Iglesias quiere trabajar ya en el pacto y Sánchez insiste en respetar los tiempos

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha publicado este domingo por la tarde un artículo en la versión web de 'El País' en el que reitera su oferta al PSOE y a IU, una oferta que, además de lo anterior, contempla "aportar soluciones democráticas y nuevas fórmulas a la crisis territorial" para, de esta forma, "descolonizar con savia nueva las instituciones". En un primer momento, el líder socialista, Pedro Sánchez, ha asegurado en su cuenta de Twitter que ha intentado contactar con Iglesias y no lo ha conseguido. Este le ha llamado entonces y, finalmente, parece que se ha producido la conversación entre ambos.

"Acabo de llamar a Pedro Sánchez. Hemos hablado 20 minutos. En breve informaremos", ha escrito Iglesias en Twitter. Fuentes de ambos partidos han informado de que el líder socialista ha insistido en la necesidad de hablar antes de la política que de los puestos. Durante la conversación, Sánchez ha mostrado a Iglesias su desagrado por la forma en la que Podemos expresó su propuesta de Gobierno el pasado viernes, y ha subrayado la necesidad de respetar los tiempos. Iglesias ha considerado que por encima de todo lo importante es que haya un Gobierno de progreso y ambos se han emplazado a seguir hablando esta semana. El secretario general del PSOE se ha mostrado partidario de esperar al mandato del Rey Felipe VI y ha expresado su "indignación" por el uso partidista que de las instituciones" ha hecho el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, recalcando que "se puede dar un paso o al frente o atrás, pero nunca a un lado".

En el artículo que ha publicado en 'El País', el secretario general de Podemos pone en valor los once millones de españoles que han votado a partidos de izquierda. “No podemos fallar a esos 11 millones de votantes ni a aquellos que, bajo ningún concepto, quieren que el PP siga gobernando. Este Gobierno del cambio sería, de hecho, uno de los Gobiernos con mayor base electoral en la historia de España, e incorporaría una tradición habitual en la cultura europea: la de los Gobiernos de coalición”, asegura. En contra de esta opción, según Iglesias, están tanto PP como Ciudadanos. A juicio de Iglesias, “Ciudadanos no representa ni cambio ni progreso; es más bien la bisagra para que el viejo turnismo se atrinchere y resista el impulso de la nueva Transición. Frente al “inmovilismo pactado”, la historia ofrece una oportunidad de avance social y democrático que debe abrirse paso para alterar la correlación de fuerzas en Europa y limitar los excesos del ordoliberalismo alemán”.

También censura las "presiones de los grupos de poder en España y en el extranjero" en contra de un Gobierno presidido por Pedro Sánchez y en el que, tal y como ha reiterado, él sería vicepresidente y Podemos tendría varios "ministerios estratégicos". “Existen enormes presiones de los grupos de poder, en España y en el extranjero –dice- para que las viejas maquinarias sigan manteniendo el Estado en sus manos, en este caso con la connivencia de Ciudadanos, que, una vez desinflada su burbuja, se ha mostrado como el mejor aliado del proyecto gatopardiano de las élites para que todo siga igual mediante un pacto de búnker PP-PSOE-Ciudadanos”.

El líder de Podemos subraya que “la retirada “temporal” de la candidatura de Mariano Rajoy ha acelerado las posibilidades de que el Gobierno del cambio se concrete. No hay tiempo que perder ni que regalar a los que se aprestan a sugerir que, prescindiendo si hace falta de Sánchez y Rajoy, una gran coalición del PP, el PSOE y Ciudadanos podría ser viable. Frente al plan restaurador de los inmovilistas, el momento requiere esa “l’audace, encore de l’audace, toujours de l’audace” por la que Danton pasó a la historia”. Iglesias promete "dejarse la piel" para intentar formar un Gobierno alternativo al Partido Popular, para lo cual ha reivindicado que las negociaciones sean públicas. "Espero, de corazón, que se permita estar a la altura", concluye en referencia al PSOE.