La ONU suspende temporalmente las conversaciones de paz sobre Siria

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, anunció este miércoles un receso "temporal" en las negociaciones de paz para Siria en Ginebra y que las conversaciones se reanudarán el próximo 25 de febrero. "Entramos en una pausa temporal. Esto no significa el fracaso de las negociaciones. Las dos partes han insistido en que quieren empezar a conversar", afirmó De Mistura.

El anuncio coincide con el segundo día de una gran ofensiva militar del Ejército sirio y grupos afines sobre Alepo, apoyados desde el aire por bombardeos rusos, con la que el régimen consiguió romper este miércoles el asedio del Frente Al Nusra en torno a dos localidades chiís, un hecho que De Mistura no quiso comentar.

La pausa se declara cinco días después de la apertura de las conversaciones, de dos reuniones de trabajo del mediador con la delegación del Gobierno sirio y otras dos con los representantes opositores.

En ningún momento las delegaciones aceptaron acudir al mismo tiempo a la sede de la ONU en Ginebra, donde las negociaciones indirectas debían tener lugar.

“Las conversaciones no serán significativas a menos que se produzcan resultados tangibles para el pueblo sirio”, dijo a la prensa De Mistura después de una reunión de más de tres horas con la delegación de la oposición en un hotel de Ginebra.

De Mistura recordó que estas conversaciones debían avanzar en paralelo con la aplicación de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU referida al cese de bombardeos indiscriminados, la entrada de ayuda humanitaria a zonas sitiadas y la liberación de prisioneros.

“Desde el primer día estaba claro que no estábamos dispuestos a conversar por conversar”, comentó, tras reconocer que no hubo progreso desde que se lanzó este nuevo proceso diplomático.

Por ello, el mediador de la ONU en estas conversaciones pidió que los países implicados en la crisis siria -de Occidente y del mundo árabe que integran el llamado Grupo Internacional de Apoyo a Siria- “hagan más” y utilicen su influencia en las partes para que se den progresos cuando el proceso se reanude.

“Esto no es un fracaso, porque las partes vinieron (a Ginebra) y se quedaron”, insistió.

Leer más noticias sobre