Cameron explica en el Parlamento el borrador sobre las concesiones de la UE para que Reino Unido se quede

El primer ministro británico, David Cameron, explica hoy en el Parlamento el borrador sobre las reformas de la Unión Europea (UE) exigidas por Londres de cara a la cumbre europea de los próximos días 18 y 19 en Bruselas. Con motivo de la sesión semanal de preguntas al primer ministro en la Cámara de los Comunes, Cameron tratará de convencer a los diputados, especialmente al área euroescéptica de su partido, el Conservador, sobre los beneficios del plan divulgado ayer en Bruselas por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

El primer ministro confía en que los otros 27 miembros de la UE aprueben las propuestas para poder convocar su prometido referéndum sobre la permanencia o salida del Reino Unido de la UE, más conocido como “brexit”, posiblemente el próximo mes de junio.

Cameron ha defendido que el texto contiene los puntos fundamentales de reformas que ha solicitado el Gobierno británico: la competitividad, la integración europea, el acceso al mercado único de los países que no están en el euro y la inmigración. Este último punto, el más difícil de aceptar para la poderosa ala euroescéptica de los “tories”, consiste en establecer un “freno de emergencia” a los servicios sociales para los ciudadanos comunitarios, quienes deberán residir primero cuatro años en el Reino Unido antes de poder beneficiarse de ellos.

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, ha tenido que esforzarse para explicar estas concesiones asegurando que es “justa” tanto para Londres como para los demás Estados miembros de la UE la propuesta de acuerdo con el Reino Unido presentada por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. Juncker ha justificado el mecanismo por el que el Reino Unido podrá limitar los beneficios sociales de trabajadores comunitarios por la decisión del país de 2004 de aceptar sin transición a los ciudadanos del Este que se sumaron entonces a la UE, lo que atrajo a muchos trabajadores. “Permitiremos al Reino Unido utilizar este mecanismo y salvaguarda para hacer frente a las consecuencias de esa decisión”, ha sostenido Juncker ante el pleno de la Eurocámara.

El jefe del Ejecutivo comunitario ha explicado que este mecanismo tendrá un carácter gradual durante un periodo máximo de cuatro años y deberá ser limitado en el tiempo para hacerlo compatible con los tratados comunitarios. Juncker ha destacado el carácter “excepcional” de la medida, como todas las derogaciones de derechos y libertades. Pero lo cierto es que se ha atendido a una de las principales y más polémicas reclamaciones del jefe del Gobierno británico, que ha prometido convocar el plebiscito para antes de que termine 2017. Los medios británicos insisten, sin embargo, en que confía en poder adelantarlo al próximo junio.

Cameron, que ayer calificó el documento de “verdadero progreso”, es partidario de que el Reino Unido permanezca en una UE reformada y ayer recibió el respaldo de su ministra de Interior, Theresa May, quien hasta ahora había admitido que estaba dispuesta a apoyar la salida si las reformas no eran las esperadas. En un comunicado, May dijo que era “alentador” saber que las principales inquietudes del Reino Unido sobre la libre circulación están contenidas en el borrador de acuerdo.

Para activar el “freno”, Londres tiene que demostrar que sus servicios públicos, como escuelas y hospitales, sufren una carga imposible de asumir por el aumento de la inmigración. Cameron, que el domingo se reunió en Londres con Tusk, tiene previsto visitar este viernes Polonia y Dinamarca a fin de convencer a estos dos países, más reticentes con las reformas británicas, a que acepten el borrador.

Disqus Comments Loading...