El Barça doblega a un Atlético que mereció más y terminó con nueve

Si nos atenemos al resultado de este sábado y a la clasificación, la Liga se torna azulgrana. Pero si sacamos conclusiones de las lagunas exhibidas por el Barça en su victoria frente al Atlético (2-1) sumadas a las apuntadas en sus últimas citas, el campeonato no tiene todavía dueño. Porque el equipo catalán doblegó sin merecerlo a un conjunto rojiblanco que dio la cara pese a terminar con nueve. Filipe Luis, al filo del descanso y Godín, por doble amonestación, se marcharon con justicia al vestuario antes de lo previsto y allanaron el camino de los de Luis Enrique, quienes gracias a su pegada y a los goles de Messi y Luis Suárez remontaron el tanto inicial de Koke. El Barça aventaja en tres puntos al Atlético y en cuatro al Real Madrid si damos por hecho el triunfo de los blancos mañana ante el Espanyol, pero le resta por afrontar un partido pendiente que se supone que salvará sin problemas. Estadísticamente, el Barcelona parece imparable. Las sensaciones son distintas.

No hubo sorpresas en el once azulgrana, mientras que en el rojiblanco, la incógnita que se planteaba respecto a si Simeone alinearía a dos delanteros o a uno, terminó con Griezmann como único punta y Vietto en el banquillo a cambio de reforzar el centro del campo con Augusto por detrás de Gabi y de Saúl.

Fue precisamente Saúl quien disfrutó de la primera ocasión del partido. No se había cumplido el minuto 2 cuando el centrocampista rojiblanco trató de sorprender a Bravo con un tiro colocado que buscaba la escuadra derecha de la portería azulgrana pero el chileno, bien colocado, despejó en su estirada. Buenas sensaciones y noticias para el Atlético, que se tornaron en negativas a los cinco minutos, cuando Godín se lastimó en una disputa del balón con Luis Suárez.

Con el central uruguayo lastimado y probándose para ver si podía continuar, con Savic calentando en la banda, llegó la tercera noticia del partido. Y como se si deshojara una margarita, la tercera noticia tocaba que fuera buena para el Atlético y llegó con el gol de Koke a los nueve minutos. Un centro desde la derecha de Saúl que no logró rematar Griezmann permitió al medio del Atlético rematar completamente solo en el punto de penalti y adelantar a su equipo.

La Liga resucitaba. Y Godín trasladaba a Simeone su intención de continuar sobre el césped. El Atlético sonreía y el Barça trataba de reaccionar. Lo consiguieron los de Luis Enrique, pero sólo se acercaron al gol con un disparo de Suárez que tapó Giménez con su cuerpo. Más clara fue la opción que llegó a continuación en las botas de Augusto, con un tiro desde la frontal del área que salió fuera, muy cerca del poste derecho de Bravo.

Messi empata y Suárez culmina la remontada

El atisbo de reacción del Barça no se confirmaba. El Atlético, muy bien plantado sobre el césped, presionaba arriba, controlaba el centro del campo y desnudaba las carencias que el Barça había apuntado en Málaga y mostrado en la primera parte de su duelo ante el Athletic. Hubo que llegar hasta el minuto 28 para asistir a una buena combinación azulgrana, pero el disparo de Suárez fue rechazado por Oblak. Pero el Barça no necesita mucho más, y tampoco Messi ante el Atlético, porque un minuto después lograría su vigésimo quinto gol en 28 enfrentamientos con el Atlético.

Jordi Alba recibió un pase de Neymar en el área rival y su centro raso desde la izquierda se coló entre la poblada zaga madrileña y llegó al argentino para que libre de marca no perdonara con un potente remate con su pie izquierdo.

El Atlético se levantó y volvió a presionar arriba, pero la MSN se basta y se sobra para desequilibrar cualquier partido, aunque este sábado Neymar pareciera más preocupado de hacer cabriolas para tratar de provocar tarjetas para los rivales. No fue Neymar ni Messi sino Suárez el artífice del gol de la remontada. Rompió el fuera de juego desmarcándose frente a Godín y ganándole en carrera a Giménez para batir a Oblak en el mano a mano. El balón entró bajo las piernas de Oblak.

Las expulsiones frenan al Atlético

El viento soplaba ahora a favor del Barça y el Atlético no conseguía llegar al área rival, pero por si no se le habían complicado las cosas suficientemente a los de Simeone, los rojiblancos se quedaron con diez al filo del descanso. No ha lugar a la duda. Filipe Luis entró con el pie en plancha a la altura de la rodilla izquierda de Messi y vio la roja. Undiano acertó y el lateral debió percatarse de su error, porque se retiró hacia los vestuarios sin decir ni pío.

El descanso llegó a continuación. Un encuentro en el que el Atlético había tenido todo de cara en sus primeros compases, estaba prácticamente sentenciado al descanso para un equipo azulgrana que mandaba en el marcador y jugaría en superioridad en el segundo período.

Como era de prever, todo cambió al principio la segunda mitad. El Atlético esperaba en su campo, centrándose en esperar y fiar sus bazas a algún contragolpe. Y el Barça, a placer, movía el esférico a su antojo, aunque no creaba ocasiones. Había una sensación de que no pasaría mucho. Pero Carrasco, con un contragolpe que frenó Piqué, y un centro que remató Griezmann en boca de gol y que Bravo rechazó un extremis en sus pies, recordó que el Atlético no había bajado los brazos.

Fue el golpe moral que necesitaban los visitantes para creérselo, el punto de inflexión para volver a presionar arriba y arrebatarle el balón al Barça pese a estar en inferioridad numérica. Pero una nueva expulsión y otra vez justa, acabó con las aspiraciones rojiblancas. Esta vez el imprudente fue Godín, quien derribó a Suárez lanzándose en una clara acción de amonestación cuando ya tenía una amarilla. Dos errores en acciones particulares dejaban sin premio el buen trabajo colectivo de los rojiblancos, y dilapidaban muchas de sus opciones de ser campeón.

A los escollos por errores propios se sumó la mala suerte. Porque Augusto se lesionó, quizás de gravedad, en su rodilla izquierda, al tratar de cortar un balón. Thomas entró en su lugar en un equipo que se quedaba en cuadro para próximas citas entre sancionados y lesionados.

Arda, que había entrado minutos antes, y Alves, se acercaron a a la sentencia con tiros demasiado cruzados. El Barça, ni siquiera contra nueve conseguía el dominio que se le debía presuponer. Incluso en el minuto 89 el Atlético dispuso de una falta a la que subió a rematar Oblak. Se cumplió el noventa y los rojiblancos se fueron en busca de lo imposible. La fe mueve montañas pero ayer no marcó goles. Un Barça mediocre, anulado en muchos momentos por un solvente y sacrificado Atlético, daba un golpe de autoridad y se acercaba al título.

ALINEACIONES:

FC BARCELONA: Bravo; Alves, Piqué, Mascherano, Alba; Busquets, Rakitic, Iniesta; Messi, Suárez y Neymar.

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín, Filipe; Koke, Gabi, Saúl, Augusto, Carrasco; y Griezmann.

ÁRBITRO: Undiano Mallenco (C. Navarro).

ESTADIO: Camp Nou.

HORA: 16.00 horas/C+ Liga.