Sánchez llama a Puigdemont y se compromete a ‘abordar una reforma federal de la Constitución’

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha contactado este viernes al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y ambos se han comprometido a "restablecer los canales de comunicación y diálogo entre las instituciones". Sánchez y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, son los dos únicos dirigentes nacionales que han llamado al nuevo ‘president’ tras el relevo de Artur Mas. Y el secretario general de los socialistas ha hecho algo más que expresar buenos deseos: se ha comprometido a una reforma federal de la Constitución a sabiendas de que, hoy por hoy, no puede llevarla adelante.

sanchez-puig-900Fuentes del PSOE han informado de que Sánchez ha telefoneado a Puigdemont y que ambos han mantenido una conversación “cordial” que ha durado en torno a 20 minutos y en la que el líder socialista le ha manifestado su determinación por “abordar una reforma federal de la Constitución que resuelva la crisis catalana”.

Pero el PSOE, que llevaba en su programa para el 20-D la reforma de la Constitución para ‘rediseñar’ la organización territorial del Estado conforme a su modelo federal, no cuenta ni de lejos con los votos que necesitaría para hacerla realidad. Ni siquiera recurriendo a la fórmula más sencilla que prevé la propia Carta Magna, la que según el artículo 167 solo requiere ser aprobada por las Cortes sin que sean necesarios un referéndum y nuevas elecciones, necesitaría contar con 3/5 de los votos (210 diputados y 156 senadores). La vía más compleja, la que contempla el artículo 168, es la establecida para la reforma que afecte a las Instituciones Básicas del Estado, los derechos fundamentales o la Corona y necesita 2/3 a favor de la propuesta. Además, las Cámaras deberán disolverse y convocarse nuevas elecciones. Si las nuevas cortes, decidieran ratificar el texto, deberá someterse inmediatamente a un referéndum obligatorio.

Habida cuenta de que ni siquiera está claro que Sánchez pueda conseguir los apoyos indispensables para ser una alternativa a Rajoy al frente del Gobierno de la nación, es difícil que pueda cumplir su compromiso con Puigdemont. Con el presidente catalán, siempre según fuentes socialistas, ha hablado de otros asuntos como  “poner en valor el papel del PSC en la política catalana”.Le ha trasladado que para el PSOE “es prioritario resolver los problemas que comparten catalanes” y “el conjunto de España”. Entre las cuestiones prioritarias para el dirigente socialista, y que le ha expresado al presidente catalán, se encuentran la lucha contra el paro y la desigualdad, así como la regeneración de las instituciones. Sánchez y Puigdemont han acordado que mantendrán el contacto para tratar las cuestiones de las que han hablado hoy.

Antes que Sánchez, ha hablado con el presidente catalán el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que le ha hecho llegar su propuesta de celebrar en Cataluña un “referéndum legal en el marco jurídico actual”. “He explicado al president que Podemos no quiere que Cataluña se vaya de España y que apostamos por un nuevo encaje constitucional que reconozca a Cataluña como nación en un proyecto común que reconozca la plurinacionalidad de España”, ha advertido Iglesias. La hoja de ruta de Junts pel Sí no contempla a priori un referéndum en los próximos 18 meses, sino que prevé al término de este plazo unas elecciones constituyentes y una referéndum para ratificar una constitución catalana, momento en el que se comprobará si existe una mayoría independentista en Cataluña.

Ni Albert Rivera ni Mariano Rajoy tienen la intención de hacer lo mismo que Sánchez e Iglesias. Fuentes de Ciudadanos han explicado que su presidente no tiene pensado llamar a Puigdemont porque eso es una función que corresponde al Rey o al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. Las mismas fuentes han explicado que Rivera no tomará esta iniciativa, pero que no tendría “ningún problema” en hablar con Puigdemont si coincide con el presidente de la Generalitat.

En cuanto a Rajoy, el propio presidente en funciones dijo el miércoles, justo antes de que se celebrara la sesión de constitución de las nuevas Cortes, que no había recibido ninguna petición de reunión con Puigdemont y que no tenía previsto entrevistarse con él. Lo único que está haciendo el Gobierno respecto al nuevo ‘president’ es estudiar la fórmula con la que Puigdemont tomó posesión de su cargo, en la que no hizo mención alguna a la Constitución y al Rey. De un momento a otro se espera conocer el informe de la Abogacía del Estado, que será en lo que se base el Ejecutivo para tomar una decisión. En su comparecencia del miércoles, Rajoy hizo hincapié en el mensaje que lanzó en cuanto Puigdemont fue investido por el Parlament: “No voy a dejar pasar ni una” actuación de los independentistas que vaya en contra de la ley.

Pese a las advertencias, en el Parlamento catalán Junts pel Sí y CUP han propuesto este viernes una comisión legislativa sobre la transición nacional y el proceso constituyente, que serviría para tramitar las leyes del proceso constituyente, orientada a fijar las bases del futuro Estado, y de transitoriedad jurídica, que serviría para hacer la traslación del ordenamiento español al catalán. C’s, PSC y PPC se han opuesto a esta iniciativa y han advertido de que será suspendida con toda probabilidad por el Tribunal Constitucional, mientras que Catalunya SíQueEsPot, formación abierta a un proceso constituyente, ha dicho que la apoyará pero sólo si es una comisión de estudio, no una legislativa.

RELACIONADO