Iglesias busca romper con el PSOE al exigir un referéndum catalán como prioridad del Gobierno

Podemos ha cerrado la puerta a un posible pacto con el PSOE. La formación de Pablo Iglesias ha presentado su contraoferta al documento de propuestas que le entregaron los socialistas y en él se recoge la exigencia de celebrar un referéndum en Cataluña “en la primera etapa” del futuro Gobierno, lo que ni siquiera permite contemplar la posibilidad de un Ejecutivo de transición que aborde reformas urgentes dejando las elecciones para dentro de al menos un año y aparcando los asuntos conflictivos. El partido de Pedro Sánchez ha reaccionado ya con “perplejidad, preocupación y decepción. Todo indica que ambas partes caminan hacia la ruptura, que Sánchez se ha precipitado y que Podemos quiere hacerse con la hegemonía de la izquierda.

En el programa que Podemos ha titulado “Bases políticas para un Gobierno estable y con garantías”, se dice textualmente que “en estos momentos, es imprescindible la convocatoria de un referéndum con garantías en Cataluña que permita a sus ciudadanos y ciudadanas ejercer el derecho a decidir sobre su futuro político. No se trata solo de la única salida capaz de desbloquear una situación que se ha caracterizado por la negación del debate político y de la búsqueda de soluciones más allá del bloqueo institucional, sino que es, además, la opción que genera un amplio consenso entre la ciudadanía de Cataluña, con independencia de su posición acerca de la relación entre Cataluña y España”.

En este punto, conviene recordar que la resolución aprobada por el Comité Federal del PSOE el pasado 28 de diciembre de 2015 señala que “el PSOE actuará en coherencia con sus valores, con lealtad a los españoles, y anteponiendo siempre el interés de España a cualquier otro objetivo. Esa responsabilidad y ese interés general hacen que rechacemos, de manera tajante, cualquier planteamiento que conduzca a romper con nuestro ordenamiento constitucional y que amenace así la convivencia lograda por los españoles durante estos últimos 37 años. La autodeterminación, el separatismo y las consultas que buscan el enfrentamiento sólo traerán mayor fractura a una sociedad ya de por sí divida. Son innegociables para el Partido Socialista y la renuncia a esos planteamientos es una condición indispensable para que el PSOE inicie un diálogo con el resto de formaciones políticas”.

Pese al tajante veto que los barones socialistas impusieron a Pedro Sánchez para transigir con unas de la propuestas que Podemos había venido defendiendo desde la campaña electoral, podría pensarse que a raíz de una negociación, y dado el interés que Iglesias ha demostrado por participar en un Gobierno de izquierdas y de cambio que desaloje al PP, ese requisito podría quedar aparcado para más adelante, aunque no desapareciera del todo. Pero el documento que se ha conocido este lunes contiene otro matiz, en su página 93, que también descarta esa posibilidad. Cuando se definen los objetivos estratégicos del Ministerio de Plurinacionalidad, Administraciones Públicas y Municipalismo de nueva creación, uno de los que quedan plasmados reza lo siguiente: “Impulsar el proceso de referéndum en Cataluña como objetivo en la primera etapa de gobierno y cualesquiera otros procesos de consulta y referéndum en aquellas naciones que lo hayan planteado con especial intensidad”.

Por lo demás, se establece que “el referéndum contará con todas la garantías democráticas, jurídicas y logísticas que permite y ampara el artículo 92 de la Constitución española, al señalar que ‘las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum’, con el consiguiente desarrollo contemplado en la Ley Orgánica 2/1980, de 18 de enero, sobre regulación de las distintas modalidades de referéndum, que permite su aplicación en provincias o comunidades autónomas específicas. La pregunta de este referéndum debe ser única y clara, y tener como objetivo fijar la posición de la ciudadanía catalana sobre el futuro político de Cataluña”.

Solo dos semanas para rematar un pacto que a día de hoy parece muy lejano

El caso es que con estas reclamaciones, que por primera vez se han puesto negro sobre blanco, el entendimiento entre el PSOE y Podemos para llegar a un pacto que posibilite ese Gobierno del cambio es imposible. La fecha para el debate de investidura de Sánchez ya se ha fijado. Será el próximo 2 de marzo y eso significa que el líder socialista solo tiene dos semanas para ultimar un acuerdo. Y, si su negociación con Podemos fracasa, no es previsible que consiga construir otra ecuación contando con Ciudadanos que tumbarían los votos de los diputados de Iglesias y los del Grupo Popular. Solo sería viable la fórmula de la coalición entre el PP, el PSOE y Ciudadanos que los socialistas han rechazado con rotundidad.

De momento, el secretario general de Ciudadanos en el Congreso, Miguel Gutiérrez, ha emplazado a Pedro Sánchez a que escoja entre un gobierno con ministerios de plurinacionalidad “para romper la unidad” -como plantea Podemos- o que trabajen en la “construcción de España”. Ministerios que aborden reformas necesarias de la Administración, encaminadas a acabar con la “desigualdad” de las personas, promover el crecimiento económico, crear empleo o combatir la corrupción, ha explicado Gutiérrez en una rueda de prensa en el Congreso tras escuchar los “titulares” de la propuesta de Gobierno de Podemos.

Un plan, ha dicho, que incluye “sí o sí” la convocatoria de una consulta de autodeterminación en Cataluña, por lo que queda descartado totalmente -ni siquiera con una abstención- el respaldo del partido de Albert Rivera a un ejecutivo con Podemos, ha recalcado el dirigente de Ciudadanos. De la misma manera, cree que tampoco Podemos, llegado el caso, facilitaría un acuerdo de PSOE y Ciudadanos porque las reformas “de calado” que incluiría ese eventual pacto “no están en la onda” de Podemos ni en la de sus confluencias, hasta el punto de que, por ejemplo, no encontrarán “la palabra referéndum”.

El PP, por su parte, ve al PSOE “dispuesto a arrodillarse ante Pablo Iglesias y Podemos” para poder gobernar y dispuesto a aceptar así las condiciones que le ponga ese partido, cuyo líder es, ha dicho, es el que “escribe el guión”. Así lo ha apuntado en rueda de prensa el vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maíllo, quien ha advertido de que Iglesias ha demostrado este lunes que pretende escribir ese “guión de su futuro a Pedro Sánchez” con la presentación de su documento para la negociación.

Iglesias “le ha hecho los deberes a Sánchez” e incluso “le ha hecho su gobierno”, por lo que el secretario general socialista ha podido comprobar que el líder de Podemos “no es de fiar”, y por eso ha vuelto a pedir al PSOE que apueste por la gran coalición que propone el PP. Martínez-Maíllo también ha reclamado a Sánchez que rechace y “repudie” públicamente la abstención de los independentistas catalanes para su investidura. El dirigente popular espera que el PSOE exprese “clara y rotundamente” que no pasa por la condición de Podemos de que se celebre el referéndum en Cataluña.

Los comentarios de Disqus están cargando....