”.

En las ecuaciones que barajan los dirigentes y asesores de Podemos no encaja ese pacto entre PSOE, Ciudadanos y Podemos al que, a pesar de todo, sigue aspirando Pedro Sánchez. Lo dijo una vez más el sábado en una entrevista en ‘La Sexta Noche’ en la que apostó por un gobierno de coalición donde no "se veta a nadie" -incluido Podemos- pero siempre desde el entendimiento y dejando a un lado las "exclusiones". Aseguró que seguirá adelante con el acuerdo de gobierno que suscribió el PSOE con Ciudadanos, a pesar de que, ha admitido, no tiene "ninguna afinidad ideológica" con la formación que preside Albert Rivera y de que discrepa "profundamente" con su ideología. Sin embargo, contó que en estos meses ha podido "hablar más de política" con Rivera que con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, a quien pidió que confíe más en él y le advirtió de que tiene que concebir la democracia como un lugar donde las fuerzas políticas "sumen", pero no "impongan su criterio". Por eso, llamó al entendimiento a Podemos y le invitó a "ceder" y a sumarse al acuerdo firmado por el PSOE y Ciudadanos para lograr el "gobierno del cambio" y garantizó que hará "lo posible para que así sea".

La postura de Pedro Sánchez sigue siendo, no obstante, muy poco realista. Además de que no cabe esperar que Podemos ceda a sus pretensiones que, en este caso, se identifican con las de ese centro-derecha que representa Ciudadanos, resulta muy difícil imaginar a Albert Rivera pactando un nueva regulación del mercado laboral, por poner un ejemplo, con Pablo Iglesias. La opción más verosímil para el líder socialista, aunque no le guste, es la de la gran coalición por la derecha. Este domingo, Mariano Rajoy ha vuelto a ofrecérsela.

Para el líder del PP, las "razones" que sustentan su posición están "muy claras" ya que PP, PSOE y C's coinciden "en lo fundamental: igualdad entre los españoles, soberanía nacional y unas posturas similares sobre el proceso europeo. "Trabajamos juntos contra el terrorismo", ha añadido, antes de incidir en que una coalición de estas características lanzaría "un mensaje muy positivo". "Sería un mensaje muy positivo para la recuperación económica, fuera y dentro, para los mercados; esta coalición es la que gobierna en 15 países europeos", ha aseverado, antes de ejemplificar con Alemania, Austria o la propia Unión Europea. "Le permitiría reformas a España que durarían mucho tiempo", ha añadido.

Tras subrayar que los escaños que PSOE y C's no bastan, ha repudiado una alternativa que "no quiere" hablar con el partido más votado, y cuyo principal objetivo es enviar al PP "a la oposición", además de "derogar" las reformas "que han servido para que en España haya recuperación económica y empiece la creación de empleo". Ha citado, entre otras, la reforma laboral. "¿Cómo se le puede pedir a un partido que ganó que vote al que ha perdido cuando su programa es echar al que ha ganado y derogar toda su obra? ¡Pero qué broma es esa!", ha manifestado Rajoy, para insistir en que los populares "defenderán" sus posiciones e intentarán "formar gobierno" siempre "respetando" las bases de la democracia. Ahora bien, Rajoy también ha lanzado una advertencia: al tiempo que ha lanzado una advertencia: el PP "no propiciará de ninguna manera que quien haya perdido sea presidente". Es decir, si se lleva a ese pacto a tres bandas será él quien lidere el próximo Ejecutivo.

RELACIONADO