Una fundación informó a la Generalitat de los abusos en los Maristas

La organización asegura que cumplió el protocolo y trasladó a la Dirección General de la Juventud el caso del monitor de comedor en prácticas

La Escuela de Esplai de Barcelona, el centro de formación de monitores de la Fundación Pere Tarrés, cumplió el protocolo el pasado mes de diciembre, cuando la dirección de la Escuela de los Maristas de Sants denunció a un monitor en prácticas por presuntos abusos sexuales y comunicó el caso a la Dirección General de la Juventud de la Generalitat.

En un comunicado, la Fundación Pere Tarrés ha detallado que el pasado 3 de diciembre, la dirección de la escuela marista de Sants-Les Corts comunicó a la Escuela del Esplai de Barcelona que había una denuncia de una familia por acoso sexual a un niño por parte de un monitor del comedor escolar.

No se trataba de un trabajador de la Fundación Pere Tarrés, sino de un estudiante del curso de monitor de tiempo libre de la Escuela del Esplai de Barcelona de la Fundación Tarrés que estaba haciendo las prácticas vinculadas a esta formación.

El colegio informó a la Fundación de que había denunciado los hechos a los Mossos d’Esquadra.

Según la Fundación, el mismo día 3 de diciembre, la Escuela del Esplai lo comunicó a la Dirección General de Juventud de la Generalitat, responsable de los monitores de actividades de ocio educativo, y junto con la dirección de la escuela “intervino de manera coordinada, siguiendo pautas compartidas y aceptadas”.

La Fundación asegura que el mismo día 3 de diciembre, la Escuela del Esplai apartó “inmediatamente al acusado de las prácticas de comedor escolar y de cualquier actividad que implicara contacto con niños”.

Además, la Escuela del Esplai le comunicó por escrito mediante un burofax su cese como alumno de prácticas y la imposibilidad de obtener el título de monitor de tiempo libre, a la espera de las conclusiones a las que llegue la instrucción judicial.

La Escuela del Esplai de la Fundación Pere Tarrés ha aclarado que no tiene actualmente ninguna vinculación con este aspirante a monitor, que había comenzado su formación en la Escuela del Esplai de Barcelona el día 14 de septiembre.

La escuela se personará como acusación

La escuela Maristas Sants-Les Corts de Barcelona ha anunciado que se personará como acusación particular en las denuncias contra los profesores y el citado monitor que presuntamente abusaron de alumnos del centro. Así lo ha confirmado el director del colegio, Raimon Novell, en declaraciones a Catalunya Radio.

El director ha asegurado que no tenía “ninguna constancia” de que en la escuela se hubieran producido abusos hasta que el padre que destapó el caso se lo explicó al director en 2011.

Ha afirmado que trasladaron al padre todo el interés por saber lo que había pasado y le propusieron denunciarlo conjuntamente, y ha asegurado que quedaron en que éste les enviaría los datos de su abogado pero no supieron nada más de él. “Entiendo que haya necesitado su tiempo y nos queremos poner en contacto con él”, ha comentado Novell.

Ha negado que otras familias avisaran al centro en 2003 y 2005 de que se habían detectado abusos sexuales, como han publicado varios medios: “Hemos investigado y buscado, y no hemos encontrado ninguna constancia de eso”.

El vicario provincial de los Maristas, Pere Ferré, ha señalado que la escuela asumió su responsabilidad en el caso al personarse en la Fiscalía de Menores por los presuntos abusos del profesor de gimnasia J.B. “En el momento en que nos personamos como escuela estamos asumiendo que en nuestra casa han pasado hechos terribles, y asumimos responsabilidad en los hechos, aunque no teníamos conocimiento hasta que la familia lo explica”, ha expuesto.

Ha afirmado que, tras conocer los abusos, explicaron lo sucedido al claustro de profesores pero no a los alumnos, aunque sí han tratado el tema con los menores esta semana tras salir en los medios de comunicación.

El presidente de Fundación Champagnat -de Maristas-, Gabriel Villa-real, ha negado que la escuela incumpliera deliberadamente el protocolo establecido por la Conselleria de Enseñanza en casos de abusos sexuales: “En este procolo hay ambigüedades y no se ve con absoluta claridad qué hay que hacer”.

“No teníamos conocimiento. Es un protocolo que existía pero que las escuelas concertadas reciben con retraso, si es que lo reciben. No lo habíamos recibido”, ha afirmado.

Villa-real ha indicado que los Maristas implantaron un protocolo propio en 2013 “muy exacto, concreto y riguroso”, y ha subrayado que en todo momento han querido cumplir con la ley.