Primera brecha en el Govern: ERC no renuncia a la declaración unilateral de independencia como Puigdemont

El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, afirmó a mediados de mes en una entrevista en TV3 que descarta declarar la independencia de forma unilateral: “No está previsto. Nuestro compromiso electoral no era una declaración unilateral de independencia”. Sin embargo, la portavoz de Junts pel Sí (JxSí) en el Parlament, Marta Rovira (ERC), aseguró este martes que no es necesaria una Declaración Unilateral de Independencia (DUI) formal para constituir Cataluña como un estado soberano ya que puede hacerse a través de otros documentos, como la Ley de transitoriedad jurídica. El líder del partido, Oriol Junqueras, la ha respaldado.

“No tenemos por qué hacer una declaración de independencia. Aprobando la Ley de transitoriedad jurídica ya habremos hecho el paso hacia un Estado independiente“, dijo Rovira y defendió que esta forma de declarar la independencia debería hacerse antes de los 18 meses previstos en la hoja de ruta y que debería acompañarse “sucesivamente o simultáneamente” de la aprobación de tres leyes fundamentales que ha previsto presentar en el Parlament en los próximas 30 días. Estas leyes son las de transitoriedad jurídica, proceso constituyente y estructuras de estado, que podrían debatirse en el actual Parlament pero sólo podrían aprobarse por una cámara legislativa estatal: “Para aprobar estas leyes, tenemos que ser soberanos; para debatirlas, no”.

Después, el vicepresidente del Govern y líder de ERC, Oriol Junqueras, ha ratificado las palabras pronunciadas por su número dos. Según ha afirmado Junqueras este martes por la noche en una entrevista en RNE, la actual legislatura concluirá con unas elecciones de carácter constituyente para ratificar la constitución catalana que refrendarán, asimismo “el conjunto del proceso y, por tanto, la creación de la nueva república catalana”.

Rovira también indicó que los 18 meses previstos para la ‘desconexión’ con el ordenamiento jurídico español podrían resultar ser “un poco menos: 16 o 17”. Y condicionó este calendario a las circunstancias que vayan surgiendo durante el proceso y, en especial, a las negociaciones que prevén mantener con el Gobierno de España: “Un proceso de independencia no se puede planificar minuto por minuto“.

RELACIONADO